Viernes, 22 de diciembre de 2017

El Santo Padre recibió en audiencia a una delegación de chicos de Acción Católica Italiana (ACR), el sábado 16 de diciembre, a las 11:20 horas, en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico, con motivo de los 150 años de la fundación de Acción Católica, y aprovechando las fiestas navideñas, felicitaron personalmente al Papa. (ZENIT – 18 Dic. 2017)

Queridos chicos y chicas:

Una vez más este año, representando a la Acción Católica Chicos de toda Italia, habéis venido a felicitar la Navidad al Papa. Para mí, esta felicitación es particularmente alegre y habéis querido acompañarla con los frutos de vuestras iniciativas de solidaridad en favor de los pobres y de las personas más desfavorecidas. ¡Os agradezco de todo corazón vuestro gesto!

También os doy las gracias porque, en esta feliz circunstancia, me actualizáis sobre vuestras actividades e iniciativas, que demuestran la vitalidad de la ACR. En este sentido, quiero deciros que aprecio mucho los encuentros de conocimiento y cercanía que en este año, -150 de la fundación de Acción Católica- tenéis con los “abuelos” de la Asociación. Es algo muy hermoso es importante, porque los ancianos son la memoria histórica de cada comunidad, una herencia de sabiduría y fe para escuchar, guardar  y valorizar.

En vuestro recorrido formativo, con el eslogan “Listos para disparar”, a través de la metáfora de la fotografía os comprometéis en fijar vuestra atención en los momentos decisivos de la vida de Jesús, para intentar pareceros  cada vez más a Él, vuestro mejor y más fiel amigo. Cuando observamos  la vida y la misión de Jesús, entendemos que Dios es Amor. Por lo tanto, sed buenos “fotógrafos”, tanto de lo que hizo Jesús como de la realidad que os rodea, con una mirada atenta y vigilante. Muchas veces hay personas olvidadas: nadie las mira, nadie quiere verlas. Son los más pobres, los más débiles, relegados a los márgenes de la sociedad porque se los considera un problema. En cambio, son la imagen del Niño Jesús rechazado y que no encontró acogida en la ciudad de Belén; son la carne viva de Jesús sufriente y crucificado. Entonces este puede ser vuestro compromiso: antes que nada preguntaos, ¿Pero a quién le presto más atención? ¿Solo a los más fuertes, a los que tienen más éxito en la escuela, en el juego? ¿A quién le he prestado poca atención? ¿A quién he hecho como si no le viera? Ese mirar a otro sitio… Estas son vuestras “periferias”: tratad de fijar el objetivo en los compañeros y en las personas que nadie ve nunca y atreveos a dar el primer paso para conocerlos, a darles algo de vuestro tiempo, una sonrisa, un gesto de ternura.

Queridos muchachos, sed amigos y testigos de Jesús, que ha venido a Belén entre nosotros. En esta fiesta de la Santa Navidad que ya está cerca, estáis llamados a darlo a conocer cada vez más entre vuestros amigos, en las ciudades, en las parroquias y en vuestras familias. Gracias de nuevo por vuestra visita. Os bendigo con cariño, junto con vuestros seres queridos, con los educadores, los asistentes y con todos los amigos de la ACR. No os olvidéis de rezar por mí ¡Feliz Navidad!

Ahora os daré la bendición. Antes recemos a la Virgen, todos juntos: Ave, oh María…

© Librería Editorial Vaticano

 


Publicado por verdenaranja @ 17:45  | Habla el Papa
 | Enviar