Viernes, 06 de febrero de 2015

Informacion recibida de Carlos Peinó Agrelo, peregrino. Cursillista. ex-Notario Adjunto Tribunal Eclesiástico (Archidiócesis de Madrid, España) Causa de Canonización de Manuel Aparici. Colaborador en la redacción de la Positio super virtutibus, ex-Vice Postulador de su Causa, etc. 

MANUEL APARICI, «Capitán de Peregrinos»

CAUSA DE CANONIZACIÓN DEL CURSILLISTA

 

 

Manuel Aparici, Capitán de Peregrinos, Presidente Nacional de los Jóvenes de Acción Católica y, una vez ordenado sacerdote, Consiliario Nacional de los mismos, «una gloria y corona de la Diócesisde Madrid, singular y deslumbrante» [1],  es una de las figuras más importantes de la Iglesia española en el siglo XX, «Coloso de Cristo, de la Iglesia y del Papa» como lo calificó el Cardenal Herrera Oria [2],  humilde converso, apóstol infatigable y apóstol con vocación de crucificado, que él mismo pidió al Señor y éste le concedió; él, con su tesón, hizo revivir, y de qué modo, el Camino de Santiago; él anticipándose en muchísimas cosas al Concilio Vaticano II, dio el matiz peregrinante a esa Juventud; él fue el artífice y el alma de la magna peregrinación mundial juvenil a Santiago de Compostela el 28 de Agosto de 1948; él fue el creador en 1940 de los Cursillos de Adelantados, Jefes y Guías de Peregrinos para dar base espiritual honda a los jóvenes «adelantados» camino de Santiago [3], y después antecedente de los Cursillos de Cristiandad, los cuales recogen entre otros muchos elementos el espíritu peregrinante de Manuel Aparici; él ... 

«La Iglesiaespañola -dice José Díaz Rincón- está en deuda con este santo apóstol, educador y generoso sin límites» [4] Y un año después aproximadamente escribe: «Hemos tenido la suerte, la gracia y el favor de tratar y de ser pastoreados por un santo excepcional, por su profunda espiritualidad, por su generosa entrega, por su cercanía de Dios, su competencia, su espíritu apostólico e incomparable Caridad y ternura» [5]. 

«A pesar de ser un hombre de su tiempo, su actualidad parala Iglesia no ha decrecido en esta difícil coyuntura [...]», afirman los Peritos Teólogos en su Informe. Y añaden: «Sí, Aparici, siendo hombre de su tiempo, es, a la vez, actual por la urgencia con que nuestra sociedad necesita de esa “Vanguardia de Cristiandad” que en aquellos años de guerra y postguerra él alentó». 

«Sus ideales peregrinantes, de santidad y apostolado, del papel del seglar en la Iglesia, etc. son tan actuales hoy como lo fueron en su época», asegura, por su parte, InfoMadrid. Servicio Agencia Noticias Arzobispado de Madrid, Delegación de Medios de Comunicación Social. Oficina de Información en su número del 19 de marzo de 2002.

            «Habrá que despertar –escribe José Luis López Mosteiro, testigo– en los de “ahora” el conocimiento de MANOLO como guía de santidad y habrá que entusiasmar a los mayores [...].obra y la fecunda experiencia de toda aquella época para el bien de la Iglesia» [6]. 

            «En estos momentos de la Iglesia–decía Mons. Francisco Javier Martínez Fernández, siendo Obispo Auxiliar de Madrid, a la Asociaciónde Peregrinos de la Iglesiaen el acto de apertura de la Causade Canonización del Siervo de Dios– [7] son muy necesarios los testimonios de una vida seglar cristiana, que muestre la belleza de la fe en medio de la realidad cotidiana de los hombres. «Tenéis –dijo a los miembros de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia en el acto de apertura de su Causa de Canonización– el deber de difundir su figura, su obra y la fecunda experiencia de toda aquella época para el bien de la Iglesia» [8].

Por su parte, estiman los testigos enla Causade Canonización que debe ponerse sobre el candelero una vida ejemplar digna de imitación y rica en enseñanzas. La vida de este gran varón cristiano y apostólico, heraldo de Cristo, bien merece la pena ser conocida y venerada por las nuevas generaciones, ya que sigue siendo una referencia sin ambigüedad, faro y modelo singular del apostolado seglar más genuino y ortodoxo, así como del sacerdocio más exigente.

