Viernes, 26 de junio de 2015

Reflexión a las lecturas del domingo trece del Tioempo Ordinario - B ofrecida por el scerdote Don Juan Manuel Pérez Piñero bajo el epígrafe "ECOS DEL DÍA DEL SEÑOR"

Domingo 13º del T. Ordinario B

 

Nos enseña el Vaticano II: “jamás el género humano tuvo a su disposición tantas riquezas, tantas posibilidades, tanto poder económico”. Sin embargo, la enfermedad, el sufrimiento y la muerte son una realidad de cada día (G. et Sp. 4).

Ante todo eso, se reacciona de diversas maneras, pero siempre con mucho dolor, mitigado por la fe y por la fuerza y el consuelo de Dios, cuando se trata de creyentes. Y no falta quienes, en medio de estas circunstancias, “le echan la culpa a Dios”. Y como consecuencia, se rebelan contra Dios, “se pelean con Dios”.

A mí, como a cualquier cristiano, me causa perplejidad y confusión esta actitud, porque, desde pequeños, aprendimos  lo que hoy nos recuerda el Libro de la Sabiduría en la primera lectura: el drama del pecado original por el que entra en el mundo el sufrimiento, la muerte y el pecado con toda su secuela de males:  “Dios no hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes; todo lo creó para que subsistiera…” “Por la envidia del diablo entró la muerte en el mundo…” Y San Pablo dirá: “por el pecado, la muerte”(Rom 5,12).

Es la consecuencia de la falta de formación cristiana, que  ha hecho que el Papa Benedicto XVI haya hablado de “analfabetismo religioso”.  ¡Qué peligroso es todo eso! En efecto, una lectura equivocada de la realidad y, particularmente, de los Libros Sagrados, puede llevar al hombre y a la sociedad a las peores conclusiones, como nos recuerda la Historia.

         Por todo ello, cuando Dios se hace hombre, nos da la impresión de que, donde está Él, no puede haber enfermedad, ni muerte, ni mal alguno. Por eso, las hermanas de Lázaro le dicen a Jesús: “si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano” (Jn 11, 21 y 32).

         De esta manera, nos revela el rostro de Dios, que es el amigo de la vida, la fuente de la vida,  el Dios de la vida.

         El Evangelio de este domingo nos ofrece dos ejemplos de lo que venimos comentando: La resurrección de la hija de Jairo, el jefe de la Sinagoga, que San Marcos se detiene a describirnos, y la curación de aquella mujer que padecía flujos de sangre, con solo tocar su manto.

          Ya S. Pedro, en casa de Cornelio, resumirá  la vida de Jesús diciendo: “Pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él” (Hch 10,38).

La segunda lectura nos presenta a S. Pablo organizando una colecta para la comunidad pobre de Jerusalén. Es el ejemplo de la lucha contra el mal que tiene que realizar todo verdadero discípulo de Cristo. Es más, esta es la señal de su autenticidad. Dios no quiere un mundo donde unos vivan muy bien y otros, muy mal, hasta morir de hambre; un mundo del trabajo dividido entre unos que tienen grandes sueldos, otros que cobran mucho menos y otros muchos, que van al “laberinto del paro”.

San Pablo nos señala hoy la formulación exacta: “Se trata de nivelar”.

Pero esto no se impone por la fuerza; sólo tiene la fuerza de la verdad.

 

¡FELIZ DÍA DEL SEÑOR!      


Publicado por verdenaranja @ 21:41  | Espiritualidad
 | Enviar