Domingo, 08 de marzo de 2015

Remitido por Carlos Peinó Agrelo, Peregrino. Cursillista. Ex-Notario Adjunto Tribunal Eclesiástico (Archidiócesis de Madrid, España) Causa de Canonización de Manuel Aparici. Colaborador en la redacción de la Positio super virtutibus, Ex-Vice Postulador de su Causa, etc.

LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD Y EL IDEAL PERERINANTE 

 

Margarita Galmes Medina de Cursillos de Cristiandad, Mallorca, habla también de Manuel Aparici en términos altamente elogiosos.

«[…] Sin embargo desde Mallorca […] tenemos conciencia que nuestro querido amigo Manuel Aparici fue un gran Siervo de Dios y un gran apóstol […] y una bellísima persona que trabajó muy duro para que se transmitiera el mensaje de Cristo, mediante los Cursillos de Cristiandad … Manuel Aparici hizo mucho por los Cursillos y por los demás, para que pudieran conocer en Evangelio y a un Cristo Resucitado» [1]  

En Julio de 1954, Núm. 188, PROA escribe bajo el título «De Santiago a Fátima»: 

«Hace seis meses [¿años?] que la juventud hispana, y con ella la mallorquina, se dio cita junto al sepulcro del Apóstol de las Españas.

»El 25 de este mes, en quela Iglesia Universalconmemora la festividad de Santiago, Patrón Hispano y de una manera especial de nuestra Obra, cada uno de nosotros al recordar el tono peregrinante que nos caracteriza, debe apoyar sus palabras para conseguir el éxito espiritual y apostólico en la marcha a Fátima.

»Allí iremos también con cantos y rezos, con alegría y optimismo, a pedir ala Señora, como antes ya  lo hicimos en Compostela, la ilusión, la santa ambición de dar el ritmo, el único ritmo que precisan los Apóstoles, a una vida que quiere cabalgar como Santiago, porque anhela dilatar más rápidamente el Reino  de Dios, pero peregrinando también a su estilo porque esta es la única carrera que llevamos aprendida.

»Hemos de aprovechar esta conmemoración de la festividad santiaguesa y de la peregrinación compostelana como la oportunidad que se nos brinda, no sólo para renovar nuestro compromiso de antaño, sino para formular uno nuevo: Peregrinar en: Octubre a Fátima acompañados de los hermanos, para hacer real, exacta, concreta, la consigna de Cursillos que lleva grabada la “Guía del Peregrino”: Peregrinar es caminar con Cristo hacia el Padre, a impulsos del Espíritu Santo, con la ayuda de María llevando consigo a los hermanos». 

Del Ideal Peregrinante ya he dicho algo en documentos anteriores. No obstante, estimo que también éste es un momento oportuno para volver sobre el particular de la mano de algunas voces muy autorizadas. 

¡El tono peregrinante que caracteriza a los Cursillos de Cristiandad, escribe PROA! ¡Para hacer real, exacta, concreta la consigna de los Cursillos que lleva grabada la “Guía del Peregrino”:  Peregrinar es … ! 

El tono peregrinante que caracteriza a los Cursillos de Cristianad …; es el tono peregrinante que dio Manuel Aparici ala Juventudde Acción Católica y que los Cursillos de Cristiandad hicieron suyo después, así como su definición de peregrinar, al igual que otros muchos elementos de los Cursillos de Adelantados, Jefes y Guías de Peregrinos creados por él en 1940, amén de otras muchas expresiones como verás por un próximo envío. 

«[…] Y la divisa de todo aquel que ha hecho el Cursillo –escribe Carlos María San Martín– , la cual se estampa en la “Guía del Peregrino”, como resumen de la vida cristiana y apostólica que se compromete a llevar, dice así: “peregrinar es caminar por Cristo hacia el Padre, a impulsos del Espíritu Santo, con la ayuda de María y de todos los santos, llevando consigo a los hermanos”» [2]. 

El Cardenal de Tarragona «le dijo [al Santo Padre, Pablo VI, en la audiencia Papal con motivo de la I Ultreya Mundial en Roma en Mayo de 1966] que los cursillistas habían descubierto que la Gracia era el verdadero ideal y que la mayor gracia del hombre es la de ser peregrino de un eterno camino de santidad hacia el Padre, a impulsos del Espíritu Santo con la ayuda de María y de los santos, llevando consigo a los hermanos» [3]. 

Por otro lado, en «Vertebración de Ideas», p. 91, se lee: «En la línea avanzada de la catolicidad viva, hay, para cada uno de sus miembros activos, una definida y concreta posición de vanguardia; sentirse  en  ella,  es  sentirse  a  un  tiempo  peregrino de una verdadera y dinámica santidad […]».

 

                              Un día Manuel Aparici diría a los jóvenes de Acción Católica: 

«Esta es la herencia que recibís: El compromiso rubricado con sangre de edificar la Vanguardiade Cristiandad –que recogen los Peritos Archivistas en su Informe– porque la Cristiandad es la porción del Cuerpo Místico que se desarrolla y crece con el tiempo, el Reino de Dios que, aun estando dentro de nosotros, se proyecta y aflora al exterior en la organización familiar, social, política e internacional. Y esto es la Acción Católica, ante todo y sobre todo vida, vida cristiana, de gracia o sobrenatural, que fluye de la cabeza a los miembros y, precisamente, porque es vida, y la vida es tendencia a la unidad, es unidad de todas las fuerzas católicas en torno al centro y fuente de vida que es el Papa y los Obispos. Y a España corresponde ir en Vanguardia en la empresa de rehacer la Cristiandad. Pero la consecución de este Ideal no es posible sino haciéndose cada joven de Acción Católica peregrino de un eterno camino de santidad» [4]. 

Hoy, los pueblos iberoamericanos aportan ala Iglesia Católicala mitad de sus fieles. Están, pues, llamados a ser Vanguardia dela Nueva Evangelización. 

Con su respuesta al llamamiento del Papa Pío XI a una «Cristiandad ejemplar» y «su vocación hispana» –vocación comunitaria de los pueblos hispánicos al apostolado, para la salvación del mundo– Manuel Aparici puso en pie de marcha peregrinante a esa Juventud y supo despertar en varias generaciones de jóvenes un alto ideal de santidad y apostolado: el Ideal Peregrinante, como estilo de vida. Toda su vida y su obra está impregnada del Ideal Peregrinante. Y les enseñó a entender y a vivir la vida como una Peregrinación. Porque, para él, «peregrinar es caminar por Cristo al Padre, a impulsos del Espíritu Santo, con la ayuda de María y llevando consigo a los hermanos». Manuel Aparici había descubierto la vida como peregrinación. 

El Ideal peregrinante hacia la santidad yla Vanguardiade Cristiandad lo concibió, lo definió con rigor, lo difundió con todas sus fuerzas, lo vivió apasionadamente y lo entregó, antes de irse al Seminario, ala Juventudde Acción Católica Española. Fue efectivamente su ideal. 

Veinte años después de haber sido formulada esta definición por él, el Concilio Vaticano II proclamará en todos sus textos  el carácter peregrinante dela Iglesiay la espiritualidad que de ella se deriva. «La comunidad cristiana –dice el Concilio– está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el Reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos». Y en otro lugar: «La Madrede Jesús antecede con su luz al peregrinante Pueblo de Dios». Y lo repite incesantemente la sagrada Liturgia. 

«De acuerdo a mi costumbre –se lee en la CartaMensualdel OMCC del mes de Noviembre de 2003, cuya sede estaba en Brasil– invito a los queridos hermanos, a recorrer conmigo un itinerario, como peregrinos que estamos marcados por la espiritualidad del MCC. Una espiritualidad peregrinante que nos despoja de las cosas inútiles, nos alivia del peso excesivo y […]». 

            Mons. Hervás, siendo Obispo de Ciudad Real, Director del Secretariado Nacional de Cursillos de Cristiandad de España, prologa el libro de Don Sebastián Gayá «Reflexiones para Cursillistas de Cristiandad» Serie ULTREYA, Secretariado Nacional de Cursillos de Cristiandad de España. En él escribe: 

            «ES UN LIBRO DE ESPIRITUALIDAD, de acuerdo con la naturaleza de los Cursillos de Cristiandad, que son un método basado en una espiritualidad bien conocida […]. ES UNA ESPIRITUALIDAD DE “SANTOS” […]. ES UNA ESPIRITUALIDAD DE RENOVACIÓN INTERIOR […]. ES UNA ESPIRITUALIDAD ECLESIAL […].

            »ES UNA ESPIRITUALIDAD PEREGRINANTE, pues no puede ser otra cosa […]. Lo decían ya los jóvenes de Acción Católica en Mayo de 1948 […]. ES UNA ESPIRITUALIDAD, nos atrevemos a añadir, DE CRISTIANDAD. No asuste la palabra [que explica] … Sí, la espiritualidad de los Cursillos es la de una Cristiandad nueva, en la que “el Evangelio habrá que ponerlo, no en la superficie de la sociedad, sino en el fondo del alma de cada hombre […]. ¿No decíamos, en los primeros días de los Cursillos de Cristiandad, que era necesario que cada mente fuera un Evangelio, cada corazón un Sagrario, y que las rodillas debían ser las palancas que levantaran el mundo de su postración?» [5]. 