Todos ellos se pronunciaron favorablemente a la introducción de la Causa. Estiman seriamente que su canonización será provechosa para la Iglesia: ejemplo para la juventud y para los sacerdotes y piden al Señor quiera llevarla adelante. 

            Los restos mortales del «Capitán», gran propagandista [9] y hombre de un gran entusiasmo, vitalidad y caridad sin límites, que fue decisivo en la vida de muchos jóvenes, descansan YA ENLA Basílica dela Concepción de Madrid a donde fueron traslados desdela Capilla de la sede dela Asociación de Peregrinos dela Iglesia, parte actora dela Causa de Canonización junto conla Archidiócesis de Madrid (España). 

            «Manuel Aparici (1902-1964) –escribe la Delegaciónpara la Religiosidad Popularde la Diócesisde Zamora, España, cuyo Delegado declara su interés en Aparici [10]– es uno de esos gigantes de la Iglesia española en los difíciles años de la primera mitad del siglo XX. Él pone en marcha e impulsa las Juventudes de Acción Católica, primero como presidente seglar (1934-1941), luego como sacerdote y consiliario nacional (1950-1959) hasta que su larga y penosa enfermedad se lo impida. De su fecundidad quedan muchas huellas (la revista ECCLESIA, los Cursillos de Cristiandad…), pero seguramente su “obra magna” fuera aquella peregrinación de jóvenes a Santiago del año 1948. Sus dos grandes consignas, la santidad (“pedir a los jóvenes santidad y hasta santidad heroica”) y el ideal peregrinante, se combinan en esta gran concentración: “Cien mil jóvenes santos a Santiago” será el lema. Sólo los chicos fueron 70.000, venidos de toda España, Hispanoamérica, Europa…; las chicas llegaron unos días más tarde. Con ellos,  multitud de obispos y sacerdotes. Es el relanzamiento de las peregrinaciones jacobeas, y un antecedente ilustre de la visita de Juan Pablo II a Santiago e incluso de las JMJ.

            »¿Tienen actualidad los ideales de Aparici? Basta asomarse al Camino para sospechar que sí». 

            Por su E-Mail de fecha 20 de Junio de 2011 me decía el Delegado: «La base ideológica de Aparici me parece ideal para el trabajo que desarrollamos en esta Delegación, que tienen grandes paralelismos con sus orientaciones. […]. Igualmente se le debiera reconocer su labor en la recuperación de las peregrinaciones jacobeas». 

            «[…] Con su muerte, el 28 de Agosto de 1964 tras nueve años de inmisericorde dolencia que lo tuvo recluido, inmóvil entre acerbos dolores, pero con fe acrecida y con su sonrisa característica en su relación con el prójimo, con su muerte, decimos, pareció olvidarse la Españaperegrinante y Vanguardia de Cristiandad por él impulsada. Pero veinticinco años después, el 19 de Agosto de 1989 [con ocasión de la IV JornadaMundial de la Juventud; peregrinación convocada y presidida por Juan Pablo II para impetrar y recibir de cara al “Tercer Milenio empuje apostólico para la recristianización de Europa y de sus respectivos países], una nueva y populosa peregrinación de jóvenes a Santiago de Compostela, de jóvenes de todo el mundo, por cientos de miles, multiplicando las decenas de miles de la de 1948, hasta entonces la mayor peregrinación llegada a Santiago, tan sobrepasada luego por la de 1989. Sobrepasada y presidida por el mismo Vicario de Cristo …  Juan Pablo II. ¡Qué respuesta a la sed de Manuel Aparici …!» [11]. 

            Precisamente en dicho mes se cumplían los veinticinco años de la muerte de Manuel Aparici y de la magna Peregrinación a Santiago en 1948, alma de la misma. Aunque tal vez no lo fuese, no pudo haber mejor acto conmemorativo de aniversario del “Adelantado y Capitán de Peregrinos”. 

«Cierto es que también existe y crece otra juventud, por ventura y gracia de Dios. El Cardenal Rouco, Arzobispo de Madrid, acaba de explicar bellamente, en una Tercera de ABC (diario español de tirada nacional), que una riada juvenil nació en aquella Jornada con Juan Pablo II en Santiago de Compostela, hace ya cerca de veinte años; y nunca la olvidaremos quienes tuvimos la fortuna de vivirla. Resucitó entonces un hecho admirable: la gran peregrinación juvenil a la tumba del Apóstol que inventó un extraordinario líder de juventudes llamado Manolo Aparici […]» [12]. 

            «[…] Con Juan Pablo II –dijo el señor Cardenal enla Homilíaenla Eucaristíade apertura dela XXVI JornadaMundial dela Juventud17 de Agosto de 2011, como podéis leer– se inicia un periodo histórico nuevo, ¡inédito! en la relación del Sucesor de Pedro con la juventud […].

            »Sí, los jóvenes de las Jornadas Mundiales dela Juventudhan sido desde Santiago de Compostela y para siempre peregrinos dela Iglesia[…].

            »En su llamada dirigida a vosotros, jóvenes del avanzado comienzo del Tercer Milenio, resuenan con nuevos y sugestivos acentos la misma solicitud paternal y el mismo amor que movió al Beato Juan Pablo II a instituir las Jornadas Mundiales dela Juventud[…].

            »Juan Pablo II concebía las Jornadas Mundiales dela Juventudcomo un valiosísimo instrumento de la nueva evangelización. También, nuestro Santo Padre Benedicto XVI». 

            Manuel Aparici, con su palabra y ejemplo, como apóstol seglar y sacerdote, nos enseñó a hacer de nuestra vida una peregrinación: «Caminar por Cristo al Padre, a impulsos del Espíritu Santo, con la ayuda de María y llevando consigo a la hermanos». Veinte años después de que formulase esta definición, el Concilio Vaticano II, en todos sus documentos, proclama el carácter peregrinante dela Iglesia y la espiritualidad que de ella se deriva, y así lo proclama la liturgia. 

«[...] Los cursillos nacen –afirma Jesús Valls, Presidente del Secretariado de Cursillos de Cristiandad de la Diócesisde Mallorca en el prólogo al libro de Guillermo Bibiloni–- para hacer un cristianismo fuerte y su fuerza les infunde un espíritu peregrino [...]»[13]. 

«[...] La vida es un peregrinaje –le dice Bonnín a Eduardo Suárez–, y esta imagen no ha perdido validez. La pena insisto, es que algunos crean que ya han llegado» [14]. 

Con motivo de la asistencia a la I UltreyaMundial, en Roma, el 28 de Mayo de 1966, Bonnín no puede olvidar las palabras que les dirigió Pablo VI. «Sus palabras –le dice a Eduardo Suárez–, no las puedo olvidar: “Cursillos de Cristiandad: es una palabra, acrisolada en la experiencia, acreditada en sus frutos, que hoy recorre con acta de ciudadanía los caminos del mundo. Y es ésta ya universal expresión el resorte mágico que en este día os convoca en Roma. ¿Para qué? Para actuar con ellos en vosotros el sentido peregrinante que da estilo a vuestro método [...]» [15]. 

            Una vez más Manuel Aparici y su Ideal Peregrinante salen al encuentro de Bonnín y de los Cursillos de Cristiandad y esta vez por medio de S.S. Pablo VI: «para actuar con ellos en vosotros el sentido peregrinante que da estilo a vuestro método». Es decir, lo que da estilo a los Cursillos de Cristiandad, según el Santo Padre, es el sentido peregrinante; sentido peregrinante que Manuel Aparici infundió a sus amados jóvenes. Y Bonnín no puede olvidar estas palabras de Su Santidad. 

Tenemos que seguir esperando y pidiendo al Señor por su pronta glorificación si esa es su Voluntad. Su voz, biografía y algunas publicaciones, tales como Manuel Aparici y los Cursillos de Cristiandad, etc. se encuentran en la página Web dela Asociaciónde Peregrinos dela Iglesia: www.peregrinosdelaiglesia.org

Eduardo Bonnín pensó en él como líder a nivel nacional (España) y quizá a nivel mundial. Pero no pudo ser porque ya estaba muy enfermo, y, aún así, siguió impartiendo Cursillos de Cristiandad hasta que sus fuerzas se lo permitieron, prácticamente hasta su santa muerte. Recorrió toda España dando Cursillos.

«Ya sé –decía el Siervo de Dios en una de sus meditaciones para cursillistas de España y esto mismo se lo diría a los cursillistas de vuestra amada Diócesis y del mundo entero– que hay algunos que le amáis con pasión loca, que sabéis llorar junto a su cárcel del Sagrario y pedirle con los brazos en cruz su sed de almas. Ya sé que sois pocos, pero que al hacer de vuestra alma su Sagrario y de su Sagrario vuestra  alma, sabéis qué con Él sois mayoría que arrolla,  aplasta y salva. No cejéis en el empeño, amados cursillistas; vivamos juntos en Él, con Él y por Él, a la jineta, la gran aventura de hacer santa a toda la juventud de España: nos llamarán locos, mas ¡que importa!, si ya he dicho que su amor, de no  ser divino, fuera loco. Vivamos en la luz de esos  colores del iris que su paz infunde en muestras almas con los siete sagrados dones de su Espíritu; y Él, si quiere hacemos acueductos de Dios, irrigará el agua viva de su gracia, que en la ardiente  presión de su sed santa lavará a la juventud de España» [16]. 

Recibe un cordial saludo DE COLORES hermano cursillista, peregrino de un eterno camino de santidad. 

Carlos Peinó Agrelo

Peregrino. Cursillista. ex-Notario Adjunto Tribunal Eclesiástico (Archidiócesis de Madrid, España) Causa de Canonización de Manuel Aparici. Colaborador en la redacción de la Positio super virtutibus, ex-Vice Postulador de su Causa, etc. 

P/S. El texto puede ser muy bien el texto breve de una conferencia donde se ofrezcan unas pinceladas sobre su figura.



[1]  José Díaz Rincón, testigo (Su carta de fecha 14 de Diciembre de 2002).

[2]  Mons. Mauro Rubio Repullés, testigo (C.P. pp. 462-482).

[3]  Antonio García-Pablos y González-Quijano, testigo, que sucedió a Manuel Aparici enla Presidencia Nacional de los Jóvenes de Acción Católica, fue uno de los jóvenes que participó en el Cursillo de Adelantado de Peregrinos celebrado en 1940 enLa Coruña dirigido por Manuel Aparici ... Algo inolvidable (José Luis López Mosteiro, testigo. C.P. pp. 406-420).

[4]  Su carta de fecha 13 de Julio de 2002.

[5]  Su carta de fecha 10 de Diciembre de 2003.

[6]  BORDÓN DE PEREGRINO, Boletín dela Asociación de Peregrinos dela Iglesia, Agosto 1994.

[7]  Algunos Obispos fueron dirigidos suyos, otros lo tuvieron o lo tienen como modelo y muchos fueron amigos, algunos amigos muy entrañables.

[8]  BORDÓN DE PEREGRINO, Boletín dela Asociación de Peregrinos dela Iglesia, Agosto 1994.

[9]  Mons. Jacinto Argaya Goicoechea, siendo Obispo de San Sebastián.

[10]  Religiosidadpopularzamora.blogspot.com/ y su E-Mail de fecha 20 de Junio de 2011.

[11]  Manuel Vigil, testigo (Su escrito de fecha 15 de Julio de 1994).

[12]  Carlos Robles Piquer en Alfa y Omega, Semanario Católico de Información, del 25 de Septiembre de 2008, p. 29, que editala Fundación San Agustín, Arzobispado de Madrid, España.

[13]  «Historia de los Cursillos de Cristiandad. Mallorca, 1944-2001» (HCC), p. 12. Forma parte de la Colección: CURSILLOS DE CRISTIANDAD. Dirección: Jesús R. Valls. Fundación CURSILLOS DE CRISTIANDAD. Primera edición: Abril 2002.

11 «Eduardo Bonnín un aprendiz de cristiano», (EBAC) p. 100 y HCC p. 145. Forma parte dela Colección: CURSILLOS DE CRISTIANDAD. Dirección: Jesús R. Valls. Fundación CURSILLOS DE CRISTIANDAD. Segunda edición revisada: Marzo de 2002.

12.  EBAC pp. 116 y 117.

13.  A. Soto en PROA Núm. 189, de Abril de 1954, Órgano de los Cursillos de Cristiandad, Unión Diocesana de los Jóvenes de Acción Católica de Mallorca, Suplemento del Boletín oficial del Obispado, tomado de SIGNO, revista dela Juventudde Acción Católica de España creada por el Siervo de Dios en Junio de 1936. 


Publicado por verdenaranja @ 12:07  | Espiritualidad
 | Enviar