Lunes, 08 de mayo de 2006
Vida
Juan de ?vila nace en Almod?var del Campo (Ciudad Real) el 6 de Enero de 1499 o 1500. Fue hijo de Alonso de ?vila y de Catalina Xix?n.

A los catorce a?os marcha a estudiar Leyes a Salamanca pero al parecer por una merced especial del Se?or, vuelve a Almod?var en 1517, dedic?ndose durante tres a?os a la oraci?n.

En 1520 va a estudiar a la reci?n estrenada Universidad de Alcal? y obtiene el grado de bachiller en artes con el Maestro Domingo Soto. En 1523 estudia un trienio de teolog?a.

En 1526 es ordenado sacerdote y reparte todos sus bienes entre los pobres. Se traslada a Sevilla con intenci?n de ir "a las Indias", pero el Arzobispo Don Alonso de Manrique le manda "por precepto de santa obediencia" quedarse en Sevilla para evangelizar. Predica, confiesa, escribe y enciende las almas y los corazones.

En 1535 inicia su apostolado en C?rdoba. En 1536 va a Granada. En 1537 interviene en la conversi?n de Juan de Dios y en 1539 en la de Francisco de Borja. Durante este tiempo obtiene el grado de maestro en teolog?a. Santa Teresa de Jes?s, San Pedro de Alc?ntara, San Juan de Ribera y San Ignacio de Loyola se aprovechan de su amistad y consejo.

En 1539 comienza la fundaci?n de colegios que llegar?an hasta quince: C?rdoba, Jerez de la Frontera, Zafra, Priego... y una Universidad, la de Baeza. En estas tareas le ayuda un grupo o escuela sacerdotal que crea en C?rdoba.

En 1560 se retira a Montilla (C?rdoba) donde muere el 10 de mayo de 1569 agotado por sus trabajos y despu?s de una larga enfermedad. All? descansan sus restos mortales.



Obras



Sus escritos manifiestan al maestro espiritual y al ap?stol. Entre ellos destaca el "Audi filia". Es la obra m?s completa y unitaria. Se trata de un comentario a los versos 11-12 del salmo 44, estructurado como una s?ntesis de la vida espiritual cristiana.

De su intensa actividad en la direcci?n espiritual nos ha dejado un abundante y rico epistolario. Los temas son variados: algunas veces expone asuntos concretos en relaci?n a ciertas consultas y otras presenta las verdades de fe y sus aplicaciones a la vida cristiana. Sus cartas son dirigidas a obispos, predicadores, sacerdotes, religiosos, caballeros y damas de diversa cultura y posici?n social.

En su obra apost?lica sobresale los esfuerzos realizados para la reforma del clero. Era su preocupaci?n que los cl?rigos tuvieran una buena formaci?n de car?cter teol?gico y espiritual de modo que fueran verdaderos maestros por su doctrina y esp?ritu. Su "Tratado sobre el sacerdocio" subraya la funci?n del sacerdote como mediador seg?n el modelo de Cristo. Tambi?n es de importancia su obra "Sobre el amor de Dios" en donde desarrolla el sentido de la mirada de Dios a los hombres en el Hijo, ejemplo de la mirada del sacerdote hacia sus hermanos, los hombres.

En estrecha relaci?n con la formaci?n sacerdotal y la reforma del pueblo de Dios destacan las obras: "Causas y remedios de las herej?as" y los "Memoriales" dirigidos a los Concilios de Trento y provincial de Toledo. Los Seminarios instituidos por Trento se inspiran en buena medida en las propuestas del Maestro ?vila y en la experiencia pedag?gica de sus colegios.

Su producci?n m?s abundante son "Sermones", expresi?n de su carisma de predicador. Otras obras menores son la "Doctrina cristiana", un comentario a las cartas 1 Juan y G?latas se le atribuye una traducci?n de la "Imitaci?n de Cristo" con su introducci?n.




Valor actual



Lo m?s importante del magisterio de San Juan de ?vila est? en la vivencia de la fe que transmite, fruto de su consolidada experiencia de oraci?n. Se alimenta de la Sagrada Escritura y particularmente de San Pablo; conoce bien los Santos Padres. Respira un ardiente amor a Cristo, con un profundo sentido de Iglesia, lleno de realismo espiritual.

El Maestro ?vila sabe armonizar la acci?n evangelizadora y la reflexi?n teol?gica. Sus escritos y su predicaci?n son a la vez profundos, espirituales y pr?cticos.

