Martes, 06 de diciembre de 2016

LA INMACULADA CONCEPCIÓN     

MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

        Con un lenguaje  característico, propio del Libro del Génesis, se nos presenta, en esta lectura, la caída en el pecado de nuestros primeros padres y el anuncio de nuestra liberación. Es el pecado original del que fue preservada, en su Concepción, la Inmaculada Virgen María. 

SALMO

        La acción salvadora de Dios, expresada en la Concepción sin pecado de María, provoca en nuestra asamblea un canto agradecido y triunfal al Dios que hace maravillas. Su misericordia y fidelidad son eternas. 

SEGUNDA LECTURA

        La grandeza de la Virgen María hemos de contemplarla dentro de todo el proyecto grandioso, que Dios establece, desde toda la eternidad, y del que nos habla ahora S. Pablo. 

TERCERA LECTURA

        En el momento de la Anunciación, el ángel saluda a María como llena de gracia. La Maternidad divina de la Virgen, que aquí se anuncia, es la razón de todas las gracias singulares, que adornan el cuerpo y el alma de la Santísima Virgen María.

Aclamemos ahora al Señor  de pie, con el canto del aleluya. 

COMUNIÓN

        Al acercarnos a comulgar miremos a la Virgen María: su alma es limpísima, exenta de pecado y llena de la plenitud de la gracia.

Pidámosle al Señor que nos ayude a parecernos cada día más a ella, que es nuestra Madre, y a recibir siempre al Señor en la Comunión,  como ella lo recibió.

 


Publicado por verdenaranja @ 19:34  | Liturgia
 | Enviar