Jueves, 23 de marzo de 2006
Carta a mi querido te?filo n? 22, Julio-Agosto

?Hola! mi querido amigo Te?filo: Paz y bien.

Con cu?nto respeto acabo de leer tu carta un tanto fuerte y complicada. Despu?s de le?da muy lentamente y en un profundo silencio, me he parado a pensar: ?qu? desea de m? mi buen Te?filo? ?en qu? le puedo ser ?til? ?qu? papel puedo jugar en ese entramado tan delicado de una persona como t?, tan preparada para la vida, que te has batido luchando ?brazo partido?, que has superado una infinidad de obst?culos, en esta dura carrera de la vida? Conozco tu tenacidad, tu capacidad tan grande de sufrimiento y s? que si te encuentras una gran piedra en tu camino y no la puedes quitar porque pesa mucho, la saltas, sin m?s, y... adelante.
S? tambi?n que, a veces, aparentas ser una persona muy exigente y casi implacable, como si los problemas no te importaran nada y en el fondo sientes una impresionante soledad que desbarata todos tus planes. S? tambi?n que ahora mismo no eres feliz, que no te sientes realizado en tu profesi?n y que por tanto no rindes al cien por cien y entonces caminas ?a remolque?. S? tambi?n que quieres dar la impresi?n de persona dura y curtida, como si pasaras de todo, como si estuvieras conforme con lo que haces. Sin embargo, la verdad es que no has encontrado el modo de mejorar en la importante maquinaria de la vida, y caminas por senderos que no te gustan, y no has podido conseguir el librarte de complejos y dejar de ser t?, t?. Es verdad, como bien dices, que, aunque alguien crea lo contrario, eres muy sensible, y en modo alguno resbalas de esta situaci?n un tanto ingrata o te da rabia de tu propia actitud que parece como un popurr? mal organizado.
Mi querido amigo Te?filo, cu?nto siento verte luchando impotente, trag?ndote carretas y carretones, abri?ndote paso en medio de un laberinto casi cerrado por todas partes y buscando angustiado una salida por donde poder respirar, y lo que encuentras son todo tapones. ?Sigue insistiendo, porque hay salida de seguro! ?Qu? dif?cil es conseguir ser feliz! ?verdad? Tiene la felicidad tantas teclas que siempre hay alguna que desafina. Es un aut?ntico arte el saber convivir, en medio de tantos desenga?os, de tanta envidia, de tanta falsedad e hipocres?a, de tantos prejuicios e injusticias, pero t? no te me acoquines ahora, ni tires la famosa toalla. Esto ser?a lo m?s f?cil y el hazme re?r de tantos que no te quieren. No tienes que darles el gusto y ?echar pa'lante? mi buen amigo, a pesar de los malentendidos, de las sonrisitas burlonas, de los cuchicheos, de los comentarios sin pruebas, a pesar de las mentes retorcidas que parece que s?lo est?n en el mundo para interceptar ideales gigantescos y paralizar la marcha de la historia: ?pobres personas! que no tienen otra perspectiva que impedir que otros hagan lo que ellos no han sido capaces de hacer.
Me dir?s ?cu?nto m?s tendr? que aguantar? quiz? hasta que los dem?s se cansen. Exteriormente t? no tienes que demostrar a nadie que est?s derrumbado, harto, desenga?ado o frustrado. La vida es muy bonita y bella, pero los habitantes de este planeta, bastantes veces, somos muy crueles e injustos. Me da alegr?a, mi querido amigo Te?filo, de que te sientas inc?modo con la hipocres?a, que no seas c?mplice de las incongruencias y de las falsedades, ni siquiera para poder sobrevivir. Tienes que ser optimista aunque todo te parezca imposible. Y debes seguir creyendo que es muy posible un cambio, y que no debes desistir de tu empe?o de ver realizados tus sue?os. T? tienes que agarrarte a clavos m?s fuertes y hacer una muralla inexpugnable. Cristo revolucion? todo su tiempo aunque le cost? la vida. San Francisco de As?s, con su santa terquedad, cambi? el rumbo de la Edad Media. Luther King, consigui? sin violencia cambiar la historia de los negros y sus derechos en todos los Estados Unidos, aunque tambi?n le cost? la vida. T? debes creer en tus ideales y echar adelante. Es verdad cuanto dices, sobre la situaci?n en la que te desenvuelves; pero no basta descubrir la enfermedad, hay que poner los medios para curarla. No podemos hacerle el gusto al que quiere vernos anulados o humillados.
S? que el problema no es tu trabajo, ni el lugar, son las personas que se cruzan en tu camino y sin darte cuenta, aguantando, aguantando, te has metido en un t?nel muy oscuro y con falta de aire. Est?s que te asfixias; pero puedes estar seguro mi querido Te?filo, que ese t?nel tiene salida y queda poco para que se vea nuevamente la luz y aparezca de repente un nuevo paisaje maravilloso y entonces dir?s que ha valido la pena cruzar ese horroroso t?nel, quiz? un poco largo.
S? de sobra que has sufrido mucho, que te han hecho mucho da?o, y que los que te perjudican o te han perjudicado, siguen en tu entorno, y de alguna manera unidos a la misma cadena, y por eso te dan miedo y te asustan. Pero yo a?n creo en ti, en tu constancia, en que tienes madera de h?roe o de santo. Vamos a ver ?por qu? tienes que ser t? el que tiene que salirse de esa cadena, sabiendo que la historia te necesita precisamente ah?? Si t? crees realmente en tu proyecto, defi?ndelo a capa y espada. ??rboles m?s grandes han ca?do?. Tienes que decirte a ti mismo: ?no me van a poder, no me van a hacer desistir de mis ideales, no me van a hacer retroceder, ni las palabras hirientes, ni los desprecios o marginaciones venidas a?n de gente que quiz? est?n muy arriba, ni me van a poder ni siquiera la traici?n de alguno que yo cre?a amigo, ni me van a achicar los que de alguna manera me quieren anular como persona, o me quieren desacreditar, con sospechas o comentarios, sin pruebas, ni tampoco quiero que me sientan pena, que quiz? es una falsa m?s, en el fondo a lo mejor se alegran de mi desgracia. Tengo que sorprenderles con mi actitud humilde, pero coherente y valiente. Tengo que echarle coraje a la vida sin miedo a caer en el olvido?
Lo que has de tener claro, mi muy querido amigo Te?filo, de que no est?s solo, ni te sientas abandonado o marginado. Conozco tu sencillez y tu transparencia, y que no buscas sobresalir ni eclipsar a nadie; pero, si sobresales, a pesar de todo, por tus cualidades, tampoco puedes ocultar tus valores, ni puedes rendirte ante las injusticias, sabedor de que la verdad siempre ha triunfado al final, y que s?lo ?los quijotes triunfan?. Sin embargo, tengo de experiencia de que no hay triunfo grande sin una lucha encarnizada, y que a grandes obras, grandes problemas, pero tambi?n grandes personas detr?s para salir airosos de las pruebas, y que los grandes oc?anos son los que tienen las aguas m?s limpias y que el agua empantanada s?lo produce podredumbre, malos olores y muerte.
Bueno, y tienes que dar por descontado, que cuentas conmigo como uno de tus aliados, y ciertamente, que puedes seguir teni?ndome como leal compa?ero de viaje. Vamos a seguir adelante, de todos modos. Este no ser? el ?ltimo encuentro. Otro d?a hablaremos m?s. Entre tanto, pido al buen Dios en el cual los dos creemos, te d? fuerzas para continuar.
A. M. H. H.
Publicado por verdenaranja @ 22:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios