Viernes, 22 de diciembre de 2017

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO B

 MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

Escuchamos ahora la promesa que el Señor hace al Rey David de consolidar su reino para siempre. Esta promesa se cumple, de manera definitiva, en Jesucristo, como escucharemos después en el Evangelio: "El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin". 

 

SEGUNDA LECTURA

                S. Pablo alaba al Padre por la manifestación del misterio escondido desde toda la eternidad, acerca de su Hijo Jesucristo, que nos sido ha dado. 

 

TERCERA LECTURA

                El cuarto domingo de Adviento centra nuestra atención en la Virgen María. Ella ha sido la  que mejor acogió al Señor en su Venida. Escuchemos con atención y devoción, en el Evangelio, el relato de la Anunciación. 

 

COMUNIÓN

               La Comuniónes la unión más grande con el Señor, que podemos experimentar en la tierra. En ella pregustamos y tomamos parte de los bienes del Cielo. El Hijo de Dios, hecho hombre, viene a nosotros como vino ala Virgen María.El Cuerpo que se formó enla Virgen Santísimase nos ofrece ahora a todos, como alimento. Es lo más parecido al misterio dela Encarnación.

 


Publicado por verdenaranja @ 13:58  | Liturgia
 | Enviar