Viernes, 25 de septiembre de 2015

Se ha recibido en la parroquia modelo de envío para agentes de pastoral sociocaritativo para el curso pastoral 2015-2016 desde el área socio-pastoral de la diócesis de Tenerife


CELEBRACIÓN DE ENVIO  

Agentes de pastoral caritativa social

Diócesis Nivariense 

Área de Pastoral  Social:

Apostolado del Mar, Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Pastoral Penitenciaria, Pastoral de la Salud, Manos Unidas.                          

 

Octubre, 2015


MONICIÓN DE ENTRADA 

Cada domingo nos reunimos en torno a la mesa del Señor para escuchar su Palabra y compartir su pan de vida. Hoy nuestra reunión tiene además un sentido particular.

Hoy, en este primer domingo de mes, día de la Comunicación Cristiana de Bienes, queremos visualizar y sentirnos enviados a ser testigos de la Misericordia de Dios.

El pasado domingo dábamos gracias al Señor por los catequistas, mensajeros de la misericordia. Hoy van a ser enviados a diversas tareas de servicio misericordioso un grupo de nuestra parroquia. Toda nuestra parroquia debe ser misionera y enviada a evangelizar, pero cada uno según sus cualidades y carismas.

 Con la alegría que nos da el Señor, comencemos esta celebración.

 

MONICIONES A LAS LECTURAS

Esta lectura del Génesis nos presenta el proyecto original de Dios, que no tiene que ver con individuos aislados  sino con personas en comunión con su entorno, con su pareja y con Dios.

El salmo 127 que vamos a proclamar es un salmo bendicional que nos recuerda que, como seguidores de Jesús, debemos asumir el encargo de transformar  la vida humana a través de las palabras de vida que le dan sentido y esperanza al mundo.

El autor de la carta a los Hebreos nos invita a considerar el proyecto de hermandad que nos ofrece Jesús de Nazaret como una iniciativa digna de nuestro compromiso y de nuestros mayores esfuerzos.

Jesús, en el Evangelio, sin caer en la casuística, refrenda la unidad fundamental del Ser humano y la equidad de la pareja en el proyecto divino. Escuchemos. 


Terminada la homilía. 

RITO DEL ENVÍO  

Monición

Se va a proceder ahora al rito del envío de nuestros agentes de pastoral caritativa-social. Es un modo de expresar que no actúan en nombre propio, sino en nombre de la Iglesia, en nombre de esta Comunidad.  

El párroco: ¡Acérquense quienes van a recibir la misión de servir a las personas más necesitadas! (se puede llamar a cada uno/a por su nombre, respondiendo: AQUÍ ESTOY o bien lo hacen en silencio y se colocan en semicírculo delante del altar 

Queridos hermanas y hermanos:

Dios, nuestro Padre, reveló y realizó su designio de salvar al mundo por medio de su Hijo hecho hombre, Jesucristo, quien confió a la Iglesia la misión de anunciar con obras y palabras su Evangelio a todas las personas.  

Ustedes, que no actúan en nombre propio, sino en nombre de la Iglesia que les envía, tienen una misión muy importante que cumplir: ser testigos con su vida y con su entrega gozosa y gratuita del mensaje de Jesús. Y, especialmente en este curso, SER TESTIGOS DE LA MISERICORDIA DE DIOS.  

Ser discípulos-misioneros de ese Dios misericordioso lleva consigo dejarse encontrar y experimentar la compasión, la misericordia , la ternura y el amor de Dios manifestado en Jesús e, impulsados por su Espíritu de amor, servir a los últimos y no atendidos, luchando por un mundo que responda al sueño de Dios: un mundo más humano y solidario en el  que reine la paz, fruto de la justicia.  

No olviden en ningún momento que se trata, sobre todo, de mostrar con el gesto y la palabra apropiados a las personas que sufren en su cuerpo o en su alma, el rostro misericordioso de nuestro Padre Dios y así puedan experimentar  el encuentro personal con Jesús, que es el protagonista principal.  


Profesión de fe y compromiso: Para ello, antes de recibir la misión, es necesario que profesen públicamente su fe; que expresen ante la Iglesia aquí  reunida, su disponibilidad a la tarea que se les encomienda y la aceptación del compromiso que asumen. Así pues:   

S/ ¿Creen en Dios, Padre todopoderoso en amor, origen y fuente de todo lo creado, que  quiere un mundo de hermanos?  

 Sí, creo.  

S/¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de Santa María Virgen, pasó por la vida haciendo el bien, murió, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?  

Agentes: Sí, creo.  

S/¿Creen en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?  

Agentes: Sí, creo.  

S/¿Están  dispuestas y dispuestos a realizar su servicio viviendo hondamente la fe, siendo testigos de esperanza y amor? 

Agentes: Sí, estoy dispuesto/a  

S/¿Se comprometen a cuidar su espiritualidad y su formación para servir mejor?  

Catequistas: Sí, me comprometo.

 

RECIBID LA PALABRA DE DIOS:  

Mediten la Palabra de Dios que llevarán cada día en sus manos, en sus labios y en su corazón para ser siempre Testigos de la Misericordia de Dios.

(A continuación, los agentes  van besando o tocando el libro del Evangelio y /o reciben la Bula Misericordiae vultus, o la Instrucción Pastoral "Iglesia, servidora de los pobres" o bien un folio con las Obras de Misericordia materiales y espirituales y se retiran a sus sitios.)


ORACIÓN UNIVERSAL  

Oremos, hermanos, a Dios por las necesidades de la Iglesia y del mundo, por nosotros y, de modo especial, por quienes se dedican al servicio de la caridad.  

  1. Por la Iglesia universal, por nuestra Diócesis.  Para que sea un Iglesia pobre y para  los pobres. ROGUEMOS AL SEÑOR. 

  2. Por los que tienen autoridad.  Para que descubran que el poder es servicio. ROGUEMOS AL SEÑOR. 

  3. Por nuestros agentes de pastoral caritativa-social. Para que  den testimonio del Dios de la Misericordia por  una  vida entregada, alimentada en la oración y la participación en los sacramentos. ROGUEMOS AL SEÑOR. 

  4. Por  nuestra comunidad parroquial. Para que, con el testimonio de su vida y con la oración, haga exclamar a los no creyentes: "miren cómo se aman". ROGUEMOS AL SEÑOR. 

  5. Por todos los que sufren en su cuerpo o en su alma. Para que encuentren en el Señor y en nosotros ayuda y consuelo. ROGUEMOS AL SEÑOR. 

    Oremos: ¡Oh Dios, fuente de luz y de bondad, que enviaste a tu Hijo único, Palabra de vida, a manifestar tu amor fiel! Bendice a estas hermanas  y hermanos nuestros, que han acogido tu llamada para el servicio de la caridad. Por Jesucristo nuestro Señor.

     

    OFERTORIO 

    Presentamos el PAN Y EL VINO alimento y fuerza  en nuestro caminar. 

    Presentamos esta colecta, expresión de nuestro compartir y de nuestro compromiso en favor de  un mundo más justo, más de acuerdo con el proyecto de Dios..

     

    PALABRAS FINALES 

    (Después de la Comunión, antes de la Oración un/a agente dice:)  

    Hermanas y hermanos: 

    En nombre de Jesús, hemos sido enviados por la Iglesia para ser testigos  de la Buena Noticia de Jesús expresada en obras concretas. 

    En nombre de todos, le damos gracias al Señor y pedimos a esta querida Comunidad Parroquial que nos ayude con su oración y apoyo a cumplir esta tarea con gozo y con esperanza, fundamentados en la fuerza del Espíritu y bajo la mirada de María de Nazaret, la humilde servidora del Señor, cuya fiesta del Rosario celebraremos pronto.

     

    ENVÍO Y DESPEDIDA (Sacerdote) 

    Obedientes al mandato de Cristo y confiados en la gracia del Espíritu, les envío a ustedes, agentes de pastoral caritativa-social y a todos ustedes, miembros de esta comunidad, a  anunciar la Buena Noticia de Jesús para que experimenten la alegría del Evangelio: La bendición de Dios Todopoderoso en amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y permanezca para siempre. 

    Amén. 

    La alegría del Señor es vuestra fortaleza. ¡Podéis ir en paz!


Publicado por verdenaranja @ 13:31  | Liturgia
 | Enviar