Viernes, 26 de septiembre de 2014

 DOMINGO 26º DEL TIEMPO ORDINARIO A

 MONICIONES

  

PRIMERA LECTURA

          Nos enseña el Señor, en la primera lectura, que su proceder con el hombre es siempre justo; y, además, que es también misericordioso, porque en el pecado da lugar al arrepentimiento.

 

SEGUNDA LECTURA

          Para el apóstol S. Pablo, prisionero en la cárcel, lo fundamental es que los cristianos formen una verdadera comunidad,  que vivan un clima de auténtica fraternidad. Escuchemos con atención.

 

TERCERA LECTURA

          Después de la Entrada de Jesús en Jerusalén, sitúa San Mateo algunas parábolas, que denuncian el rechazo de Jesucristo por parte de los dirigentes religiosos de Israel, y la necesidad de formar un pueblo nuevo,  que respondiera de manera diversa a las llamadas del Señor. La primera de las parábolas, que vamos a escuchar es la de los dos hijos, enviados por su padre trabajar a la viña.                                           

 

COMUNIÓN

          Al acercarnos  a recibir al Señor en la Comunión, deberíamos recordar aquellas palabras del Evangelio: "No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en los cielos".

          La Comunión es alimento y fuerza para conseguirlo.


Publicado por verdenaranja @ 22:28  | Liturgia
 | Enviar