Viernes, 01 de diciembre de 2017

  DOMINGO 1º DE ADVIENTO A

  MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

            El profeta Isaías contempla, como desde una atalaya, los tiempos del Mesías, y presenta a todos los pueblos caminando hacia Jerusalén, ciudad de Dios, figura de la Iglesia. Esta profecía hallará su cumplimiento pleno en la Vuelta Gloriosa del Señor. Escuchemos con atención. 

SALMO

            ¡Cantemos al Señor. Jerusalén es figura del Reino de Dios, el Cielo, hacia el cual hemos de dirigirnos con alegría y esperanza. 

SEGUNDA LECTURA

            El Adviento constituye una llamada muy fuerte a espabilarnos de nuestra modorra y apatía, porque la luz de Cristo que viene, brilla ya.

            Pocas palabras podríamos escuchar hoy más adecuadas a nuestra situación, que esta exhortación de S. Pablo. 

TERCERA LECTURA

            En el Evangelio el Señor nos advierte de la necesidad de estar en vela y preparados, ante su Venida Gloriosa, para que cuando Él vuelva nos encuentre esperándole.

Aclamémosle ahora con el canto del aleluya. 

OFRENDAS

En este primer domingo de diciembre, comenzando nuestra preparación para la Navidad, se nos recuerda nuestro deber de ayudar los pobres y necesitados.

La espera de un cielo nuevo y una tierra nueva nos estimula a mejorar este mundo y a resolver estas situaciones con espíritu generoso. 

COMUNIÓN

En la Comunión nos encontramos con Jesucristo, que está ahora glorioso en el Cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar. Así, de algún modo, se nos anticipa en la tierra, el encuentro pleno y definitivo que tendrá lugar en su Vuelta Gloriosa, como se nos recuerda este primer domingo de Adviento.

 


Publicado por verdenaranja @ 17:22  | Liturgia
 | Enviar