Jueves, 29 de septiembre de 2022

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

¡Unos cuantos versos para rezar con Santa Teresita!

 

¿Sabías que el 1 de octubre es la fiesta de Santa Teresa del Niño Jesús , comúnmente conocida como Santa Teresita? ¿Alguna vez has escuchado hablar de ella?...

Pues te contamos que esta gran santa fue una excelente escritora, que nos dejó hermosas oraciones y bellos poemas tras su paso por esta tierra.

De hecho, en sus escritos Santa Teresita no solo nos habla del amor, sino que también nos muestra el "caminito", que en realidad fue su propio camino de santidad.

A decir verdad, estos poemas, que inicialmente fueron escritos para ser cantados, nos permiten disfrutar de versos llenos de una belleza profunda y sencilla, los cuales pueden ser bastante útiles y servirnos de apoyo al momento de orar.

Por ejemplo, con Santa Teresita podemos:

- Dar gracias a Dios y hacer una ofrenda a Jesús con cada uno de los momentos de nuestro día:

“¡Arrojarte mis flores, ofrecerte en primicia

sacrificios pequeños, mis suspiros más leves,

mis dolores más hondos, y mi dicha y mis

penas..., arrojarte mis flores y mi rosa, Señor!”

(Extracto de Arrojar flores).

- Invocar a nuestro Ángel de la Guarda:

“¡Oh ángel de mi guarda, cúbreme con tus

alas, que iluminen tus fuegos mi peregrinación!

Ven y guía mis pasos, ayúdame, ángel mío,

¡nada más que por hoy!” (Extracto de Mi Canto

de Hoy).

- Aferrarnos a Dios y recuperar la fuerza y el coraje en medio de las pruebas:

Vestí las armas del Omnipotente,

y su mano divina me adornó.

Nada me hará temer en adelante,

¿quién podrá separarme de su amor? (Extracto de Mis armas). 

- Recordar el amor infinito con el que Dios nos ama:

“Yo quiero un corazón ardiente de ternura

Que me sirva de apoyo sin jamás vacilar,

que todo lo ame en mí, incluso mi pobreza…, 

que nunca me abandone, ni me olvide jamás” (Extracto de Poema 23, Al Sagrado Corazón de Jesús).

De este modo, el mes de octubre comienza lleno de versos, y con una invitación para confiar nuestras oraciones a la maravillosa santa que hizo una hermosa promesa antes de irse al cielo: "Después de mi muerte, traeré una lluvia de rosas". Y tú, ¿te animas a tomar unos cuantos versos para rezar con Santa Teresita?

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org. -Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication  

¿Cómo meditar en los misterios del Santo Rosario?

 

¿Sabías que el mes de octubre es el mes del Santo Rosario ?... Pues te contamos que esta oración, que se reza con un rosario en mano, nos invita a meditar en distintos momentos de la vida de Cristo. De hecho, a medida que rezamos las Avemarías, nuestro corazón comienza a abrirse, poco a poco, para contemplar la belleza de estos misterios y los frutos que producen en nuestras vidas. 

Recordemos que, en cada decena del Rosario se dedica un Padre Nuestro , 10 Avemarías y 1 Gloria al Padre a uno de los 20 misterios del Rosario.

Parece complicado, ¿cierto?... Alguna vez te has preguntado ¿cómo rezar estos misterios?

Pues, ¡te explicamos cómo hacerlo!: existen muchas formas de meditar en los misterios mientras rezamos, las cuales podemos alternar o combinar, en función del tiempo que tengamos disponible, el lugar donde estemos y nuestras preferencias:

- Antes de comenzar la decena, podemos dejarnos tocar por la Palabra de Dios, mientras leemos un pasaje del Evangelio, o un solo versículo relacionado con el misterio que se va a rezar. Por ejemplo, podemos comenzar el primer misterio luminoso - el bautismo de Cristo - acogiendo el versículo del Evangelio de Mateo que dice: "Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección"; (Mateo 3:17).

- También se puede contemplar el acontecimiento relacionado con el misterio en cuestión mediante una imagen física, o visualizándolo interiormente con nuestros ojos espirituales. De esta forma, podemos estar presentes en el pesebre para meditar en el misterio de la natividad , o ser uno de los invitados a las bodas de Caná 

- Además, también podemos pedir a la Virgen que nos dé las gracias de cada misterio, a través de diferentes oraciones e invocaciones específicas para cada uno de ellos. Por ejemplo, con el cuarto misterio doloroso, -Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario- se puede pedir la paciencia en medio de las pruebas .

