Viernes, 05 de mayo de 2006
?Dios resucit? a Jes?s y todos nosotros somos testigos? (Hech. 2,32)


Los Obispos de Bolivia, reunidos en la LXXXII Asamblea en este tiempo Pascual, enviamos un saludo de esperanza y de gozo, por la victoria de Cristo Resucitado, a todo el Pueblo de Dios que camina en esta tierra boliviana.

El fundamento de nuestra fe es el triunfo de Cristo sobre la muerte. Testigos de este triunfo han sido los Ap?stoles y disc?pulos que nos han transmitido esa experiencia sobrecogedora y reconfortante, que cambi? por completo sus vidas y que los convirti? en mensajeros fieles y valientes de su Palabra.

La Iglesia nos propone esta Palabra en todo el tiempo pascual, para que tambi?n nosotros vivamos el gozo del Resucitado, transformemos nuestras vidas y seamos testigos de esa presencia del Dios vivo en nuestra existencia de cada d?a.

HACIA LA V CONFERENCIA DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO
En este esp?ritu pascual, la Iglesia en Bolivia y todo el Continente preparan la V? Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe a celebrarse en Aparecida (Brasil) en mayo del 2007. Como lo han hecho las anteriores Conferencias de R?o de Janeiro, Medell?n, Puebla y Santo Domingo, ?sta ha de se?alar nuevos rumbos a la misi?n evangelizadora de la Iglesia, llevando luz, orientaci?n, ?nimo y seguridad de que s?lo apoyados en Cristo Camino, Verdad y Vida, seremos, como indica el lema de la Conferencia: ?Disc?pulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en El tengan vida?.

Pedimos a todo el Pueblo de Dios que, con disponibilidad y entusiasmo, participe de todo el proceso de preparaci?n de este privilegiado acontecimiento eclesial. Su colaboraci?n es muy importante para detectar los problemas y desaf?os m?s urgentes, para sugerir las medidas pastorales m?s apropiadas y asumir el mandato de ser fieles seguidores y testigos de la Buena Noticia de Jes?s en el mundo.

LAS ULTIMAS MEDIDAS ECONOMICO - SOCIALES
El 1? de mayo el Gobierno ha dictado una medida de tipo econ?mico y social que incide fuertemente en la vida y el futuro del pa?s: la recuperaci?n de la propiedad los hidrocarburos. Esta disposici?n quiere ser el cumplimiento de la voluntad de la poblaci?n, expresada mayoritariamente en el Refer?ndum vinculante del mes de julio de 2004. Confiamos en que esta medida pueda implementarse en el marco de la equidad y justicia, evitando la corrupci?n y la mala administraci?n que conocimos en las empresas estatales del pasado. Que los beneficios redunden en bien de todos los sectores del pa?s y, de manera especial, de los m?s pobres y desprotegidos de la sociedad.

En momentos tan decisivos para la patria, todos los bolivianos estamos llamados a actuar con cordura y serenidad, dentro de un aut?ntico esp?ritu democr?tico y en un clima de paz, salvaguardando los intereses del pa?s sin perjuicio de su inserci?n en el contexto de las naciones.

UNA GRAN ESPERANZA: LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE
Tal como manifest?bamos en nuestro Mensaje del mes de marzo: ?Construyamos una Bolivia para todos?, en la coyuntura actual y en la Constituyente ?reconocemos una gran oportunidad de apertura a la esperanza, sin duda un signo de los tiempos, que nos mueve a tender puentes de encuentro y reconciliaci?n, de di?logo, transparencia y b?squeda de consensos indispensables para una democracia verdadera, en la que todos podamos ejercer en libertad nuestros derechos y cumplir nuestras obligaciones. Esperamos que la nueva Constituci?n Pol?tica del Estado (CPE), legitimada por el consenso de la ciudadan?a, har? posible una sociedad m?s fraterna y pac?fica, aunque no pueda proporcionar soluciones a todos los problemas que hoy vivimos? (N. 3).

