Viernes, 23 de febrero de 2018

    DOMINGO II DE CUARESMA B

     MONICIONES 

 

PRIMERA LECTURA

Siguiendo la lectura de los momentos más importantes de la Historia de la Salvación, recordamos hoy el ejemplo de Abrahán. Es el hombre de la fe y de la confianza absoluta en Dios. Él está dispuesto a desprenderse de su hijo amado, del hijo de la promesa.

Escuchemos la narración dramática del Génesis, que culmina con el gozo desbordante de la promesa. 

SEGUNDA LECTURA

                Si Abrahán estaba dispuesto a sacrificar a su Hijo, Dios Padre es el que entrega realmente a su Hijo, para nuestra salvación. Esto es lo que nos recuerda ahora S. Pablo. 

TERCERA LECTURA

                En el Evangelio de la Transfiguración, propio, desde antiguo, del segundo domingo de Cuaresma, se proclama solemnemente que, de acuerdo con la Ley y los Profetas, la Pasión es el camino de la Resurrección. 

COMUNIÓN

                Nuestra fe en la presencia real de Jesucristo en medio de nosotros, también nos debería hacer exclamar como a Pedro en la cima del Tabor: “Señor, ¡qué bien se está aquí!”.

Que Él nos ayude a seguirle por el camino que nos ha señalado, con la certeza de que experimentaremos, ya en esta vida, la felicidad que anhelamos.

 


Publicado por verdenaranja @ 13:30  | Liturgia
 | Enviar