Viernes, 17 de julio de 2015

 DOMINGO 16º DEL TIEMPO ORDINARIO B     

MONICIONES 

  

PRIMERA LECTURA        

Ante la situación de desconcierto y abandono en la que se encuentra el pueblo de Israel, el profeta mira hacia el futuro y anuncia un pastor fiel y capaz de guiarlo. Para nosotros, los cristianos, como veremos luego en el Evangelio, ese pastor es Jesucristo, el Señor.

  

SALMO

         Cantemos ahora, en el salmo, a Dios, nuestro Pastor, que nos acompaña, nos guía y nos conduce hacia la vida.

  

SEGUNDA LECTURA

         En la carta a los cristianos de Éfeso, que comenzábamos a leer el domingo pasado, S. Pablo continúa hoy exponiéndonos el proyecto divino de salvación: todos los hombres, judíos y gentiles, se unen en Cristo, que ha sellado con su sangre nuestra paz.

 

TERCERA LECTURA

         El Evangelio nos narra la vuelta de los apóstoles de la misión a la que habían sido enviado por el Señor y su compasión por la multitud, a la que comienza a enseñar con calma.

         Aclamemos ahora a Cristo, buen Pastor, con el canto del aleluya. 

 

COMUNIÓN

En la Comunión nos unimos a Cristo, el Pastor bueno, que nos invita a descansar con Él. Pidámosle por todos los que pueden disfrutar de un tiempo de vacaciones y por los que no pueden hacerlo, sobre todo, por causa de la crisis y el desempleo, o porque  tienen que ayudar a hermanos que sufren


Publicado por verdenaranja @ 13:57  | Liturgia
 | Enviar