No olvidemos que, existen diferentes formas de fomentar y afianzar la práctica de esta hermosa oración: rezando con otras personas, yendo a la parroquia durante los momentos de oración específicos, uniéndose a un grupo de Rosario Viviente cerca del lugar donde vivimos, o simplemente descubriendo las diversas comunidades de oración en línea dedicadas al Santo Rosario .

Así que, ante tanta variedad, ¡recemos el Santo Rosario sin cesar!

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Martes, 23 de agosto de 2022

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

Después de las vacaciones, ¡retoma tus actividades con San Mateo! 

¡El 21 de septiembre celebramos a San Mateo, apóstol y evangelista!. ¿Lo conoces?... Te invitamos a descubrir a continuación algunos rasgos de su personalidad: Antes de responder al llamado de Jesús , Mateo era levita y recaudador de impuestos para los romanos. Sin embargo, luego de haberse encontrado con el Maestro, dejó su vida cómoda y bien organizada, para vivir la aventura de Cristo y anunciar la Buena Noticia.

Se puede decir que Mateo acogió con audacia y confianza lo que el Señor le entregó, por eso, ¡empezar un nuevo período escolar o laboral, lleno de retos y desafíos, junto a San Mateo, es un buen vaticinio!

Descubre con nosotros 4 hermosos pasajes del Evangelio de Mateo para retomar tus actividades laborales o escolares con mucha energía, sabiendo que:

- Jesús vino a salvarnos, sanarnos y liberarnos de todas nuestras cadenas:   “Y he aquí que un leproso se acercó, se inclinó ante él y le dijo: “Entonces un leproso fue a postrarse ante él y le dijo: «Señor, si quieres, puedes purificarme». Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». Y al instante quedó purificado de su lepra” (Mateo 8:2-3). 

- El Padre ha puesto talentos en cada uno de nosotros y nos motiva a hacerlos fructificar, según la medida de lo que nos ha sido entregado: “Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: “Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado” “Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”; (Mateo 25:22-23).

- El Señor nos necesita para trabajar en su Reino : “Entonces les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron” (Mateo 4:19-20).

- Al aceptar seguir a Jesús, podemos avanzar sin miedo: “Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción” (Mateo 6:33-34).

¡Que el regreso a tus actividades escolares o laborales esté lleno de energía e infinitas gracias!

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

Por gentileza de Sofía Villalba. Responsable América Latina & España |  Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

 

La oración irresistible del  Padre Pío

 

El Padre Pío es un santo italiano del siglo XX, cuya fiesta se celebra el 23 de septiembre. Además de ser un gran Místico y taumaturgo, también se le conoce por haber escrito varias oraciones, especialmente a la Virgen María y a su ángel de la guarda , con quien mantenía una relación bastante fuerte.

Sin embargo, probablemente, la oración más famosa del Padre Pío es una que rezaba todos los días al Sagrado Corazón de Jesús, y que tradicionalmente se conoce como la oración irresistible del Padre Pío … ¿Alguna vez te has preguntado por qué se llama así? ¿Qué tiene de irresistible esta oración? ¡Te lo explicamos a continuación!:

Concretamente, esta oración de petición de gracia se basa en tres promesas que Jesús nos hizo, y además se fundamenta en la Palabra de Dios y en la fe en Jesús, nuestro Salvador: ¡y te aseguro que no hay nada que resista a esto!... De hecho, escrito está:

“Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá” (Marcos 11:23).

Te invitamos a conocer las tres promesas de Cristo que apoyan la oración del Padre Pío:

- Mateo 7:7-8: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá”.

- Juan 14:13: “Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

- Mateo 24:35: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

No olvides que, la oración irresistible, basada en la repetición de estos versículos bíblicos y acompañada del rezo del Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria al Padre, constituye la base para hacer la novena al Sagrado Corazón de Jesús y confiarle nuestras peticiones o intenciones más preciadas.

Descubre la oración y la novena irresistible en este enlace.

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org.- -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Jueves, 21 de julio de 2022

Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

La gracia de una vida interior

El 6 de agosto, la Iglesia celebra la Transfiguración de Jesús: este episodio de la vida de Cristo -que se narra en los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas- nos ofrece una pequeña visión de Jesús en su Gloria, es decir, ¡una antesala del Cielo!

Recordemos que cuando esto ocurrió, Jesús estaba en oración, al igual que sus discípulos Pedro, Juan y Santiago, quienes pudieron presenciar tan precioso suceso:

“Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz” (Mateo 17:2).

De hecho, la transfiguración es un acontecimiento muy importante para los cristianos, y corresponde al cuarto misterio luminoso en la oración del Santo Rosario. Debido a que cada uno de los misterios del Rosario se asocia a un fruto espiritual, el misterio de la transfiguración se relaciona con el fruto de la gracia de una vida interior.

En pocas palabras, se puede decir que la vida interior se alimenta de la oración y el recogimiento, y nos permite desarrollar esta relación íntima con Dios que proviene de lo más profundo de nuestro ser. Sin embargo, en ocasiones, los ritmos diarios de nuestra sociedad actual, los diferentes estilos de vida y la diversidad de estímulos externos pueden dificultar el desarrollo adecuado de una vida interior.

¡Pero esto no es una excusa para buscar a Dios!... Por ejemplo, el verano, especialmente las vacaciones, pueden ser una buena oportunidad para bajarle un poco al ritmo que llevamos, eliminar ciertos hábitos y apartar un espacio para tener momentos de calidad con Dios. Es cierto que hacerlo puede parecer un poco complejo, al punto que quizá te estés preguntando: ¿cómo puedo regalarme cada día un tiempo de oración adicional durante el verano?

Pues, entonces te proponemos las siguientes ideas:

● ¿Qué tal si tomas unos minutos para leer y meditar en un pasaje de la Biblia?

● ¿Te animas a rezar un Rosario (o una decena del Rosario) durante un paseo diario?

● ¿Por qué no intentas tener un momento de recogimiento en la iglesia más cercana a tu destino de vacaciones?

● O sencillamente, ¿qué tal te parece si sacas unos minutos de tu tiempo, por la mañana o por la noche, para simplemente sentarte en silencio, tomar conciencia de la presencia de Dios en tu vida y escucharlo?

¡Anímate y disfruta la gracia de cultivar una vida interior hoy mismo!

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

 Por gentileza de Sofía Villalba. Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication

 

7 HERMOSAS FRASES DE SANTOS CATÓLICOS SOBRE LA VIRGEN MARÍA 

Durante el mes de agosto, celebramos la Asunción de María, y esta es una bella oportunidad para rezar un poco más a nuestra madre y reina del cielo, pues, como decía Don Bosco: “quien confía en María nunca quedará defraudado”.

A continuación, te invitamos a descubrir 7 hermosas frases de santos católicos sobre la Virgen María, que nos muestran infinidad de motivos para acercarnos a nuestra madre, sabiendo que tiene abundantes gracias para darnos:

● “Con fe, [María] escucha la Palabra de Dios, la acoge, la proclama, la venera, la distribuye a los fieles como pan de vida y, a su luz, escruta los signos de los tiempos, interpreta y vive los acontecimientos de la historia” (San Pablo VI).

● “... El silencio de la mente y del corazón: la Virgen María conserva cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Este silencio la aproximó tanto al Señor que nunca tuvo que arrepentirse de nada… ” (Madre Teresa de Calcuta).

● “Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre” (San Juan Pablo II).

● “María fue bienaventurada, porque, antes de dar a luz a su maestro, lo llevó en su seno. María es dichosa también porque escuchó la palabra de Dios y la cumplió; llevó en su seno el cuerpo de Cristo, pero más aún guardó en su mente la verdad de Cristo” (San Agustín).

● “Si Ella te tiene de la mano no te puedes hundir. Bajo su manto nada hay que temer” (SanBernardo de Claraval).

● “La inmaculada debe conquistar el mundo entero y cada individuo, así podrá llevar todo de nuevo a Dios. Es por esto que es tan importante reconocerla por quien Ella es y someternos por completo a Ella y a su reinado, el cual es todo bondad” (San Maximiliano Kolbe).

● “Me gustaría tener una voz tan fuerte para invitar a los pecadores de todo el mundo a amar Nuestra Señora. Ella es el océano que debemos cruzar para llegar a Jesús” (San Padre Pío).

Y después de haber leído estas frases tan dicientes, ¿qué tal si te animas y elevas una oración a la Virgen María para que derrame sus gracias sobre tu vida? 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Domingo, 26 de junio de 2022

 Por gentileza de Inés de Noray Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

Orar por los hijos: ¿cómo y por qué hacerlo?