Fue un hombre en contacto con la cultura de su tiempo: conoce a Erasmo y est? al tanto del inicio del protestantismo y del movimiento de los alumbrados. Bien formado en la "moderna" Universidad de Alcal?, sabe discernir para quedarse con lo bueno. Sensible a los problemas de su tiempo, se preocupa de promocionar culturalmente a los m?s desfavorecidos y de procurar "pastores santos y doctos" para el bien del pueblo, que ejerzan la solicitud pastoral "con todos y en todo lugar". Pablo VI al canonizarle afirmaba: "San Juan de ?vila es un sacerdote que bajo muchos aspectos podemos llamar moderno".

El influjo del Maestro ?vila traspas? las fronteras de Espa?a. Hay traducciones de sus obras en franc?s, alem?n, italiano, ingl?s.

Su figura puede ser referencia de los sacerdotes y seminaristas de hoy y contribuir a consolidar la espiritualidad propia del sacerdote diocesano.

La Iglesia nos lo presenta como ejemplo de santidad, maestro e intercesor: Le?n XIII lo declar? Beato en 1894, P?o XII lo nombra Patrono principal del clero secular espa?ol en 1946 y Pablo VI lo canoniz? en 1970. Esperamos que el Santo Padre lo declare pronto Doctor de la Iglesia


Pensamientos

Sacerdocio

Tratado del sacerdocio, 21:

"?Cu?nto se enternece el coraz?n de un buen sacerdote cuando, teniendo al Hijo de Dios en sus manos, considera en cu?n indignas manos est?, compar?ndose con las manos de Nuestra Se?ora! Y, cierto, no se pudo hallar espuela que as? aguijase e hiciese correr a un sacerdote el camino de la perfecci?n, como ponerle en sus manos al mismo Se?or de cielos y tierra que fue puesto en las manos de una doncella en la cual Dios se revi?, dot?ndola y hermose?ndola de innumerables virtudes".

Tratado del sacerdocio, 36:

"Muchas cosas se requieren para complir con la obligaci?n del oficio de cura de almas; porque, si miramos a la dignidad sacerdotal que le es aneja, conviene tener ferviente y eficaz oraci?n y tambi?n santidad. Lo cual ha de ser con tanta m?s ventaja en el cura cuanta mayor y m?s particular obligaci?n tiene de dar buen ejemplo a sus parroquianos, y de interceder por ellos ante el divino acatamiento de Dios, con afecto de padre y madre para con sus hijos, pues se llama padre de sus parroquianos".

Tratado del sacerdocio, 37:

"El Se?or manda a los pastores de las ovejas racionales que esfuercen lo flaco, que sanen lo enfermo, que aten lo quebrado, que reduzcan lo desechado y busquen lo perdido; para lo cual son menester muchas y muy buenas partes, porque no en balde dijo San Gregorio: ?Ars artium, regimen animarum?".


Eucarist?a

Serm?n 35, 217

?Cosa nunca o?da ni vista, que hallase Dios manera c?mo, subi?ndose al cielo, se quedase ac? su misma persona por presencia real, encerrada y abreviada debajo de unos accidentes de pan y vino; y con inefable amor dio a los sacerdotes ordenados... que, diciendo las palabras que el Se?or dijo sobre el pan y vino, hagan cada vez que quisieren lo mismo que el Se?or hizo el Jueves Santo?

Tratado del Sacerdocio, 25-26

?Se?or ... encumbraste tu amor, que no tiene tasa, y ordenaste por modo admirable c?mo, aunque te fueses al cielo, estuvieses ac? con nosotros; y esto fue dando poder a los sacerdotes para que con las palabras de la consagraci?n te llamen, y vengas t? mismo en persona a las manos de ellos, est?s all? realmente presente, para que as? seamos participantes en los bienes que con tu Pasi?n nos ganaste; y le tengamos en nuestra memoria con entra?able agradecimiento y consolaci?n, amando y obedeciendo a quien tal haza?a hizo, que fue dar por nosotros su vida.

La intenci?n del Se?or ?sta fue; y la misa representaci?n es de su sagrada pasi?n de esta manera: que el sacerdote, que en el consagrar y en los vestidos sacerdotales representa al Se?or en su Pasi?n y en su muerte, que le representa tambi?n en la mansedumbre con que padeci?, en la obediencia, aun hasta la muerte de cruz, en la limpieza de la castidad, en la profundidad de la humildad, en el fuego de la caridad que haga al sacerdote rogar por todos con entra?ables gemidos, y ofrecerse a s? mismo a pasi?n y muerte por el remedio de ellos, si el Se?or le quisiere aceptar.