          «[…] Continuar nuestro camino peregrinante –dice en otro momento Mons. Hervás–  con la ayuda de María y de los santos del cielo, nuestros intercesores. ¿Y cómo no llevar con nosotros a los hermanos?» [6]. 

          Mons. Hervás en la II Ultreya Nacional celebrada en Santiago de Compostela el 30 de Junio de 1965 «se refirió […] al sentido de peregrinación. Para obtener, como peregrinos, dijo, la gracia de seguir peregrinando, al estilo aprendido en el Cursillo de Cristiandad» [7]. 

Seguir peregrinando al estilo aprendido en el Cursillo de Cristiandad, o sea al estilo aprendido de Manuel Aparici. 

«Y que en estas horas graves y transcendentes de la Iglesiay de la Historia–les decía Mons. Hervás a los cursillistas de Arequipa (Perú) desde Roma, el 3 de Noviembre de 1964–, no haya uno solo de entre vosotros que, por cobarde, quede rezagado en su afanoso peregrinar hacia los destinos eternos» [8]. 

          «El discurso de Mons. Hervás, enla Ultreya [la IV Ultreya Nacional en Zaragoza en Mayo de 1973], se basó en la leyenda de la primera página de la “Guía del Peregrino”.

            »”El verdadero cristiano –dijo entre otras cosas– está siempre de camino. Peregrina, va de paso en medio de las realidades de este mundo material, sin dejarse esclavizar por ellas, hacia la meta, que es Dios Padre” […].

            »Siguió, luego, glosando la frase de la “Guía del Peregrino”: “Caminar por Cristo, con María, llevando con nosotros a los hermanos […]» [9]. 

II Ultreya Mundial en Méjico el 23 de Mayo de 1970. Misa presidida por Mons. Darío Miranda y concelebrada con 39 obispos y sacerdotes. En el momento de la homilía, las palabras del Papa, quien, entre otras cosas, decía: «Habéis llegado por todos los caminos, fieles a una concepción peregrinante de vuestro estilo ascético, para celebrar […] un encuentro fraternal de estudio y oración» [10]. 

          «A los pies de la Virgen mejicana de Guadalupe, el domingo 24, se clausuraba la II Ultreya Mundial, en una misa concelebrada en el atrio de la Basílica de Tepeyac. “Las  grandes  etapas  de  los  Cursillos  han estado siempre presididas por la Señora –decía entonces Don Francisco Suárez –compañero de Eduardo en muchos de los viajes por el mundo– […]. La mirada de María, Madre de Cristo y Madre de la Iglesia, seguirán iluminando la romería de quienes quieren seguir peregrinando por Cristo hacia el Padre, con la ayuda de María … llevando consigo a los hermanos”» [11]. 

«[…] Y al comprender que la amistad es la clave para la perseverancia en nuestro peregrinaje», dijo Kathy Nix, dirigente australiana, en su Ponencia impartida en el VII Encuentro Mundial del Movimiento de Cursillos de Cristiandad celebrado en Brisbane, Australia, del 20 al 24 de Noviembre de 2013. 

«[...] Los cursillos nacen –afirma Jesús Valls en el prólogo al libro de Guillermo Bibiloni– para  hacer  un  cristianismo  fuerte  y  su  fuerza  les  infunde  un espíritu peregrino [...]» [12]. 

            «[...] La vida es un peregrinaje –le dice Bonnín a Eduardo Suárez del Real–, y esta imagen no ha perdido validez. La pena insisto, es que algunos crean que ya han llegado» [13] … «Haber llegado es lo peor que le puede pasara a uno [...]. Oír decir esto es fatal [...]» [14] … «[…] Siempre me ha gustado lo de peregrinar, porque esta vida es un auténtico peregrinaje […]» [15]. 

Estamos de acuerdo con Eduardo que «la vida es un peregrinaje y que esta imagen no ha perdido validez». Pero hablar de «espíritu peregrino» -repito- es hablar de Manuel Aparici aunque no se le cite. ¿Por qué será? ¿Será por ignorancia o por … ? ¿No será qué … ? 

