Lunes, 03 de noviembre de 2014

En la conmemoración de los Fieles Difuntos, el papa Francisco rezó el domingo, 02 de noviembre de 2014,  la oración del ángelus desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico, ante una multitud que le atendía en la Plaza de San Pedro. (Zenit.org)

"Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Ayer celebramos la solemnidad de Todos los Santos, y hoy la liturgia nos invita a conmemorar a los fieles difuntos. Estas dos fiestas están íntimamente relacionadas entre ellas, así como la alegría y las lágrimas encuentran en Jesucristo una síntesis que es el fundamento de nuestra fe y de nuestra esperanza. Por un lado, en efecto, la Iglesia, peregrina en la historia, se regocija por la intercesión de los santos y beatos que la sostienen en la misión de anunciar el Evangelio; por otro lado, ella, como Jesús, comparte las lágrimas de los que sufren la separación de sus seres queridos, y como Él y gracias a Él se hace eco del agradecimiento al Padre que nos ha librado del dominio del pecado y de la muerte.

Entre ayer y hoy muchos hacen una visita al cementerio, que, como dice la misma palabra, es el "lugar de descanso", en la espera del despertar final. Es bello pensar que será Jesús mismo el que nos despierte. Jesús mismo ha revelado que la muerte del cuerpo es como un sueño del cual Él nos despierta. Con esta fe nos sostenemos --incluso espiritualmente-- ante las tumbas de nuestros seres queridos, de los que nos han amado y han hecho algún bien. Pero hoy estamos llamados a recordar a todos, también a aquellos que nadie recuerda. Recordamos a las víctimas de las guerras y de la violencia; muchos "pequeños del mundo" aplastados por el hambre y la miseria; recordamos a los anónimos que descansan en el osario común. Recordamos a los hermanos y hermanas asesinados por ser cristianos; y a cuantos han sacrificado sus vidas por servir a los demás. Confiamos al Señor especialmente a cuantos nos han dejado en este último año.
 
La tradición de la Iglesia siempre ha exhortado a rezar por los difuntos, en particular, ofreciendo la Celebración Eucarística por ellos: esta es la mejor ayuda espiritual que podemos dar a sus almas, particularmente a aquellas más abandonadas. El fundamento de la oración de sufragio se encuentra en la comunión del Cuerpo Místico. Como reitera el Concilio Vaticano II, "la Iglesia peregrina en la tierra, muy consciente de esta comunión de todo el Cuerpo místico de Jesucristo, desde los primeros días de la religión cristiana, ha honrado con gran respeto la memoria de los muertos" (Lumen gentium, 50).

La memoria de los difuntos, el cuidado de los sepulcros y los sufragios son testimonio de una confiada esperanza, radicada en la certeza de que la muerte no es la última palabra sobre el destino humano, porque el hombre está destinado a una vida sin límites, que tiene su raíz y su cumplimiento en Dios. Dirigimos a Dios esta oración:

Dios de infinita misericordia, confiamos a tu inmensa bondad a cuantos han dejado este mundo para la eternidad, donde tú esperas a toda la humanidad, redimida por la sangre preciosa de Jesucristo, muerto en rescate por nuestros pecados.

No mires, Señor, tantas pobrezas, miserias y debilidades humanas con las que nos presentaremos ante el tribunal para ser juzgados para la felicidad o la condena.

Míranos con la mirada piadosa que nace de la ternura de tu corazón, y ayúdanos a caminar en el camino de una completa purificación.

Que ninguno de tus hijos se pierda en el fuego eterno, donde ya no puede haber arrepentimiento.

Te confiamos, Señor, las almas de nuestros seres queridos, y de las personas que han muerto sin el consuelo sacramental o no han tenido manera de arrepentirse ni siquiera al final de su vida.

Que nadie tenga el temor de encontrarte después de la peregrinación terrenal, en la esperanza de ser acogidos en los brazos de la infinita misericordia.

La hermana muerte corporal nos encuentre vigilantes en la oración y llenos de todo bien, recogido en nuestra breve o larga existencia.

Señor, que nada nos aleje de ti en esta tierra, sino que en todo nos sostengas en el ardiente deseo de reposar serena y eternamente.

Amén.

Con esta fe en el destino supremo del hombre, nos dirigimos a la Virgen, que ha padecido bajo la Cruz el drama de la muerte de Cristo y ha participado después en la alegría de su resurrección. Nos ayude Ella, Puerta del Cielo, a comprender siempre más el valor de la oración de sufragio por los difuntos. ¡Ellos están con nosotros! Nos sostenga en nuestra peregrinación diaria en la tierra y nos ayude a no perder jamás de vista la meta última de la vida que es el Paraíso. Y nosotros, con esta esperanza que nunca decepciona, ¡vamos adelante!"

Al término de estas palabras, el Santo Padre rezó la oración del ángelus:

Angelus Domini nuntiavit Mariae...

Al concluir la plegaria, llegó el turno de los saludos que tradicionalmente realiza el Pontífice:

"Queridos hermanos y hermanas,

saludo a las familias, los grupos parroquiales, las asociaciones y a todos los peregrinos venidos de Roma, Italia y muchas partes del mundo. En particular, saludo a los fieles de la diócesis de Sevilla (España), Case Finali en Cesena y los voluntarios de Oppeano y Granzette que hacen payaso terapia en los hospitales. Los veo allí. Seguid haciendo esto que hace tanto bien a los enfermos". 

Como de costumbre, el papa Francisco concluyó su intervención diciendo:

"Os deseo un buen domingo, en la memoria cristiana de nuestros seres queridos fallecidos. No os olvidéis de rezar por mí. 

¡Buen almuerzo y hasta pronto!"


Publicado por verdenaranja @ 20:59  | Habla el Papa
 | Enviar