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué debemos orar por nuestros hijos? Quizá puede parecer que como padres, ya tenemos suficientes exigencias, e incluso, en algunas ocasiones nos sentimos obligados a hacer ciertas cosas para que nos consideren buenos padres, y poder dar lo mejor a nuestros hijos. Aun así, aunque parezca contradictorio, orar por nuestros hijos no es una tarea que ha sido asignada para cargar más nuestro día a día, sino para hacerlo más llevadero, puesto que, aunque no nos convertirá en padres perfectos, ¡al menos nos permitirá aceptar nuestras falencias con alegría!

A decir verdad, tenemos la dicha de poder contar con un Dios que es Padre de muchos hijos, y no todos hemos alcanzado (¿aún?) la santidad… Entonces, ¿quién mejor que Él para acoger y entender nuestras preocupaciones, alegrías, preguntas, asombro, ira, y todas esas emociones que sentimos como madres y padres? 

En ese orden de ideas, te proponemos:

 Orar para compartir. No nos quedemos solos con las dificultades que experimentamos ante nuestros retos como padres, más bien, acudamos a la oración para expresar, aunque sea en el secreto de nuestro corazón, lo que estamos viviendo y sintiendo. De hecho, confiarnos al Señor, de manera individual o colectiva (por ejemplo con los grupos de oración de madres o de padres), nos permite abrirnos a la gracia divina.

 Orar para delegar. Un proverbio africano dice que “hace falta un pueblo para educar a un niño”, pero nosotros como cristianos somos afortunados, pues tenemos todo el Cielo de nuestro lado para acompañar a nuestros hijos en su diario vivir: ¡dejémonos guiar por el Espíritu Santo, pidamos a la Santísima Virgen que desate los nudos de nuestras vidas, permitamos que San José y los santos patronos de nuestros hijos nos ayuden, y recemos a nuestros ángeles de la guarda para que velen por ellos!

 Orar para recargar las pilas: para poder dar mucho amor, debemos estar llenos de él. No olvidemos que, como padres, es necesario acoger constantemente nuestra posición de hijos de Dios y dejarnos llenar del amor infinito y misericordioso del Padre. ¿Qué tal si nos acercamos a Él y le decimos “Abba, Padre”, cada vez que necesitemos volver a recargar nuestros corazones de padres?

 

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org -Traducido del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar

Por gentileza de Inés de Noray Association Hozana | Alternante en Webmarketing & Communication 

 

6 hermosas expresiones de origen bíblico

 

… La manzana de Adán, llorar como una Magdalena, lavarse las manos, cargar con la cruz… Muchas de las expresiones cotidianas que oímos y utilizamos a diario han sido tomadas de la Biblia, es decir, de los relatos o de los personajes bíblicos; incluso, algunas de ellas retoman, casi que al pie de la letra, una parte de algunos versículos de las Escrituras. En otras palabras, sin siquiera darnos cuenta, en nuestro diario vivir podemos estar citando la palabra de Dios más a menudo de lo que pensamos.

Por tal motivo, en esta ocasión queremos presentar 6 hermosas expresiones, de origen bíblico, que pueden ayudarnos a dar un toque sutil de sabiduría de Dios a nuestras conversaciones diarias.

“No hay nada nuevo bajo el sol”: esta expresión proviene del libro del Eclesiastés (también llamado Qohelet) que fue escrito varios siglos antes de Jesucristo: “Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo se hará: ¡no hay nada nuevo bajo el sol!” (Eclesiastés 1:9). De hecho, este pasaje es una invitación a tomar distancia y ¡ver la vida desde otra perspectiva!

“Cada día trae su propio afán”: esta es una expresión preciosa, que nos invita a abandonar nuestras preocupaciones y angustias por el futuro, para vivir el momento presente. Recordemos que, aunque Jesús nos compartió estas palabras en su Sermón del monte hace muchos siglos atrás, ellas siguen siendo vigentes y se pueden aplicar a nuestra realidad actual: “Así que, no se afanen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal” (Mateo 6:34).

“Nadie es profeta en su tierra”: no nos sintamos mal cuando nos falte la gratitud de nuestros seres queridos, o cuando nuestros allegados rechacen nuestros consejos, más bien pensemos en que ¡Jesús ya nos lo había advertido en su palabra!: “Después agregó: «Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra»” (Lucas 4:24).

“Eres la niña de mis ojos”: esta es una hermosa frase para dirigirse a las personas que queremos y que son de gran estima para nosotros. De hecho, la Biblia describe varias veces esta relación tan cercana de Dios con su pueblo: “Lo halló [su pueblo], en tierra desértica, en medio de la soledad rugiente del desierto. Lo rodeó, lo cuidó, lo guardó como a la niña de sus ojos” (Deuteronomio 32:10).

