Martes, 02 de mayo de 2006
Colocamos comunicado conjunto de los vicarios generales de la Di?cesis de Tenerife con el t?tulo "A CIEN D?AS DEL INCENDIO".


OBISPADO DE TENERIFE
Vicar?a General
SEDE PROVISIONAL. CASA ANCHIETA ? La Laguna
Tlfs: 922 31 49 62 ? 72


A CIEN D?AS DEL INCENDIO


San Crist?bal de La Laguna, 2 de Mayo de 2006


Estimados compa?eros.
Hoy hace cien d?as que un severo siniestro acab? con la Sede de nuestro Obispado. Ha sido este un periodo emocionante y duro, a un tiempo. Emocionante por tantas muestras de apoyo y solidaridad de todas las parroquias, el presbiterio diocesano, las comunidades religiosas y otros grupos e instituciones eclesiales, as? como de la gran mayor?a de la sociedad civil, medios de comunicaci?n y organismos p?blicos de las islas.
Duro, porque desde el primer momento insistimos que hab?amos sufrido una important?sima p?rdida patrimonial pero que, nos preocupaba, que el ritmo de la Di?cesis no se detuviera en su misi?n evangelizadora, toda vez que uno de sus pulmones sufr?a un colapso importante.
Esta realidad se vio muy amortiguada por el intenso trabajo desempe?ado por todo el personal de los servicios diocesanos en estos cien d?as, en los que hubo que instalar unas dependencias provisional?simas y, posteriormente, otras en la actual Sede de la Casa Anchieta. Adem?s, nuestra labor diaria y la atenci?n a todos ustedes se ve?a complicada seriamente por las importantes p?rdidas de documentaci?n y medios materiales en general. Es momento ?ste de reiterar nuestra gratitud a todo el personal por el esfuerzo desplegado y a quienes nos acogieron en sus despachos y sedes en este tiempo.
Igualmente, quer?amos manifestar nuestro agradecimiento a las comunidades parroquiales y religiosas por la pronta y generosa respuesta a las necesidades inmediatas y a las labores de reconstrucci?n de la Sede Episcopal.
Este serio rev?s nos ha tra?do tambi?n dosis altas de comuni?n eclesial y solidaridad afectiva y efectiva entre todos nosotros, por lo que damos gracias al Se?or de la Iglesia. El trabajo y los retos que nos quedan por delante en estos a?os son muchos e intensos. No bajemos la guardia y que no desfallezca nuestro ?nimo y esp?ritu firme. Sobre todo, que sigamos cumpliendo la misi?n para la que existimos como comunidad de hermanas y hermanos: ?evangelizar!

Un saludo fraterno,

Domingo Navarro y Antonio P?rez
Vicarios Generales
Comentarios