S?bado, 22 de marzo de 2014

Mensaje de monseñor Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús para la Cuaresma 2014 (AICA)

La Cuaresma, tiempo de gracia para volver a Dios

El Santo Padre Francisco nos propone algunas reflexiones, tomadas de la Palabra de Dios, que nos sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. “Mirar a Cristo, que siendo rico, se hizo pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza”, (cfr 2 Cor 8,9). Se nos invita a ser generosos y ayudar a los necesitados.

Nos indica también, que “Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre, descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros, se desnudó, se vació, para ser en todo semejante a nosotros” (cfr Flp 2,7).

Nosotros, también, debemos entrar en el espíritu de la Pascua, victoria, de Cristo sobre el pecado y la muerte. Debemos dirigirnos y prepararnos convenientemente para que el pecado no resida en nosotros y para que no tengamos obras de muerte.

El concepto “pobre” tiene diversas acepciones y, a veces, puede suceder que lo reduzcamos equívocamente, sólo a un plano material externo. El verdadero “pobre” depende de Dios. Confía, cree, acepta, obedece y ama. Cristo pudo haber obrado de otras maneras, pero se sometió y se hizo igual a nosotros en todo, menos en el pecado. (cfr. Hb. 4, 15)

El depender es confiar, y es pedir que se haga su voluntad siempre. Pues Él es Padre y el Padre ama a sus hijos. No los abandona, no nos abandona jamás. Nos da la gracia para que obremos como hijos. Los hijos debemos saber que hay que buscar su voluntad. Es lo mejor. Muchas veces su voluntad, no coincide con la nuestra. Con nuestra mentalidad, con nuestro modo de obrar, con nuestros criterios, opiniones, posturas, emociones, sensibilidades: ¡Cuántas veces hemos forzado la verdad torciéndola según nuestro provecho! ¡Cuántas veces hemos mirado y juzgado la realidad con intenciones mezquinas y egoístas! ¡Cuantas veces hemos justificado nuestras conductas sin hacer caso a la verdad objetiva de los acontecimientos! ¡Cuántas veces no hemos respetado el ritmo de la naturaleza y tantas otras cosas en los vínculos humanos! Ser pobres significa depender de Dios en todo, pero haciendo todo lo que está a nuestro alcance y bajo nuestra responsabilidad.

Aceptar a los otros. Darles un lugar en la vida nuestra. No empujarlos, no excluirlos, no negarlos, no destruirlos. Todos somos parte y cada uno se merece el reconocimiento. El pobre acepta y ama al otro. El que se pinta de pobre, lo usa y lo manipula al otro, para obtener su propio beneficio.

Cuaresma es un tiempo especial de gracia. Para vivir la conversión personal pero, a la vez, que incida en lo comunitario. Seamos conscientes que para una conversión comunitaria debemos pasar antes por la personal. No puede haber dicotomía.

La Iglesia necesita nuestra conversión. El mundo político, social, educativo, profesional, familiar y personal también lo necesita. ¿O queremos permanecer en la ignorancia negando las realidades, sus incidencias y consecuencias? Si permanecemos en esta voluntad negadora vamos a ir cada vez peor. Acuérdense: “si sembramos vientos, cosecharemos tempestades”. La Cuaresma no la podemos reducir a ciertas acciones. No es una fachada ni una postura externa, debe ser una verdadera transformación que tiene en cuenta sobre todo a Dios, a los demás y a uno mismo.

Les deseo de corazón una Santa Cuaresma para que, en este itinerario penitencial, todos podamos alcanzar la madurez y la plenitud.

Los bendigo de corazón.

Mons. Rubén O. Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús
Avellaneda, 12 de marzo de 2014.


Publicado por verdenaranja @ 21:36  | Hablan los obispos
 | Enviar