Ahora que se inicia la campa?a de elecci?n de los constituyentes, recordamos que ?Todo el proceso, desde la ley de convocatoria hasta el refer?ndum, deber?a estar enmarcado en un clima de apertura, di?logo, respeto y unidad. Es necesario que prime la responsabilidad de todos, evitando los peligros de divisiones, de imposici?n de las mayor?as sobre las minor?as, de predominio de intereses regionales, sectoriales y de grupos, de encerrarse en sus propias posiciones o identidad cultural y ?tnica, rechazando propuestas de cambio o el di?logo enriquecedor con otras maneras de pensar y de vivir? (N.4).

EL ART. 3 DE LA CONSTITUCI?N POL?TICA DEL ESTADO.
En el marco de lo expresado en el Mensaje mencionado y conforme a lo que anunci?bamos entonces y respondiendo a las inquietudes de nuestros fieles, hemos querido profundizar en esta Asamblea de Obispos el tema de las relaciones de la Iglesia con la sociedad y con el Estado y, de manera especial, del Art. 3 de la CPE.

?La Iglesia se siente ?ntima y realmente solidaria del g?nero humano y de su historia? (GS 1), a partir de su misi?n evangelizadora. Esta afirmaci?n del Concilio Vaticano II ha abierto nuevos caminos en la interpretaci?n de su relaci?n con la persona, la sociedad y el mundo y compromete al creyente en la promoci?n del bien com?n por la responsabilidad y participaci?n activa en la vida p?blica. ?De esta forma, la Iglesia, sociedad civil y comunidad espiritual, avanza juntamente con toda la humanidad, experimenta la suerte terrena del mundo, y su raz?n de ser es actuar como fermento y como alma de la sociedad, que debe renovarse en Cristo y transformarse en familia de Dios? (GS 40).

En esta ?poca de cambios, en la que todos deben situarse a tono con las nuevas exigencias, los Obispos consideramos que es oportuna la revisi?n del Art?culo 3 de la Constituci?n, de tal modo que se despejen las dudas y, muchas veces, los prejuicios que ciertos sectores de la poblaci?n han manifestado a prop?sito de su actual redacci?n. Este esfuerzo situar? adecuadamente el papel que la Iglesia Cat?lica y otras Iglesias han jugado en la conformaci?n hist?rica de Bolivia y su contribuci?n en la formaci?n de la Naci?n, la cual reconocer? la realidad jur?dica de las mismas y su participaci?n en el desarrollo social.

La libertad religiosa
La doctrina cat?lica favorece sin reticencias la libertad religiosa, entendida como ?derecho a vivir en la verdad de la propia fe y en conformidad con la dignidad trascendente de la propia persona?, como se?al?bamos ya en nuestro reciente Mensaje (N.28). El Art. 18 de la Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos nos recuerda que ?toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religi?n, as? como a la libertad de manifestar su religi?n o su creencia, individual y colectivamente, tanto en lo p?blico como en lo privado, por la ense?anza, la pr?ctica, el culto y la observancia??
Es, por tanto, oportuno que el cap?tulo de la nueva Constituci?n sobre Derechos y Garant?as de los bolivianos recoja este derecho fundamental en todos sus alcances.

Realidad religiosa del pueblo boliviano
En nuestro Mensaje se?al?bamos tambi?n la importancia de reconocer la relevancia hist?rica, social, cultural y religiosa que la Iglesia Cat?lica ha ejercido y ejerce hoy en la formaci?n de la identidad de la naci?n boliviana.

En consecuencia, es oportuno que el nuevo texto constitucional manifieste que el Estado debe respetar la realidad profundamente religiosa del pueblo boliviano con ra?ces en los pueblos originarios y en la ulterior presencia cristiana y debe reconocer la contribuci?n de la Iglesia Cat?lica y de las distintas Iglesias, en la formaci?n y en la vida actual de la Naci?n Boliviana.

