Viernes, 05 de enero de 2018

El Papa Francisco ha presidido el rezo del Ángelus a mediodía, este martes 26 de diciembre de 2017, en la plaza de San Pedro, en la fiesta del primer mártir, San Esteban, en presencia de 20.000 visitantes. (ZENIT)

Queridos hermanos y hermanas, buenos días:

Después de celebrar el nacimiento de Jesús hoy celebramos el nacimiento de San Esteban, el primer mártir del cielo. Aunque a primera vista parezca que no existe un vínculo entre las dos ocurrencias, en realidad sí lo hay, y es un vínculo muy fuerte.

Ayer, en la liturgia de Navidad, escuchamos proclamar: “El Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14). San Esteban puso en crisis a los líderes de su pueblo, porque estaba “lleno de fe y del Espíritu Santo” (Hechos 6: 5), él creyó firmemente y profesó la nueva presencia de Dios entre los hombres; Él sabía que el verdadero templo de Dios ahora es Jesús, la Palabra eterna que vino a habitar entre nosotros, que fue hecha como nosotros, excepto en el pecado.

Pero Esteban está acusado de predicar la destrucción del templo en Jerusalén. La acusación contra él es decir que “Jesús, el Nazareno, destruirá este lugar y trastornará las costumbres que Moisés nos dio” (Hechos 6:14). De hecho, el mensaje de Jesús es incómodo e inconveniente porque desafía el poder religioso mundano y apela a las conciencias.

Después de su llegada, es necesario convertir, cambiar la mentalidad, dejar de pensar como antes, cambiar, convertir. Esteban permaneció anclado al mensaje de Jesús hasta su muerte Sus últimas oraciones: “Señor Jesús, acepta mi espíritu” y “Señor, no les tengas en cuenta este pecado” (Hechos 7,59-60), estas dos oraciones son un eco fiel de las que Jesús pronunció en la cruz: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46) y “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (v. 34). Esas palabras de Esteban fueron posibles solo porque el Hijo de Dios vino a la tierra y murió y resucitó por nosotros; antes de estos eventos eran expresiones humanamente impensables.

Esteban ruega a Jesús que acoja su espíritu. De hecho, el Cristo resucitado es el Señor, y él es el único mediador entre Dios y los hombres, no solo en la hora de nuestra muerte, sino también en cada momento de la vida: sin Él no podemos hacer nada (véase Jn 15, 5).

Por lo tanto, nosotros también, delante del Niño Jesús en la cuna, podemos rezar así: “Señor Jesús, te confiamos nuestro espíritu, te damos la bienvenida”, porque nuestra existencia es realmente una vida buena según el Evangelio.

Jesús es nuestro mediador y nos reconcilia no solo con el Padre, sino también entre nosotros. Él es la fuente del amor, que nos abre a la comunión con nuestros hermanos, a amarnos unos a otros entre nosotros, eliminando todo conflicto y resentimiento. ¡Sabemos que los resentimientos son malas cosas, duelen tanto y duelen tanto! Y Jesús quita todo esto y nos hace amarnos unos a otros. Esto es el milagro de Jesús. Le preguntamos a Jesús, nacido por nosotros, para ayudarnos a asumir esta doble actitud de confianza en el Padre y amor al prójimo; es una actitud que transforma la vida y la hace más hermosa, más fructífera.

A María, Madre del Redentor y Reina de los mártires, elevamos nuestra oración con confianza para ayudarnos a recibir a Jesús como Señor de nuestra vida y para convertirnos en sus valientes testigos, listo para pagar el precio de la fidelidad al Evangelio en persona.

Angelus Domini nuntiavit Mariae… 

© Traducción de ZENIT, Rosa Die Alcolea


Publicado por verdenaranja @ 11:44  | Habla el Papa
 | Enviar