Lunes, 03 de abril de 2006
"Donde dos o tres est?n reunidos en mi nombre,
all? estoy yo en medio de ellos" (Mt. 18,20)



Mensaje con ocasi?n del V Encuentro Mundial
de las Familias con el Papa, en Valencia
Madrid, 31 de marzo de 2006


Queridos hermanos:

El Papa Benedicto XVI nos convoca en el nombre del Se?or para celebrar el don divino de la familia.

Los Pastores de la Iglesia en Espa?a, reunidos en Asamblea Plenaria, os invitamos cordialmente a todos a acudir al V Encuentro Mundial de las Familias con el Papa, que tendr? lugar en Valencia del 1 al 9 del pr?ximo mes de Julio. Jesucristo se har? presente, con la fuerza del Esp?ritu Santo, para fortalecer y alegrar a su Iglesia, enviando a las familias cristianas a vivir y anunciar el Evangelio.

1. El quinto Encuentro Mundial

El Papa viene a Valencia a anunciar el Evangelio de la familia, cuyo valor es central para la sociedad y la Iglesia. Las familias del mundo y, en particular las de Espa?a, est?n preparando ya con ilusi?n ese momento singular de gracia.

Juan Pablo II, que convoc? el primer Encuentro Mundial en 1994, ya se?al? que en la familia se fragua el futuro de la humanidad. Desde entonces, centenares de miles de familias de los cinco continentes se re?nen cada tres a?os, en torno a Jesucristo, para rezar, celebrar, compartir y anunciar con alegr?a al mundo entero el maravilloso tesoro que, como Iglesias dom?sticas, llevan consigo.

Esta hora de la historia, llena de graves interrogantes y de profundas esperanzas, exige la participaci?n de todos. Los que puedan har?n el esfuerzo de ir a Valencia. Merecer? la pena. Quienes no puedan acudir se unir?n a los objetivos del Encuentro en colaboraci?n activa y orante desde sus casas o desde sus parroquias y comunidades.

2. El Evangelio del matrimonio y de la familia

Los Encuentros Mundiales de las Familias tienen como objetivo fundamental ayudar a fortalecer la identidad de la familia, basada en el matrimonio, como lugar en el que las personas reciben el don de la vida y los impulsos humanos necesarios para saber vivirla con dignidad. Se trata, en definitiva, de la construcci?n s?lida del hogar del amor. S?lo el amor verdadero da vida y ofrece condiciones humanas para vivir. He ah? la buena noticia de la familia: ?el hogar del amor, humanizador y fecundo, es posible y es necesario!

Siempre ha sido importante anunciar con cuidado y con vigor el Evangelio de la familia. Hoy es particularmente urgente. Nuestro pueblo aprecia mucho la familia. Los j?venes la valoran y desean crear una familia feliz, a pesar de las dificultades. Hay fuerzas empe?adas en desfigurar la realidad misma del matrimonio ante las nuevas generaciones, pero creemos que ser esposo y esposa, padre y madre, es algo imprescindible para formar un hogar sobre el quicio del matrimonio.

El Encuentro de las Familias ser? una ocasi?n privilegiada para descubrir y proclamar de nuevo la belleza de la vocaci?n matrimonial. El matrimonio es el modo espec?fico en el que los esposos son disc?pulos de Jes?s. Se trata de una vocaci?n inscrita en la realidad de la persona que, en cuanto var?n o mujer, tiende a una comuni?n de vida y amor, capaz de poner en el mundo una fuerza creadora de vida humana semejante a la del mismo Creador, como imagen viva del Amor originario que Dios es.

3. La transmisi?n de la fe en la familia

Ya en los primeros momentos del cristianismo la familia aparece como transmisora de la fe de los padres. El lema del Encuentro de Valencia, ?La transmisi?n de la fe en la familia?, nos permite recordar que la familia es el lugar id?neo para acoger a los hijos y para cuidar de su salud corporal y espiritual: es el ?mbito de la ecolog?a humana, santuario de la vida y esperanza de la sociedad. Una Iglesia pujante y evangelizadora pasa por la familia como instituci?n b?sica para transmitir la fe.

?La transmisi?n de la fe encuentra en la familia un entramado de comunicaci?n, afecto y exigencia que permite hacerla vida. En el ?mbito de las relaciones personales se produce el despertar religioso que tan dif?cilmente se logra en otras circunstancias. Igualmente, es un lugar privilegiado para aprender la oraci?n. En la familia la plegaria se une a los acontecimientos de la vida, ordinarios y especiales. La oraci?n familiar es germen e inicio del di?logo de cada hombre con Dios. El seno de la familia es el primer lugar natural para la preparaci?n de los sacramentos. ?stos santifican esos acontecimientos b?sicos que constituyen la historia misma de la familia: el nacimiento de los hijos, su crecimiento, el matrimonio y la muerte de los seres queridos (?) Por otro lado, la misma familia, como iglesia dom?stica, est? indicando a todo el pueblo de Dios c?mo debemos entender la comuni?n eclesial que lo anima. Porque la Iglesia es una familia: la familia de los hijos de Dios, en donde nos re?ne una fraternidad que se basa en la paternidad divina y en la maternidad eclesial, donde cada miembro es valorado por lo que es y no por lo que hace o tiene?[1].

4. Una hora de gracia para las familias

Nuestra atenci?n, y la de todos vosotros, a la salud material y espiritual de las familias se va notando en que, poco a poco, nuestra Iglesia es cada vez m?s una Iglesia de las familias, donde ellas mismas, acompa?adas por los sacerdotes y alentadas por tantos consagrados, en el seno de diversas realidades eclesiales de vocaci?n familiar, asumen el protagonismo que les corresponde en la obra evangelizadora de la Iglesia.

El Encuentro de Valencia ser?, sin duda, un paso importante en el camino que la Iglesia en Espa?a est? recorriendo a favor de la familia y con las familias. All? nos conoceremos mejor unos a otros y estrecharemos lazos de amistad; descubriremos nuevas posibilidades, viendo lo mucho que se hace entre nosotros y en todo el mundo por la familia; y celebraremos a Jesucristo, unidos a toda la Iglesia cat?lica, especialmente visible con la presencia del Papa.

5. Programa previsto

Informaos en vuestras di?cesis, parroquias, movimientos, o por medio de la p?gina web del encuentro (www.emf2006.org) de c?mo se puede participar en los actos programados.

Del 1 al 7 de julio tendr?n lugar en el recinto ferial de Valencia, de modo simult?neo, la llamada Feria Internacional de las Familias y el Congreso Internacional teol?gico-pastoral sobre la familia, que se desarrollar? del 4 al 7 de julio. Es posible participar en ambos acontecimientos y hacerlo de modo adaptado a las diversas edades e intereses.

El d?a 7, por la noche, se celebrar? un rosario de antorchas con las familias en la Playa de la Malvarrosa.

Los d?as 8 y 9 de julio tendr?n lugar los actos culminantes del Encuentro, presididos por Benedicto XVI: el Encuentro festivo y testimonial del s?bado, d?a 8, por la tarde, y la Celebraci?n de la Eucarist?a, el domingo d?a 9, a primera hora de la ma?ana.

Os invitamos a rezar ya desde ahora por el ?xito y los frutos espirituales del Encuentro Mundial de las Familias en Valencia. Nos encomendamos a la Sagrada Familia de Nazaret y, en especial, a Mar?a, Madre de la Iglesia y Virgen de los Desamparados.

?sta es la Oraci?n por el Encuentro:

Oh, Dios, que en la Sagrada Familia
nos dejaste un modelo perfecto de vida familiar
vivida en la fe y la obediencia a tu voluntad.

Ay?danos a ser ejemplo de fe y amor a tus mandamientos.
Soc?rrenos en nuestra misi?n de transmitir la fe a nuestros hijos.
Abre su coraz?n para que crezca en ellos
la semilla de la fe que recibieron en el bautismo.
Fortalece la fe de nuestros j?venes,
para que crezcan en el conocimiento de Jes?s.
Aumenta el amor y la fidelidad en todos los matrimonios,
especialmente aquellos que pasan por momentos de sufrimiento o
dificultad.
Te pedimos que este tiempo
de preparaci?n al Encuentro Mundial de las Familias
sea un tiempo de intensa experiencia de fe
y de crecimiento para nuestras familias.
Derrama tu gracia y tu bendici?n sobre todas las familias del mundo,
especialmente aquellas que se preparan
para el pr?ximo Encuentro Mundial de las Familias en Valencia.
Bendice tambi?n a nuestro Papa Benedicto.
Dale sabidur?a y fortaleza,
y conc?denos el gozo de poderlo recibir en Valencia
junto con las familias de todo el mundo.

Unidos a Jos? y Mar?a,
Te lo pedimos por Jesucristo tu Hijo, nuestro Se?or. Amen.
Publicado por verdenaranja @ 23:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios