Domingo, 12 de febrero de 2006
(El D?a, 12 - II. Barbuzano) Una de las historias m?s curiosas relacionadas con el incendio del Obispado es la de la supervivencia de los cuatro peces de la fuente de piedra del patio central del edificio, que qued? intacta, adem?s de la imagen de la Virgen de Candelaria que remata dicho ornamento.

El fuego no logr? recalentar el agua fr?a en la que deben vivir los peces y el viento que sopl? hacia el interior del edificio mantuvo una temperatura adecuada. Y, por si fuera poco, los miles de litros de agua que cayeron en la Casa Salazar no les perjudicaron ni tampoco, como pudo haber ocurrido, los lleg? a desplazar fuera de la fuente. Pero lo m?s incre?ble es que miles de piedras y tejas cayeron alrededor de la fuente, aunque ninguna dentro de ella.

Muchos son los que han querido ver en los peces que se salvaron un s?mbolo de que se destruy? lo recuperable, como maderas o muros, pero que la vida sigui? latiendo en la casa desde donde el obispo dirige la Di?cesis de Tenerife, como si ello quisiera indicar que la fe es indestructible, ya que los peces representan al cristianismo.

Hasta ahora, sin embargo, no se ha sabido lo que ha sido de los peces tras el incendio. Indagar en ello hace que hallemos datos muy curiosos que formar?n parte de la desgraciada historia del incendio de la Casa Salazar.

Todo empieza hace a?os en la calle N??ez de la Pe?a, donde el Obispado compra cuatro peces para la fuente del patio central en la pajarer?a Anican. Se trata del mismo establecimiento donde el ch?fer del obispo siempre les ha comprado la comida.

La vida de estos animales transcurri? pl?cida en la fuente hasta el pasado 23 de enero, fecha del incendio. Al d?a siguiente, los bomberos y t?cnicos descubrieron que hab?an sobrevivido a la cat?strofe. Por la tarde, personal especializado sac? los peces de la fuente y el propio ch?fer del obispo, Jes?s Robles, se present? con ellos en la pajarer?a Anican.

El propietario de la tienda de animales, Francisco Javier Fern?ndez, comenta lo que presenci?: "El ch?fer del obispo tra?a los peces en un cubo con agua, envueltos en cenizas y oliendo todav?a a humo".

Lo primero que pens? Francisco Javier es c?mo aquellos peces de agua fr?a soportaron las elevadas temperaturas que rodearon la fuente. Mientras trataba de buscar una respuesta, decidi? que hab?a que actuar r?pidamente, por lo que deposit? los peces en un acuario especial y les administr? un tratamiento antiestr?s y un alimento medicado para prevenir posibles enfermedades, ya que hab?an estado en contacto con cenizas y con el agua de los bomberos y del helic?ptero, de la que no se sab?a su procedencia y pod?a contener algo que perjudicara sus vidas.

Los peces, que son de varias especies, un cometa de color blanco y tres colas de velo rojos, dos de ellos de la variedad oranda, se recuperaron, y el pasado d?a 9, tras finalizar el tratamiento, fueron retirados de nuevo por Jes?s Robles, quien los tiene ahora en su casa.

Antes, los d?as posteriores al incendio, un ni?o hab?a entregado en Tejina un sobre al obispo, Bernardo ?lvarez, que conten?a 50 euros y cuyo objetivo era que a los peces no les faltara la comida.

Traslado a Anchieta

La pr?xima semana los cuatro peces ser?n trasladados a la Casa de Jos? de Anchieta, donde se encuentra ubicado el Obispado tras cederle de formar provisional dicho edificio el Ayuntamiento de La Laguna.

En esta antigua casa ser?n ubicados en una gran pecera no s?lo para que sigan acompa?ando a todos los que trabajan por la Di?cesis de Tenerife, sino para quienes deseen ver a los aut?nticos testigos del incendio.

Nadie olvida que los peces han jugado un papel importante en la historia de cristianismo, ya que, por ejemplo, se ha comprobado que en una iglesia cristiana de Israel, considerada como la m?s antigua, de los siglos II o IV despu?s de Cristo, aparecieron dibujos de peces como s?mbolo de esta religi?n. Ahora tambi?n han entrado a formar parte de la historia de La Laguna.
Publicado por verdenaranja @ 20:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios