Viernes, 24 de octubre de 2014

DOMINGO 30º DEL TIEMPO ORDINARIO A 

 MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

          El Señor se nos manifiesta ahora como defensor de los más débiles: el extranjero, el huérfano, la viuda, el pobre. Escuchemos.

 

SEGUNDA LECTURA

          Continuamos hoy con la Lectura de la primera Carta a los cristianos de Tesalónica, una ciudad de Grecia, que comenzábamos el domingo pasado. Lo que S. Pablo dice de aquellos primeros cristianos, ¿podría decirlo también de nosotros?

 

TERCERA LECTURA

Jesús nos señala en el Evangelio, cuál es el núcleo, el resumen de toda la Ley y los profetas: amar a Dios y amar al prójimo.

          Pero antes de escuchar el Evangelio, cantemos, de pie, el aleluya,

 

COMUNIÓN

          Amar a Dios con todo el corazón y a nuestros hermanos como Jesucristo nos amó, no es siempre fácil. Por eso Jesucristo, el Señor, nos invita a esta Mesa Santa, y nos ofrece su Cuerpo y su Sangre como alimento y fuerza para que podamos amar a Dios y a nuestros hermanos como Él nos enseñó con su palabra y con su ejemplo.

 

 


Publicado por verdenaranja @ 12:31  | Liturgia
 | Enviar