Autonom?a, independencia y colaboraci?n entre Iglesia y Estado
En una sociedad pluralista, como la que es necesario continuar construyendo, adquieren particular relevancia la autonom?a y la independencia en las relaciones entre la comunidad pol?tica y las distintas Iglesias. Estos principios fundamentan la relaci?n que debe existir entre ambas para una eficaz colaboraci?n en funci?n del bien com?n de la sociedad. La Doctrina Social de la Iglesia Cat?lica destaca adem?s que ?la rec?proca autonom?a de la Iglesia y la comunidad pol?tica no comporta una separaci?n tal que excluya la colaboraci?n: ambas a t?tulo diverso est?n al servicio del hombre, para permitirle el pleno ejercicio de sus derechos y un correcto cumplimiento de los correspondientes deberes? (C-DSI 425; GS 76). Para un eficaz desarrollo de sus servicios, invita al cultivo de una ?sana cooperaci?n, habida cuenta de las circunstancias de lugar y tiempo?.

En su rol subsidiario, que no es renuncia a su misi?n propia, la Iglesia Cat?lica contribuye al Estado y a la Naci?n, mediante una multiplicidad de obras sociales, sobre todo, aunque no exclusivamente, en la educaci?n, la salud, los hogares y la atenci?n a los menos favorecidos de la sociedad. En tal sentido la Iglesia Cat?lica no pretende sostenimiento econ?mico para ella misma, sino la contribuci?n adecuada del Estado para los destinatarios de estos servicios.

Reconocimiento jur?dico
Para el cumplimiento de su propia misi?n y de su rol subsidiario, es necesario reconocer, junto a la realidad hist?rica, la realidad jur?dica de la Iglesia Cat?lica como persona colectiva de derecho p?blico. No se trata de reclamar privilegio alguno, sino de reconocer el estado jur?dico que la Iglesia posee por su peculiar naturaleza.

En tal sentido, es oportuno y necesario que la nueva Constituci?n, en su cap?tulo relativo a tratados y relaciones internacionales consigne que el Estado boliviano podr? regular las relaciones con la Iglesia Cat?lica por medio de concordatos, acuerdos y convenios con la Santa Sede, que posee personalidad jur?dica internacional. La Iglesia Cat?lica en Bolivia, como persona colectiva de derecho p?blico, puede suscribir convenios con el Estado relativos a obras sociales y al desarrollo social, al igual que otras Iglesias y denominaciones religiosas reconocidas conforme a ley.

Esperamos que estos puntos puedan contribuir a aclarar, a nuestros fieles y conciudadanos, el pensamiento de la Iglesia desde su misi?n evangelizadora, y su deseo de colaborar en una nueva visi?n de Estado y en la ?Construcci?n de una Bolivia para todos?.

SALUDO FINAL
Reafirmamos nuestra esperanza de que, con la gracia de Dios, y los valores, tantas veces comprobados, de nuestro pueblo boliviano, estos tiempos nuevos que estamos viviendo ayuden a un desarrollo aut?ntico e integral de nuestra Patria Bolivia.

Con el gozo de ser testigos de la resurrecci?n de Jes?s, el Se?or de la vida, encomendamos la preparaci?n de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, los actuales cambios socio-econ?micos y el proceso de la Asamblea Constituyente de nuestra Patria a la intercesi?n de la Sant?sima Virgen Mar?a, a la que honramos especialmente en este mes de mayo, e invocamos sobre todos ustedes las bendiciones del Se?or Resucitado.

Cochabamba, 3 de mayo de 2006

LOS OBISPOS DE BOLIVIA
Siglas:
Hech. ? Hechos de los Ap?stoles
GS ? Constituci?n Pastoral ?Gaudium et Spes? del Concilio Vaticano II
C- DSI - Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia
CPE - Constituci?n Pol?tica del Estado
Comentarios