Domingo, 20 de noviembre de 2022

Por gentileza de Mathilde CHESNARD de SORBAY.- Association Hozana et Application Rosario | Commerciale chez Hozana et Responsable du développement de Rosario 07 83 39 89 38  

4 versículos para meditar en Adviento 

¡Ha llegado el gran tiempo de Adviento !, un período que nos permite preparar nuestros corazones para celebrar la natividad de nuestro Señor Jesús . De hecho, en este tiempo de espera, nosotros como cristianos confiamos en una promesa que creemos cierta, y recordamos todos esos siglos durante los cuales la humanidad también aguardaba por la llegada del Mesías.

Sin duda alguna, el nacimiento de Jesús abre camino a un nuevo tiempo, es decir, a una nueva alianza. Al respecto, en el Antiguo Testamento podemos encontrar diferentes pasajes que nos preparan para entender este gran suceso, como es el caso de los libros proféticos , ricos en textos que anuncian la llegada del gran Salvador que Dios envió al mundo.

El tiempo de Adviento se lleva a cabo durante las cuatro semanas que preceden a la Navidad y marcan un período de preparación espiritual bastante significativo. De hecho, durante estas cuatro semanas proponemos aumentar la llama de nuestra esperanza, y preparar nuestros corazones para acoger mejor al niño Jesús, meditando en un versículo profético . Por ejemplo:

- Durante la primera semana de Adviento, podemos recordar que Dios nos llama a una renovación total. Dejémonos guiar por el profeta Jeremías, para aumentar el deseo de acoger en nuestros corazones lo que está por venir: “Llegarán los días –oráculo del Señor– en que estableceré una nueva Alianza con la casa de Israel y la casa de Judá” (Jeremías 31:31).

- En la segunda semana de Adviento, podemos meditar junto al profeta Miqueas sobre el espíritu de pobreza y humildad que rodea este gran acontecimiento. Recordemos que, para acoger a Jesús en nuestra vida, debemos hacernos muy pequeñitos: “Y tú, Belén Efratá, tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti me nacerá el que debe gobernar a Israel: sus orígenes se remontan al pasado, a un tiempo inmemorial” (Miqueas 5:1).

- Durante la tercera semana de Adviento, podemos rezar a la Virgen María, mientras recordamos que a través de ella fue posible el cumplimiento de la promesa de Dios, un hermoso suceso que fue previamente anunciado por el profeta Isaías: “Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel” (Isaías 7:14).

- Finalmente, durante la última semana de Adviento podemos preparar nuestros corazones para la alegría que representa la noche de Navidad, haciendo resonar en nuestro ser la profecía de Isaías que dice: “El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz: sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz” (Isaías 9:1).

 Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org. -Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

Por gentileza de Mathilde CHESNARD de SORBAY.- Association Hozana et Application Rosario | Commerciale chez Hozana et Responsable du développement de Rosario 07 83 39 89 38  

¿Por qué rezar a la Sagrada Familia? 

La Sagrada Familia es el nombre que ha sido dado a la familia formada por Jesús, María y José: se trata de un hogar sencillo y modesto de Nazaret, rebosante de amor infinito, y que, al ver crecer a Cristo, representa a la familia terrenal del hijo de Dios. De hecho, desde hace varios siglos, los católicos de todo el mundo han manifestado una devoción muy especial hacia este lugar sagrado, que acogió y vio crecer a Dios hecho hombre en la persona de Jesús. Esta devoción ha llegado a ser tan grande, que en la actualidad, más concretamente el domingo después de navidad, se rinde homenaje a la Sagrada Familia mediante una gran fiesta.

Sin duda alguna, la Sagrada Familia representa un modelo para todas las familias del mundo, por lo que incluso el propio Papa Francisco nos anima a rezarle y contemplar sus virtudes. A propósito, en su encíclica Amoris Laetitia, el santo padre le dirigió una bella oración, que nos permite confiar nuestras familias al amor infinito de Jesús, María y José, creyendo que las enseñanzas de esta familia judía, que vivió hace más de 20 siglos, son universales y se mantienen vigentes a pesar del tiempo.

