Mi?rcoles, 15 de marzo de 2006
15 marzo 2006
(ZENIT.org).- La Cuaresma es tiempo para aprender a amar a Dios y a los m?s necesitados, explic? este mi?rcoles Benedicto XVI al saludar en once idiomas a los 30 mil peregrinos presentes en la audiencia.
Dirigi?ndose en italiano a los j?venes, a los enfermos que estaban entre las primeras filas, y a los reci?n casados, que hab?an venido a la plaza de San Pedro con sus trajes de la ceremonia nupcial, les alent?, en este per?odo de preparaci?n para la pasi?n, muerte y resurrecci?n de Cristo, ?a imitar la adhesi?n filial de Jes?s a la voluntad del Padre?.
Esto significa, dijo al hablar en checo, que en esta Cuaresma es necesario pedir ?al Se?or una conversi?n aut?ntica y profunda?.
De este modo, dijo luego en esloveno, estos d?as servir?n para crecer en ?la fe, la esperanza, y el amor cristiano?.
Por eso, pidi? al hablar en croata que ?vuestros corazones est?n todav?a m?s abiertos a las necesidades del pr?jimo que se encuentra en la necesidad, dando testimonio con vuestra vida de Cristo, que se entreg? por nosotros, am?ndonos hasta el final?.
Publicado por verdenaranja @ 22:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios