Viernes, 03 de julio de 2015

DOMINGO 14º DEL TIEMPO ORDINARIO B

MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

         La primera lectura nos prepara, como siempre, para el Evangelio. El antiguo pueblo de Dios se había convertido en “pueblo rebelde”. Y el Señor le envía un profeta. Le hagan caso o no, sabrán que hubo un profeta en medio de ellos. En el Evangelio será el mismo Jesucristo, nuestro Maestro y Señor, el que será rechazado en su propio pueblo de Nazaret. 

 

SEGUNDA LECTURA

         S. Pablo, en medio de tantas persecuciones y dificultades, comprende que en la obra de la evangelización, Dios es el que tiene el poder y la eficacia. Por eso, llega a esta conclusión: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte”. 

 

TERCERA LECTURA

         El Evangelio nos presenta a Jesús, de visita a su pueblo de Nazaret. Pero allí no pudo hacer ningún milagro porque les faltaba fe.

         Aclamémosle ahora con el canto del aleluya. 

 

COMUNIÓN

         En la Comunión recibimos a Jesús de Nazaret, el hijo de María, el hijo del carpintero, pero también nuestro Dios y Salvador. Pidámosle que nos ayude a reconocerle siempre presente en su Palabra, en la Eucaristía, en todo. Que seamos capaces de acoger sus dones, a pesar de que vengan envueltos en la  fragilidad de lo humano.


Publicado por verdenaranja @ 19:11  | Liturgia
 | Enviar