A decir verdad, todos sabemos que nuestras familias están llamadas a ser remansos de amor y paz, sin embargo, también sabemos que en nuestra vida cotidiana pueden surgir heridas, tensiones e incomprensiones, al momento de relacionarnos con nuestros padres, hijos, hermanos y demás familiares.

Por esta razón, la Sagrada Familia nos enseña a vivir un amor santo, que no tiene por objetivo controlar ni poseer al otro, sino que busca ver a la otra persona como un ser único y libre, deseado por Dios, permitiéndole desarrollarse como tal.

De este modo, mediante su ejemplo:

- San José nos enseña a abandonarnos plenamente a Dios y a respetar a María, al aceptar tomarla como esposa, aun sabiendo que llevaba en su vientre un hijo que no era suyo.

- María nos muestra la confianza en José y su capacidad de escuchar a Dios, cuando incluso siendo una joven inexperta que acababa de dar a luz, tomó a su bebé recién nacido para acompañar a su marido en la huida a Egipto, y poder escapar así del rey Herodes.

- Juntos, María y José nos enseñan a confiar en Dios, en su hijo, y en lo que se estaba gestando: esta confianza les permitió afrontar situaciones muy difíciles, por ejemplo, cuando, a la edad de 12 años, el Niño Jesús estuvo perdido y fue hallado en el Templo.

- Jesús nos muestra una gran confianza y respeto hacia los conocimientos de José, cuando no escatimó el ser Hijo de Dios, sino que decidió aprender y ejercer el oficio de su padre, incluso antes de comenzar su propio ministerio y vida pública.

- Jesús también nos enseña a tener una gran confianza y respeto por la intuición de María, al llevar a cabo su primer milagro, luego de que su madre se lo pidiera durante las bodas de Caná.

No olvidemos que, junto a la Sagrada Familia, podemos pedir al Señor que nuestras familias también se conviertan en ese lugar donde cada uno de nosotros pueda crecer con confianza y respeto, siendo conscientes de lo que somos y valemos, y buscando cumplir nuestro propósito de vida según la voluntad y el amor de Dios.

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org. -Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Jueves, 27 de octubre de 2022

Por gentileza de Mathilde CHESNARD de SORBAY.- Association Hozana et Application Rosario | Commerciale chez Hozana et Responsable du développement de Rosario 07 83 39 89 38 

¡Oremos por los difuntos!

 En la religión católica, la Iglesia invita a los fieles a rezar por los difuntos, y esto se puede hacer en cualquier momento del año, siempre que se sienta la necesidad. Sin embargo, existe un día que ha sido destinado especialmente para hacerlo: se trata de la conmemoración de los fieles difuntos, que se celebra el 2 de noviembre, justo un día después de la fiesta de Todos los Santos.

Como cristianos, podemos rezar por los difuntos y encomendarlos en nuestras oraciones, sabiendo que las almas de los creyentes, vivos o muertos, forman un solo cuerpo, por medio de la comunión de los santos. Y aquí nuestra fe juega un papel esencial, ya que nos permite mantener viva la esperanza de la vida eterna, confiando en que la muerte es pasajera, y no puede romper este hermoso vínculo.

Al respecto, San Agustín, en un texto que suele leerse en los funerales, se refirió diciendo: “La vida es lo que siempre fue: el hilo no se ha cortado, ¿Por qué habría de estar yo fuera de tus pensamientos? ¿sólo porque estoy fuera de tu vista? No estoy lejos... tan solo a la vuelta del camino...”

Del mismo modo, en alguna ocasión, Santa Isabel de la Trinidad afirmó que: “La oración es el vínculo de las almas”, ya que nos permite alimentar una relación espiritual viva con nuestros seres queridos a través de Cristo, es decir, nos permite crear y fortalecer un “vínculo de almas”, con aquellos que se fueron antes de nosotros.

Para lograrlo, es necesario, por ejemplo, confiarlos a Dios en nuestras oraciones diarias, visitar su tumba o un lugar que nos haga recordarlos, encender una vela por ellos en una iglesia, o incluso ofrecer una misa en su memoria.

Por otro lado, la Iglesia católica también nos anima a rezar por las almas del purgatorio o benditas almas, es decir, por aquellas almas que “continúan su camino hacia el Reino de Dios”, como decía San Juan Crisóstomo. De hecho, él destacó la importancia de rezar por ellas diciendo: “sigamos ayudando y rezando por los muertos, no descuidemos este deber”.

 

En otras palabras, como católicos, estamos llamados a rezar constantemente por los difuntos: en cada misa, durante la plegaria eucarística, y por supuesto, diariamente, mediante la Liturgia de las Horas. Además de estas oraciones, también podemos hacer la Novena de la Divina Misericordia, que nos propone rezar la coronilla de la Divina Misericordia por las almas del Purgatorio, durante el octavo día de la novena.

Así que, tenemos muchas opciones para rezar por los difuntos, ¿cierto?... Entonces, ¿te animas a rezar ellos de ahora en adelante?

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.-  -Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez Ochoa


 | Enviar

Por gentileza de Mathilde CHESNARD de SORBAY.- Association Hozana et Application Rosario | Commerciale chez Hozana et Responsable du développement de Rosario 07 83 39 89 38 

La importancia de hacer silencio

Quizá, muchas veces hemos escuchado decir que, el silencio es una actitud espiritual esencial. De hecho, Santa Teresa de Calcuta se refirió al respecto, diciendo: “Si queremos rezar, primero debemos aprender a escuchar, porque en el silencio del corazón, Dios habla”.

Por lo tanto, no es de extrañarse que en la liturgia existan tiempos específicos de silencio, los cuales nos permiten profundizar más en la oración, acoger la Palabra de Dios y disponer nuestros corazones para Cristo, quien se entrega a nosotros a través de la Eucaristía.

El silencio también está muy presente en varias tradiciones y prácticas de oración, como es el caso de la oración de Santa Teresa de Ávila, la adoración eucarística, la fase de contemplatio de la lectio divina, entre algunas otras.

Además, en el Evangelio de Mateo, Jesús mismo nos exhorta sobre nuestra tendencia a “parlotear” demasiado cuando oramos, para recordarnos la necesidad del silencio...

Todo esto puede parecer difícil, pero si necesitas ayuda, puedes rezar junto a San Juan de la Cruz diciendo: “Impón incluso silencio en mi oración, para que sea impulso puro hacia ti”, para pedirle a Dios la gracia de aprender a guardar silencio.

Por otro lado, recuerda que, además de los momentos de oración, el silencio también es una forma de experimentar el mundo de una manera más profunda, y nos puede ayudar a estar más presentes y disponibles para nosotros mismos, para los demás, ¡y por supuesto, para Dios!

En otras palabras, cuando propiciamos estos momentos de silencio en nuestro cotidiano, disponemos nuestro corazón para escuchar al Señor, y nos volvemos más sensibles a su presencia.

Y sí, sabemos que, en ocasiones, puede resultar difícil dedicar mucho tiempo al recogimiento, pues tenemos nuestra agenda bastante apretada, sin embargo, si nos lo proponemos, podemos encontrar pequeños momentos para hacer silencio ante Dios. A continuación te comparto unas ideas:

- Antes de una comida, para invitar al Señor a nuestra mesa

- Antes de un encuentro con alguien, para acoger a Dios en la otra persona

- Mientras caminamos, para abrirnos a la contemplación,

...

Recuerda:

“Tenemos que encontrar a Dios, y él no se puede encontrar en el ruido y la inquietud. Dios es el amigo del silencio” (Madre Teresa de Calcuta).

Así que, anímate a regalarte unos segundos o minutos de silencio verdadero, para dar un pequeño espacio a Aquel que quiere encontrarnos en "el susurro de una brisa suave" (1 Reyes 19:12).

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez Ochoa


 | Enviar
Jueves, 29 de septiembre de 2022

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

¡Unos cuantos versos para rezar con Santa Teresita!

 

¿Sabías que el 1 de octubre es la fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús , comúnmente conocida como Santa Teresita? ¿Alguna vez has escuchado hablar de ella?...

Pues te contamos que esta gran santa fue una excelente escritora, que nos dejó hermosas oraciones y bellos poemas tras su paso por esta tierra.

De hecho, en sus escritos Santa Teresita no solo nos habla del amor, sino que también nos muestra el "caminito", que en realidad fue su propio camino de santidad.

A decir verdad, estos poemas, que inicialmente fueron escritos para ser cantados, nos permiten disfrutar de versos llenos de una belleza profunda y sencilla, los cuales pueden ser bastante útiles y servirnos de apoyo al momento de orar.

Por ejemplo, con Santa Teresita podemos:

- Dar gracias a Dios y hacer una ofrenda a Jesús con cada uno de los momentos de nuestro día:

“¡Arrojarte mis flores, ofrecerte en primicia

sacrificios pequeños, mis suspiros más leves,

mis dolores más hondos, y mi dicha y mis

penas..., arrojarte mis flores y mi rosa, Señor!”

(Extracto de Arrojar flores).

- Invocar a nuestro Ángel de la Guarda:

“¡Oh ángel de mi guarda, cúbreme con tus

alas, que iluminen tus fuegos mi peregrinación!

Ven y guía mis pasos, ayúdame, ángel mío,

¡nada más que por hoy!” (Extracto de Mi Canto

de Hoy).

- Aferrarnos a Dios y recuperar la fuerza y el coraje en medio de las pruebas:

Vestí las armas del Omnipotente,

y su mano divina me adornó.

Nada me hará temer en adelante,

¿quién podrá separarme de su amor? (Extracto de Mis armas). 

- Recordar el amor infinito con el que Dios nos ama:

“Yo quiero un corazón ardiente de ternura

Que me sirva de apoyo sin jamás vacilar,

que todo lo ame en mí, incluso mi pobreza…, 

que nunca me abandone, ni me olvide jamás” (Extracto de Poema 23, Al Sagrado Corazón de Jesús).

De este modo, el mes de octubre comienza lleno de versos, y con una invitación para confiar nuestras oraciones a la maravillosa santa que hizo una hermosa promesa antes de irse al cielo: "Después de mi muerte, traeré una lluvia de rosas". Y tú, ¿te animas a tomar unos cuantos versos para rezar con Santa Teresita?

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org. -Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication  

¿Cómo meditar en los misterios del Santo Rosario?

 

¿Sabías que el mes de octubre es el mes del Santo Rosario ?... Pues te contamos que esta oración, que se reza con un rosario en mano, nos invita a meditar en distintos momentos de la vida de Cristo. De hecho, a medida que rezamos las Avemarías, nuestro corazón comienza a abrirse, poco a poco, para contemplar la belleza de estos misterios y los frutos que producen en nuestras vidas. 

Recordemos que, en cada decena del Rosario se dedica un Padre Nuestro , 10 Avemarías y 1 Gloria al Padre a uno de los 20 misterios del Rosario.

Parece complicado, ¿cierto?... Alguna vez te has preguntado ¿cómo rezar estos misterios?

Pues, ¡te explicamos cómo hacerlo!: existen muchas formas de meditar en los misterios mientras rezamos, las cuales podemos alternar o combinar, en función del tiempo que tengamos disponible, el lugar donde estemos y nuestras preferencias:

- Antes de comenzar la decena, podemos dejarnos tocar por la Palabra de Dios, mientras leemos un pasaje del Evangelio, o un solo versículo relacionado con el misterio que se va a rezar. Por ejemplo, podemos comenzar el primer misterio luminoso - el bautismo de Cristo - acogiendo el versículo del Evangelio de Mateo que dice: "Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección"; (Mateo 3:17).

- También se puede contemplar el acontecimiento relacionado con el misterio en cuestión mediante una imagen física, o visualizándolo interiormente con nuestros ojos espirituales. De esta forma, podemos estar presentes en el pesebre para meditar en el misterio de la natividad , o ser uno de los invitados a las bodas de Caná 

- Además, también podemos pedir a la Virgen que nos dé las gracias de cada misterio, a través de diferentes oraciones e invocaciones específicas para cada uno de ellos. Por ejemplo, con el cuarto misterio doloroso, -Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario- se puede pedir la paciencia en medio de las pruebas .