“Sembrar la cizaña”: esta expresión proviene de la parábola del trigo y la cizaña que Jesús compartió a sus seguidores, y se refiere a la manera como el adversario puede actuar a través de las personas para sembrar la discordia, la contienda y generar desacuerdos en un grupo: “Y les propuso otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos dormían vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue»” (Mateo 13:24-25). 

“Quien siembra vientos recoge tempestades”. Esta expresión no solo es muy hermosa, sino también muy poderosa, pues retoma las palabras del profeta Oseas, quien al ver que el pueblo de Israel se alejaba de Dios, les habló diciendo: “Porque siembran vientos, recogerán tempestades” (Oseas 8:7).

¿Qué tal si nos llenamos de la Palabra de Dios para irradiar su luz en nuestras conversaciones cotidianas?

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org -Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez


 | Enviar
Viernes, 24 de junio de 2022

Reflexión a las lecturas del domingo trece del Tiempo Ordinario C ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuel Pérez Piñero bajo el epígrafe "ECOS DEL DÍA DEL SEÑOR"

Domingo 13º del T. Ordinario C

 

La segunda parte del Evangelio de San Lucas que comenzamos hoy, está estructurada como un camino hacia Jerusalén. El libro de los Hechos de los Apóstoles, escrito también por San Lucas, se estructura al revés: De Jerusalén, a toda Judea, a Samaría y hasta los confines de la tierra como había dicho el Señor (Hch 1, 8).

Domingo tras domingo, iremos contemplando los “hechos y dichos” de Jesús en medio de este caminar hacia la ciudad santa. ¡Y el seguimiento de Cristo se va planteando en este contexto!

Nosotros no conocemos con exactitud la naturaleza de las exigencias concretas de Cristo que contemplamos en el Evangelio de hoy. Algunos dicen, por ejemplo, que “enterrar al padre” puede significar cuidarle hasta que muera para seguir después al Señor. No lo sabemos.

Pero ¿a qué va Jesucristo a Jerusalén?

San Lucas nos lo indica cuando dice: “Cuando se completaron los días en que iba a ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de caminar a Jerusalén. Y envío mensajeros delante de él”.

Lo cierto es que acaba de anunciarles a los discípulos, por segunda vez, su muerte y resurrección (Lc 9, 44). Por tanto, desde ahora, el camino de Jesús a Jerusalén va en la dirección de su pasión y su gloria que culminará en la Ascensión.

En este contexto, el discípulo tiene que comprender que no puede ser superior al Maestro y es lógico que éste se presente particularmente exigente.

De esta manera, se quiere subrayar que el Reino de Dios está por encima de todo, también de los deberes familiares y personales.

Además estas exigencias están situadas en medio de ese caminar hacia la ciudad santa, y, por tanto, se necesita una respuesta rápida y radical.

Pero usar la fuerza, la violencia y la venganza aunque sean del cielo, como quieren los hijos de Zebedeo, no entra en los planes de Dios. Por eso Jesús les regaña y se marchan a otra aldea.

Según lo que venimos diciendo nosotros tenemos que seguir a Jesucristo con la libertad recta y madura que nos enseña Pablo en la segunda lectura, y en la que nos anima a un seguimiento valiente de Cristo viviendo según el Espíritu y renunciando a los deseos y a las obras de la carne.

En otro contexto se sitúa la lectura del libro de los Reyes, que escuchamos en primer lugar: Elías llama a Eliseo a un seguimiento radical pero le da ocasión de despedirse de su familia y resolver sus asuntos más urgentes antes de seguirle. Se trata de circunstancias distintas a las del Evangelio y con un planteamiento diferente.

A nosotros puede sorprendernos todo esto porque no estamos acostumbrados a poner a Jesucristo y a su Reino en el lugar que le corresponde. Si somos sinceros, cuántas veces lo dejamos para el último lugar: Primero yo, mi familia, mis cosas y mis intereses; después, Cristo y su Reino. ¡Así, muchas veces, pretendemos dar a Dios las sobras como hacemos con el perro de casa!

¡Pero esto es inaceptable; y Jesucristo nos lo recuerda en este texto con mucho vigor!          

También debemos retener aquellas palabras del Señor: “El que echa la mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el Reino de Dios”.

Jesús habla, por tanto, de su seguimiento con toda claridad, para que no haya engaños. Por eso, cuando le dice aquel hombre: “Te seguiré adonde vayas”, Jesús le advierte: “Las zorras tienen madriguera y los pájaros, nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”.

Termino deseándoles todo lo mejor en este largo camino hacia Jerusalén que constituye, este año, la Liturgia de cada domingo en la segunda parte del Tiempo Ordinario.

Ojalá que, a cada paso, podamos ir repitiéndole al Señor la expresión de aquel que le dice: “Te seguiré adonde vayas”.

                                                                                                   ¡FELIZ DÍA DEL SEÑOR!


Publicado por verdenaranja @ 11:44  | Espiritualidad
 | Enviar
Viernes, 17 de junio de 2022

Reflexión a las lecturas del domingo del Corpus Christi ofrecida por el sacerdote Don Juan Manuel Pérez Piñero bajo el epígrafe "ECOS DEL DÍA DEL SEÑOR"

Domingo de Corpus C

 

Desde antiguo, los cristianos acostumbramos a considerar en la Eucaristía tres cosas: Presencia Sacramental de Cristo, Sacrificio Pascual del Señor y Banquete de los cristianos. La Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo que celebramos este domingo, trasladada del jueves, centra nuestra atención en estas tres realidades.

Desde el origen de esta fiesta, se ha querido subrayar, de un modo especial, la presencia de Cristo en la Eucaristía también fuera de la Santa Misa. En la procesión con el Santísimo, tan característica del Corpus, se hacen todos los esfuerzos para conseguirlo.

Esta presencia de Cristo tiene su origen en el “memorial” de la Cena Pascual que se realiza en el altar cada vez que se celebra la Santa Misa. Es lo que escuchamos en la segunda lectura de hoy: “Cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva”.

Memorial es un neologismo que se hace necesario para poder expresar, de algún modo, lo que no sucede en ningún otro orden de la naturaleza: Un hecho del pasado, la Cena del Señor, que adelanta allí su muerte y resurrección, y que ahora, en nuestro tiempo, no sólo se recuerda sino que además, se actualiza y se hace presente como si estuviera sucediendo de nuevo.

El sacrificio de pan y del vino que ofrece Melquisedec, y que contemplamos en la primera lectura, prefigura el Sacrificio de Cristo bajo las especies de pan y de vino. Es el Cuerpo “que se entrega”; es la Sangre “que se derrama”. ¡Y se hace necesario siempre avivar nuestra fe ante un misterio tan grande!

Pero nunca podemos olvidar que la Eucaristía es siempre comida y bebida, la más grande, sabrosa y sagrada del pueblo cristiano.

En el Evangelio de hoy contemplamos cómo los discípulos están preocupados por la comida de aquel inmenso gentío y van a decírselo al Señor: “Hace falta que vayan a los lugares cercanos donde puedan encontrarla”.

¡Nosotros, como ellos, constatamos que sin alimento no hay vida. Es imposible.

Y cuando Jesús se decide realizar la multiplicación de los panes y de los peces, pronuncia una bendición que recuerda la de la Última Cena.

Hoy y siempre deben resonar en nuestros corazones las palabras del Señor en aquella noche memorable: “Tomad y comed…” “Tomad y bebed…” ¡Y de esta manera, nos manda celebrar la Santa Misa y hace sacerdotes de la nueva alianza a sus discípulos!

Y ya sabemos que en la solemnidad del Corpus se celebra la Jornada Nacional de Caridad. ¡Es normal que sea así, porque la Eucaristía es signo, fuente y exigencia de amor! Y se nos advierte siempre que, después de la comunión eucarística, tenemos que “demostrar con obras de caridad, piedad y apostolado lo que ha recibido por la fe y el sacramento”.

Con aquel milagro Cristo nos manifiesta que el Reino de Dios no consiste sólo en palabras sino también en pan y en atención material además de la espiritual. De aquí, en la Iglesia, la realidad de Cáritas y otras más. Por eso Él proclama: “Buscad sobre todo el Reino de Dios y su justicia y todo esto se os dará por añadidura”. (Mt 6, 33).

En medio de tantas necesidades de todo tipo que la terrible crisis actual manifiesta y acentúa, los cristianos hemos de considerar también dirigido a nosotros lo que dice Jesucristo a los discípulos en el Evangelio de esta solemnidad: “Dadles vosotros de comer”.

                                                              

                                                                                                  ¡FELIZ DÍA DEL SEÑOR!


Publicado por verdenaranja @ 12:21  | Espiritualidad
 | Enviar