«[…] Si después de estas palabras –añade Eduardo–, seguimos “encantados” con nuestros Cursillos, continuamos “instalados” en nuestras reuniones de grupo y “satisfechos” con las expresiones que cómo en nuestras Ultreyas y Clausuras, y de ahí no pasamos, no hemos comprendido el sentido profundo de nuestro peregrinar”» [16]. «Haber llegado es lo peor que le puede pasara a uno [...]. Oír decir esto es fatal [...]» [17]. 

Con motivo de la asistencia a la I UltreyaMundial, en Roma, el 28 de Mayo de 1966, Eduardo no puede olvidar las palabras que les dirigió Pablo VI. «Sus palabras –le dice Bonnín a Eduardo Suárez del Real–, no las puedo olvidar: “Cursillos de Cristiandad: es una palabra, acrisolada en la experiencia, acreditada en sus frutos, que hoy recorre con carta de ciudadanía los caminos del mundo. Y es ésta ya universal expresión el resorte mágico que en este día os convoca en Roma. ¿Para qué? Para actuar con ellos en vosotros el sentido peregrinante que da estilo a vuestro método [...]» [18]. 

Una vez más Manuel Aparici y su Ideal Peregrinante salen al encuentro de Eduardo y de los Cursillos de Cristiandad y esta vez por medio de S.S. Pablo VI: «para actuar con ellos en vosotros el sentido peregrinante que da estilo a vuestro método». Es decir, lo que da estilo a los Cursillos de Cristiandad, según el Santo Padre, es el sentido peregrinante; el sentido peregrinante de Manuel Aparici. Y Eduardo no puede olvidar estas palabras de Su Santidad. 

Manuel Aparici siempre presente en los Cursillos de Cristiandad, aunque muchos cursillistas lo desconozcan por falta de información y otros, conociéndolo, silencien su nombre. ¿Por qué será? ¿Será por ignorancia o por … ? ¿No será qué … ? 

O sea, que sin Manuel Aparici los Cursillos de Cristiandad no tendrían divisa para estampar en la «Guía del Peregrino» y tampoco habrían descubierto que la mayor gracia del hombre es la de ser peregrino de un eterno camino de santidad hacia el Padre, a impulsos del Espíritu Santo con la ayuda de María llevando consigo a los hermanos. 

Estos son los hechos. No se trata de apreciaciones subjetivas, sino de hechos probados, incuestionables expuestos por los citados. Están en los libros. 

«Nadie debe tenerle miedo a la verdad –decía el entonces Alcalde de Madrid (España), Excmo. Sr. Don Alberto Ruiz-Gallardón–, hoy Ministro de Justicia, si es la que ellos nos han contado. Si alguno está preocupado será aquel que ... » [19]. 

 

Carlos Peinó Agrelo

Peregrino. Cursillista. Ex-Notario Adjunto Tribunal Eclesiástico (Archidiócesis de Madrid, España) Causa de Canonización de Manuel Aparici. Colaborador en la redacción de la Positio super virtutibus, Ex-Vice Postulador de su Causa, etc.



[1] Su E-Mail de fecha 24 de Febrero de 2007.

[2]  «Mons. Hervás. “El Obispo de los Cursillos”», p. 281 (en adelante OC).

[3]  OC p. 118.

[4]  Pp. 6504-9638.

[5  Secretariado Nacional de Cursillos de Cristiandad de España. Tercera Edición 1974.

[6]  OC p. 131.

[7]  OC p. 150.

[8]  OC p. 306.

[9]  OC p. 158.

[10 OC p. 131.

[11]  OC p. 132.

[12]  «Historia de los Cursillos de Cristiandad. Mallorca, 1944-2001». Colección: CURSILLOS DE CRISTIANDAD. Dirección: Jesús R. Valls. Fundación Cursillos de Cristiandad. LIBROSLIBRES. Primera edición: Abril 2002, p. 12 (en adelante HCC).

[13]  «Eduardo Bonnín un aprendiz de cristiano». Colección: CURSILLOS DE CRISTIANDAD. Dirección: Jesús R. Valls. Fundación Cursillos de Cristiandad. LIBROSLIBRES. Segunda edición revisada: Marzo de 2002, p. 100 (en adelante EBAC) y HCC p. 145.

[14]  EBAC p. 96.

[15]  «Mi criterio sobre las II Ideas Fundamentales». Artículo de Eduardo puesto por FEBA en su página Web.

[16]  OC p. 133.

[17]  EBAC p. 96.

[18]  EBAC pp. 116 y 117.

[19] Sara Medialdea en ABC, diario español de tirada nacional, de fecha 18 de Junio de 2011, p. 18.


Publicado por verdenaranja @ 21:33  | Espiritualidad
 | Enviar