No olvidemos que, existen diferentes formas de fomentar y afianzar la práctica de esta hermosa oración: rezando con otras personas, yendo a la parroquia durante los momentos de oración específicos, uniéndose a un grupo de Rosario Viviente cerca del lugar donde vivimos, o simplemente descubriendo las diversas comunidades de oración en línea dedicadas al Santo Rosario .

Así que, ante tanta variedad, ¡recemos el Santo Rosario sin cesar!

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Martes, 23 de agosto de 2022

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

Después de las vacaciones, ¡retoma tus actividades con San Mateo! 

¡El 21 de septiembre celebramos a San Mateo, apóstol y evangelista!. ¿Lo conoces?... Te invitamos a descubrir a continuación algunos rasgos de su personalidad: Antes de responder al llamado de Jesús , Mateo era levita y recaudador de impuestos para los romanos. Sin embargo, luego de haberse encontrado con el Maestro, dejó su vida cómoda y bien organizada, para vivir la aventura de Cristo y anunciar la Buena Noticia.

Se puede decir que Mateo acogió con audacia y confianza lo que el Señor le entregó, por eso, ¡empezar un nuevo período escolar o laboral, lleno de retos y desafíos, junto a San Mateo, es un buen vaticinio!

Descubre con nosotros 4 hermosos pasajes del Evangelio de Mateo para retomar tus actividades laborales o escolares con mucha energía, sabiendo que:

- Jesús vino a salvarnos, sanarnos y liberarnos de todas nuestras cadenas:   “Y he aquí que un leproso se acercó, se inclinó ante él y le dijo: “Entonces un leproso fue a postrarse ante él y le dijo: «Señor, si quieres, puedes purificarme». Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». Y al instante quedó purificado de su lepra” (Mateo 8:2-3). 

- El Padre ha puesto talentos en cada uno de nosotros y nos motiva a hacerlos fructificar, según la medida de lo que nos ha sido entregado: “Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: “Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado” “Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”; (Mateo 25:22-23).

- El Señor nos necesita para trabajar en su Reino : “Entonces les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron” (Mateo 4:19-20).

- Al aceptar seguir a Jesús, podemos avanzar sin miedo: “Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción” (Mateo 6:33-34).

¡Que el regreso a tus actividades escolares o laborales esté lleno de energía e infinitas gracias!

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

Por gentileza de Sofía Villalba. Responsable América Latina & España |  Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

 

La oración irresistible del  Padre Pío

 

El Padre Pío es un santo italiano del siglo XX, cuya fiesta se celebra el 23 de septiembre. Además de ser un gran Místico y taumaturgo, también se le conoce por haber escrito varias oraciones, especialmente a la Virgen María y a su ángel de la guarda , con quien mantenía una relación bastante fuerte.

Sin embargo, probablemente, la oración más famosa del Padre Pío es una que rezaba todos los días al Sagrado Corazón de Jesús, y que tradicionalmente se conoce como la oración irresistible del Padre Pío … ¿Alguna vez te has preguntado por qué se llama así? ¿Qué tiene de irresistible esta oración? ¡Te lo explicamos a continuación!:

Concretamente, esta oración de petición de gracia se basa en tres promesas que Jesús nos hizo, y además se fundamenta en la Palabra de Dios y en la fe en Jesús, nuestro Salvador: ¡y te aseguro que no hay nada que resista a esto!... De hecho, escrito está:

“Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá” (Marcos 11:23).

Te invitamos a conocer las tres promesas de Cristo que apoyan la oración del Padre Pío:

- Mateo 7:7-8: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá”.

- Juan 14:13: “Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

- Mateo 24:35: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

No olvides que, la oración irresistible, basada en la repetición de estos versículos bíblicos y acompañada del rezo del Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria al Padre, constituye la base para hacer la novena al Sagrado Corazón de Jesús y confiarle nuestras peticiones o intenciones más preciadas.

Descubre la oración y la novena irresistible en este enlace.

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Jueves, 21 de julio de 2022

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

La gracia de una vida interior

El 6 de agosto, la Iglesia celebra la Transfiguración de Jesús: este episodio de la vida de Cristo -que se narra en los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas- nos ofrece una pequeña visión de Jesús en su Gloria, es decir, ¡una antesala del Cielo!

