Mi?rcoles, 15 de febrero de 2006
15 de Febrero
(ZENIT.org).- Los predilectos de Dios son los humildes, explic? Benedicto XVI este mi?rcoles al comentar el ?Magn?ficat? (Lucas 1, 46-55), el canto de la Virgen Mar?a al visitar a su prima Isabel.
Los humildes, explic? el Papa, en la Biblia, son los ?pobres?, ?no s?lo por el desapego a toda idolatr?a de la riqueza y del poder, sino tambi?n por la humildad profunda del coraz?n, desnudo de la tentaci?n del orgullo, abierto a la gracia divina salvadora?.
Con esta meditaci?n concluy? el ciclo de catequesis sobre los salmos y c?nticos de la Liturgia de las Horas y de las V?speras que hab?a comenzado Juan Pablo II en abril de 2001.

En su intervenci?n el Santo Padre dej? en numerosas ocasiones a un lado los papeles para ofrecer pensamientos personales con el objetivo de ayudar a acercar el texto a los nueve mil peregrinos que se encontraban reunidos en el Aula Pablo VI del Vaticano.
Como los fieles venidos para participar en el encuentro eran demasiado numerosos, el Papa se hab?a encontrado antes con otros 7.800 peregrinos, en buena parte estudiantes italianos y miembros de la nueva familia eclesial de la Comunidad de San Juan, en la Bas?lica de San Pedro del Vaticano.
El canto de Mar?a, explic? durante la catequesis, surge de la conciencia ?de que tiene una misi?n que cumplir por la humanidad y de que su vida se enmarca en la historia de la salvaci?n?.
Al mismo tiempo, a?adi?, muestra c?mo ?el Se?or de la historia? ?se pone de parte de los ?ltimos?.
?Con frecuencia, su proyecto queda escondido bajo el terreno opaco de las vicisitudes humanas, en las que triunfan "los soberbios", "los poderosos" y "los ricos"?, reconoci? el Papa.
?Sin embargo --a?adi?--, al final, su fuerza secreta est? destinada a manifestarse para mostrar qui?nes son los verdaderos predilectos de Dios: los "fieles" a su Palabra, "los humildes", "los hambrientos", "Israel, su siervo", es decir, la comunidad del pueblo de Dios que, como Mar?a, est? constituida por quienes son "pobres", puros y sencillos de coraz?n?.
?Es ese "peque?o reba?o" al que Jes?s invita a no tener miedo, pues el Padre ha querido darle su reino?, aclar?.
De este modo, el sucesor de Pedro exhort? ?a asociarnos a este peque?o reba?o, a ser realmente miembros del Pueblo de Dios en la pureza y en la sencillez del coraz?n, en el amor de Dios?.
Benedicto XVI concluy? con un pasaje compuesto por san Ambrosio, arzobispo de Mil?n que calific? de ?sorprendente?.
?Que en cada quien el alma de Mar?a ensalce al Se?or, que en cada quien el esp?ritu de Mar?a exulte al Se?or; si, seg?n la carne, Cristo tiene una sola madre, seg?n la fe todas las almas engendran a Cristo; cada una, de hecho, acoge en s? al Verbo de Dios?, dec?a el doctor de la Iglesia fallecido en el a?o 397.
?Nos invita a ofrecer al Se?or una morada en nuestra alma y nuestra vida --termin? diciendo el Papa--. No s?lo tenemos que llevarle en el coraz?n, sino que tenemos que llevarle al mundo, para que tambi?n nosotros podamos engendrar a Cristo para nuestros tiempos?.
ZS06021505
Publicado por verdenaranja @ 22:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios