Viernes, 25 de septiembre de 2015

DOMINGO 26º DEL T. ORDINARIO B     

  Moniciones 

 

PRIMERA LECTURA

         Nos enseña el Señor, en la primera lectura, que su Espíritu no es propiedad exclusiva de nadie; y que Él lo envía sobre quien quiere, como quiere y cuando quiere. Escuchemos.

 

SALMO

         En el salmo vamos a repetir unas palabras que deberíamos recordar con frecuencia: "Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón". 

 

SEGUNDA LECTURA

         Escuchemos hoy el último fragmento de la carta de Santiago, que hemos venido escuchando durante los últimos domingos. La riqueza injusta, el lujo insolidario y el placer egoísta son testigos acusadores en el juicio de Dios. 

 

TERCERA LECTURA

         Jesús, como Moisés, quiere que todos hagan el bien, aunque no sean del grupo, y nos advierte, con palabras muy duras, sobre la necesidad de evitar el escándalo y de entrar en la vida. 

 

COMUNIÓN

         En la Comunión recibimos al Señor como alimento y fuerza, para que nos ayude, especialmente, a cumplir nuestra misión de apostolado en el mundo,  a reconocer la presencia y la acción de su Espíritu donde se encuentre, y a evitar el escándalo que aparta de Él a los hermanos por los que Cristo murió.


Publicado por verdenaranja @ 13:34  | Liturgia
 | Enviar