Viernes, 18 de noviembre de 2016

DOMINGO 34º DEL TIEMPO ORDINARIO C

MONICIONES 

PRIMERA LECTURA

         La primera lectura trata del momento en el que las tribus de Israel escogieron a David como Rey. Este acontecimiento prefigura a Cristo, cuyo reino hemos de acoger con fe y alegría. Escuchemos. 

SALMO

         Jerusalén es la ciudad del Rey David, que prefigura a la Iglesia, enviada a extender el Reino de Dios por toda la tierra hasta la Venida gloriosa del Señor.

         Como respuesta a la Palabra de Dios, proclamemos la alegría de pertenecer a la Iglesia.

 

SEGUNDA LECTURA

         La lectura que vamos a escuchar es un himno a Jesucristo, Rey y Redentor. En Él convergen todas las cosas y toda la Historia. Él lo llevará todo a su plenitud. Escuchemos con atención y con fe.      

TERCERA LECTURA

         Ante el reinado de Jesucristo se reacciona de distinta manera: Unos como los soldados, se lo toman a broma y se burlan. Otros lo toman muy en serio, como el ladrón arrepentido.

Nosotros aclamemos a Cristo Rey, con alegría y esperanza, con el canto del aleluya. 

COMUNIÓN

         Cristo es Rey y Pastor de su pueblo; el pastor bueno que nos alimenta con su Palabra y con su Cuerpo y Sangre, para que tengamos la fortaleza necesaria para permanecer siempre como miembros fieles de su Reino y para extenderlo hasta los confines de la tierra y de la historia humana como Él nos mandó.

 


Publicado por verdenaranja @ 20:51  | Liturgia
 | Enviar