Jueves, 30 de marzo de 2017

Palabras que le papa Francisco ha pronunciado antes del ángelus. 26 marzo 2017 (ZENIT- Ciudad del Vaticano, 26 de marzo de 2017)

Queridos hermanos y hermanas, buenos días!

En el centro del Evangelio de este cuarto domingo de cuaresma se encuentran Jesús y un ciego de nacimiento (cf. Jn 9,1-41). Cristo le da la vista y se cumple este milagro con una clase de rito simbólico: primero mezcla la tierra con saliva y lo aplica sobre los ojos del ciego; después le ordena que vaya a lavarse a la piscina de Siloé. Este hombre va, se lava y recupera la vista. Era un ciego de nacimiento. Con este milagro Jesús se manifiesta y se manifiesta a nosotros como luz del mundo; y el ciego de nacimiento representa a cada uno de nosotros, que hemos sido creados para conocer a Dios, pero que a causa del pecado somos como ciegos, tenemos necesidad de una luz nueva: la luz de la fe, que Jesús nos ha dado. En efecto este ciego del Evangelio recobrando la vista se abre al misterio de Cristo .Jesús le pide ” «Crees tú en el Hijo del hombre?”( v.35). “Y quién es el Señor, para que crea en él?” responde el ciego curado (v.36) “Tú lo ves Es el que te habla “ “Yo creo Señor” y se postra delante de Jesús.

Este episodio nos lleva a reflexionar sobre nuestra fe en Cristo, el Hijo de Dios, y al mismo tiempo hace referencia también al bautismo, que es el primer Sacramento de la fe; el sacramento que nos hace “volver a la luz”, por el renacer del agua y del Espíritu Santo; como sucede con el ciego de nacimiento al que se le abren los ojos después de lavarse en el agua de la piscina de Siloé.

El ciego de nacimiento curado nos representa cuando no nos damos cuenta de que Jesús es la luz “la luz del mundo”, cuando miramos hacía otros lados, cuando preferimos confiarnos a pequeñas luces, cuando tanteamos en la oscuridad. El hecho de que este ciego no tenga nombre, nos ayuda a reflejarnos con nuestro rostro y nuestro nombre en su historia. Nosotros también hemos sido “iluminados” por Cristo en el bautismo de manera que somos llamados a comportarnos como hijos de la luz.

Esto exige un cambio radical de mentalidad, una capacidad de juzgar a los hombres y a las cosas según una nueva escala de valores, que vienen de Dios. El sacramento del bautismo, exige una elección firme y decisiva de vivir como hijos de la luz y de caminar en la luz.

Si ahora les digo: “¿Creen que Jesús es el Hijo de Dios”?  “¿Creen que él puede cambiar vuestro corazón? ¿Creen que él puede haceros ver la realidad como él la ve y no como la vemos nosotros?  ¿Creen que él es la luz, que él nos da la verdadera luz? Qué responderían ustedes? Que cada uno responda en su corazón.

¿Qué significa tener la luz verdadera, caminar en la luz?. Significa primero abandonar las falsas luces: la luz débil y sutil del prejuicio contra los otros porque el prejuicio deforma la realidad y nos llena de aversión contra aquellos que juzgan sin misericordia y condenan sin sentido. Esto pasa siempre cuando meditamos sobre los otros, no caminamos en la luz, caminamos en la sombra.

Otra luz falsa que seduce y es ambigua  es la del interés personal: si evaluamos a los hombres y las cosas sobre la base del criterio de nuestra utilidad, de nuestro placer, de nuestro prestigio, no hacemos la verdad en las relaciones y en las situaciones. Si tomamos el camino de la búsqueda del interés personal, caminamos en las tinieblas.

Que la Santa Virgen que ha recibido en primer lugar a Jesús, luz del mundo, nos obtenga la gracia de acoger de nuevo en esta cuaresma la luz de la fe, redescubriendo el don inestimable del bautismo que todos hemos recibido. Y que esta nueva luz nos transforme nuestras actitudes y acciones para ser nosotros también, a partir de nuestra pobreza, de nuestras insuficiencias, portadores de un rayo de la luz de Cristo.


Publicado por verdenaranja @ 23:08  | Habla el Papa
 | Enviar