Recordemos que cuando esto ocurrió, Jesús estaba en oración, al igual que sus discípulos Pedro, Juan y Santiago, quienes pudieron presenciar tan precioso suceso:

“Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz” (Mateo 17:2).

De hecho, la transfiguración es un acontecimiento muy importante para los cristianos, y corresponde al cuarto misterio luminoso en la oración del Santo Rosario. Debido a que cada uno de los misterios del Rosario se asocia a un fruto espiritual, el misterio de la transfiguración se relaciona con el fruto de la gracia de una vida interior.

En pocas palabras, se puede decir que la vida interior se alimenta de la oración y el recogimiento, y nos permite desarrollar esta relación íntima con Dios que proviene de lo más profundo de nuestro ser. Sin embargo, en ocasiones, los ritmos diarios de nuestra sociedad actual, los diferentes estilos de vida y la diversidad de estímulos externos pueden dificultar el desarrollo adecuado de una vida interior.

¡Pero esto no es una excusa para buscar a Dios!... Por ejemplo, el verano, especialmente las vacaciones, pueden ser una buena oportunidad para bajarle un poco al ritmo que llevamos, eliminar ciertos hábitos y apartar un espacio para tener momentos de calidad con Dios. Es cierto que hacerlo puede parecer un poco complejo, al punto que quizá te estés preguntando: ¿cómo puedo regalarme cada día un tiempo de oración adicional durante el verano?

Pues, entonces te proponemos las siguientes ideas:

● ¿Qué tal si tomas unos minutos para leer y meditar en un pasaje de la Biblia?

● ¿Te animas a rezar un Rosario (o una decena del Rosario) durante un paseo diario?

● ¿Por qué no intentas tener un momento de recogimiento en la iglesia más cercana a tu destino de vacaciones?

● O sencillamente, ¿qué tal te parece si sacas unos minutos de tu tiempo, por la mañana o por la noche, para simplemente sentarte en silencio, tomar conciencia de la presencia de Dios en tu vida y escucharlo?

¡Anímate y disfruta la gracia de cultivar una vida interior hoy mismo!

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

 Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication

 

7 HERMOSAS FRASES DE SANTOS CATÓLICOS SOBRE LA VIRGEN MARÍA 

Durante el mes de agosto, celebramos la Asunción de María, y esta es una bella oportunidad para rezar un poco más a nuestra madre y reina del cielo, pues, como decía Don Bosco: “quien confía en María nunca quedará defraudado”.

A continuación, te invitamos a descubrir 7 hermosas frases de santos católicos sobre la Virgen María, que nos muestran infinidad de motivos para acercarnos a nuestra madre, sabiendo que tiene abundantes gracias para darnos:

● “Con fe, [María] escucha la Palabra de Dios, la acoge, la proclama, la venera, la distribuye a los fieles como pan de vida y, a su luz, escruta los signos de los tiempos, interpreta y vive los acontecimientos de la historia” (San Pablo VI).

● “... El silencio de la mente y del corazón: la Virgen María conserva cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Este silencio la aproximó tanto al Señor que nunca tuvo que arrepentirse de nada… ” (Madre Teresa de Calcuta).

● “Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre” (San Juan Pablo II).

● “María fue bienaventurada, porque, antes de dar a luz a su maestro, lo llevó en su seno. María es dichosa también porque escuchó la palabra de Dios y la cumplió; llevó en su seno el cuerpo de Cristo, pero más aún guardó en su mente la verdad de Cristo” (San Agustín).

● “Si Ella te tiene de la mano no te puedes hundir. Bajo su manto nada hay que temer” (SanBernardo de Claraval).

● “La inmaculada debe conquistar el mundo entero y cada individuo, así podrá llevar todo de nuevo a Dios. Es por esto que es tan importante reconocerla por quien Ella es y someternos por completo a Ella y a su reinado, el cual es todo bondad” (San Maximiliano Kolbe).

● “Me gustaría tener una voz tan fuerte para invitar a los pecadores de todo el mundo a amar Nuestra Señora. Ella es el océano que debemos cruzar para llegar a Jesús” (San Padre Pío).

Y después de haber leído estas frases tan dicientes, ¿qué tal si te animas y elevas una oración a la Virgen María para que derrame sus gracias sobre tu vida? 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar