Martes, 02 de mayo de 2006
Llamamiento por la paz de l?deres religiosos desde Washington


2 mayo 2006 ZENIT publica el ?Llamamiento por la paz? lanzado el 27 de abril por los exponentes de las diferentes religiones presentes en el Encuentro internacional de oraci?n por la paz organizado en Washington 2006 por esa arquidi?cesis cat?lica, por la Comunidad de San Egidio, y por la Universidad de Georgetown y la Universidad Cat?lica de Am?rica para continuar con el ?Esp?ritu de As?s? promovido por Juan Pablo II.



Llamamiento por la paz



Hombres y mujeres de religiones diferentes, de los diferentes continentes de este ?nico mondo, nos hemos encontrado por la primera vez en Am?rica, guiados por el viento espiritual del ?esp?ritu de As?s?. Aqu?, en Washington, hemos rezado, hemos dialogado, hemos invocado de Dios el gran don de la paz.

Tambi?n hemos escuchado la petici?n de muchos que piden globalizar la solidaridad y derrotar la plaga de la pobreza Nos ha llegado, en los testimonios de tantas personas, la invocaci?n de todas las v?ctimas de la violencia, del terrorismo y de la guerra, de quien se encuentra sin los derechos humanos m?nimos, el derecho a tratamientos, al agua, a la comida, a la libertad religiosa. Hemos escuchado que es inaceptable un mundo en el que miles de millones de seres humanos luchan por sobrevivir, cuando la humanidad tiene a disposici?n recursos superiores a los de todas las generaciones que nos han precedido.

Hemos venido aqu?, hombres y mujeres, como peregrinos y buscadores de paz. Nuestro mundo parece que ha olvidado que la vida humana es sagrada. Dios tiene compasi?n de quien sufre, de quien sufre la guerra, de quien es v?ctima del terrorismo ciego. El mundo est? cansado de vivir en el miedo. El miedo humilla lo mejor de nosotros mismos. El miedo y el pesimismo parecen a veces el ?nico camino, pero es un camino oscuro. Las religiones no quieren la violencia, la guerra, el terrorismo: ?no cre?is a quien lo dice!

A todos nuestros hermanos en religi?n, a todo hombre y a toda mujer, queremos decir que quien utiliza la violencia desacredita a su propia causa. Quien cree que s?lo una violencia m?s grande es la repuesta al mal sufrido no ve las monta?as de odio que contribuye a crear. La paz es el nombre de Dios. Dios no quiere nunca la eliminaci?n del otro, los hijos de nuestros adversarios no son nunca nuestros enemigos, todos son ni?os a los que hay que amar y proteger.

La humanidad no mejora con la violencia, con el terror, sino con la fe, el amor. El fundamentalismo es la enfermedad infantil de todas las religiones y de todas las culturas, pues hace prisioneros de una cultura del enemigo. Por eso, ante vosotros, j?venes, decimos a quien mata, a quien siembra el terrorismo y hace la guerra en nombre de Dios: ??Parad! ?No mat?is! ?La violencia es un fracaso para todos! ?Hablemos juntos y Dios nos iluminar?!?. ?S?lo la paz es santa! ?Dialoguemos y promovamos un serio y honesto di?logo!

El di?logo es un arte. No es la opci?n de los miedosos, de quienes abren paso al mal sin combatir. Estimula a cada hombre y a cada mujer a ver lo mejor del otro y arraigarse en lo mejor de s?. El di?logo es una medicina que cura las heridas, ayuda a hacer mejor este mundo para las generaciones presentes y futuras.

Pid?monos a nosotros mismos y pidamos a todos los hombres y mujeres creyentes y de buena voluntad hoy, una vez m?s, solemnemente, la valent?a de vivir el arte del di?logo. Lo pedimos para nosotros, para las nuevas generaciones, para abrir el mundo a la esperanza de una nueva estaci?n de paz y de justicia.
Comentarios