Mi?rcoles, 05 de abril de 2006
CIUDAD DEL VATICANO, mi?rcoles, 5 abril 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI explic? este mi?rcoles en la audiencia general que la ?la Iglesia del amor es tambi?n la Iglesia de la verdad?.

Al dirigirse a los 30.000 peregrinos que volv?an a llenar la plaza de San Pedro del Vaticano en menos de una semana, el Papa dedic? su intervenci?n al ?servicio de la comuni?n? en la Iglesia.

La catequesis, que contin?a con la serie de meditaciones comenzadas el 15 de marzo sobre el designio originario de Jes?s para su Iglesia, afront? en esta ocasi?n la gran paradoja del cristianismo: por un lado, ?existe una relaci?n ?ntima entre el Esp?ritu Santo y la Iglesia?; por otro, esta relaci?n ?no anula nuestra humanidad con toda su debilidad?.

De este modo, reconoci?, ?la comunidad de los disc?pulos experimenta desde los inicios no s?lo la alegr?a del Esp?ritu Santo, la gracia de la verdad y del amor, sino tambi?n la prueba, constituida sobre todo por los contrastes entre las verdades de fe, con las consiguientes laceraciones de la comuni?n?.

?As? como la comuni?n del amor existe desde el inicio y existir? hasta el final, del mismo modo por desgracia desde el inicio irrumpe tambi?n la divisi?n?. Y a?adi?: ?No tenemos que sorprendernos por el hecho de que hoy tambi?n exista?.

?Siempre existe el peligro, en las vicisitudes del mundo y tambi?n en las debilidades de la Iglesia, de perder la fe, y as?, de perder tambi?n el amor y la fraternidad?, reconoci?.

Por tanto, asegur?, ?es un deber preciso de quien cree en la Iglesia del amor y quiere vivir en ella reconocer tambi?n este peligro y aceptar que no es posible la comuni?n con quien se ha alejado de la doctrina de la salvaci?n?.

?La Iglesia del amor es tambi?n la Iglesia de la verdad, entendida ante todo como fidelidad al Evangelio confiado por el Se?or Jes?s a los suyos?, record?.

Por eso, indic?, ?la familia de los hijos de Dios, para vivir en la unidad y en la paz, necesita de alguien que la custodie en la verdad y la gu?e con sabio y autorizado discernimiento: esto es lo que est? llamado a hacer el ministerio de los ap?stoles?, cuyos sucesores son los obispos.

?Los ap?stoles y sus sucesores son por tanto los custodios y los testigos autorizados del dep?sito de la verdad entregado a la Iglesia, y son tambi?n los ministros de la caridad: dos aspectos que van juntos?, subray?.

Esto significa que estos pastores ?tienen que pensar siempre en el car?cter inseparable de este doble servicio, que en realidad es el mismo: verdad y caridad, reveladas y donadas por el Se?or Jes?s?.

?En este sentido, realizan ante todo un servicio de amor: la caridad que tienen que vivir y promover no puede separarse de la verdad que custodian y transmiten?, afirm? recordando que ?La verdad y el amor son dos caras del mismo don: que procede de Dios y que gracias al ministerio apost?lico es custodiado en la Iglesia y nos llega hasta nuestro presente?

El Papa concluy? pidiendo oraciones ?por los sucesores de los ap?stoles, por todos los obispos y por los sucesores de Pedro para que sean realmente custodios de la verdad y al mismo tiempo de la caridad? y de este modo ?la luz de la verdad y de la caridad no se apague nunca en la Iglesia y en el mundo?.

La audiencia general se caracteriz? por el fuerte viento. Dejando a un lado los papeles en una ocasi?n el Papa provoc? un espont?neo aplauso entre los fieles al decir: ?El viento no siempre es id?ntico al Esp?ritu Santo, pero nos puede hacer pensar tambi?n en la fuerza del Esp?ritu Santo?.
Publicado por verdenaranja @ 23:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios