Viernes, 03 de octubre de 2014

DOMINGO 27º DEL T. ORDINARIO A 

 MONICIONES

 

 PRIMERA LECTURA

          En el canto de la viña de Isaías que vamos a escuchar, el profeta nos recuerda, bajo la alegoría de un viñedo, los intensos cuidados de Dios por su pueblo escogido y su amarga queja por su respuesta.

           

SALMO

La Iglesia es la nueva Viña del Señor que confiesa y proclama los cuidados amorosos con que la ha rodeado el Viñador divino, al tiempo que pide el auxilio del Cielo para no repetir las infidelidades de la antigua  viña, de Israel.

 

SEGUNDA LECTURA

          Escuchemos con atención los sabios consejos que da el apóstol San Pablo, desde la cárcel, a los cristianos de Filipo.

 

TERCERA LECTURA

          Continuamos este domingo escuchando la segunda de las parábolas, que tratan de explicarnos la infidelidad y torpeza del antiguo pueblo de Dios a lo largo de los siglos, y ahora, en que ha venido el Mesías. Como consecuencia, es necesario formar un nuevo pueblo, que presente al Señor los frutos a su tiempo.

Pero antes de escuchar el Evangelio, cantemos de pie, el aleluya.

 

COMUNIÓN   

La Comunión es un gran don de Dios, que viene cargado de una gran responsabilidad: ¡hace falta dar fruto! Hemos de demostrar con obras de caridad, piedad y apostolado, lo que hemos recibido por la fe y el sacramento.


Publicado por verdenaranja @ 23:34  | Liturgia
 | Enviar