Esta es la representaci?n de la sagrada Pasi?n que en la misa se hace; y esto significa tender los brazos en cruz al sacerdote, el subirlos y bajarlos, sus vestiduras, y todo lo dem?s. Y con este representaci?n, el Eterno Padre es muy agradado, el Hijo de Dios bien tratado y servido?

Serm?n 43, 383

Cristo esta como ?encerrado en un sagrario y encarcelado... por el grande amor que nos tiene. El mismo se deja prender... en c?rcel de amor. Qu?tale el amor con que all? est?, y ver?s que es incomportable estar donde est?

Tratado del Amor de Dios, 14, 544

?La mejor prenda que ten?a te dej? cuando subi? all?, que fue el palio de su carne preciosa en memoria de su amor?

Serm?n 41, 215

?Encerr? Dios en ese Sacramento sant?simo todas sus maravillas pasadas... Pues aqu? en el Sacramento hallar?is todo eso que ha ya tantos a?os que pas?; pues ?sa es la virtud que tiene este sant?simo Sacramento, como la que ten?a el man? que cay? del cielo?

Serm?n 43, 677 ss

?Y ofreci?ndote a si de esta manera, haces al Se?or m?s se?alados servicios en esto que si mil mundos le dieses ... ?l mismo se ofrece a Dios en recompensa de que el mismo Dios se da a ?l?

Serm?n 33, 20

??Qui?n vio, qui?n oy? que Dios se diese en manjar a los hombres y que el Criador sea manjar de su criatura? ?Qui?n oy? que Dios se ofreciese a ser deshonrado y atormentado hasta morir por amor de los hombres, ofendedores de El??

Serm?n 36, 213ss

?Manso va el Se?or y callado como un cordero, y con entra?as encendidas de amor para darnos lo que nos cumple; y todo lo que all? se ve y se cree nos convida a que nos lleguemos a El, a recebir de su mano el perd?n y la gracia?

Meditaci?n del beneficio que nos hizo el Se?or

?Pues ?qu? gracias te dar?, Se?or? ?C?mo te alabar? por tal d?diva como ?sta? ?D?nde merec? yo tal honra? ?D?nde me vino tal dignidad que quieras t?, Dios m?o hacerme participante de ti? ?Cu?l de tus beneficios se puede igualar a ?ste? Grand?simo es el beneficio de tu encarnaci?n, en el cual tuviste por bien de tomar mi humanidad en ti; mas aqu? dasme la humanidad junto con la divinidad, para que, recibi?ndola y encorpor?ndola conmigo, venga a hacerme una cosa contigo.?

Serm?n 51, 759

?Sacramento de amor y uni?n, porque por amor es dado, amor representa y amor obra en nuestras entra?as ... todo este negocio es amor?

Serm?n 4, 329

??Qu? cosa es una hostia consagrada sino una Virgen que trae encerrado en s? a Dios??

Serm?n 55, 235/Carta 122

?Y as? hay semejanza entre la santa encarnaci?n y este sacro misterio; que all? se abaja Dios a ser hombre, y aqu? Dios humanado se baja a estar entre nosotros los hombres; all? en el vientre virginal, aqu? debajo de la hostia; all? en los brazos de la Virgen, aqu? en las manos del sacerdote?

Meditaci?n del beneficio que nos hizo el Se?or

? ?Oh maravilloso trueco el que con nosotros, Se?or, heciste! Tomaste de nosotros nuestra flaca y mortal humanidad, d?stenos en su lugar tu admirable y excelent?sima dignidad. Verdaderamente todo el tesoro de tu gracias derramaste sobre nosotros, y abierto el coraz?n que ten?as de padre, rompiste las venas de tu excelent?sima caridad y dej?stelas correr sobre nosotros?

Serm?n 4, 338/Carta 6, 88

??Con qu? agradecimiento serviremos a Dios esta merced? ?Cu?n grande ha de ser nuestra santidad y pureza para tratar a Jesucristo, que quiere ser tratado de brazos y corazones limpios, y por eso se puso en los brazos de la Virgen, y Jos? fue tambi?n virgen limp?simo, para dar a entender que quiere ser tratado de v?rgenes?

Meditaci?n del beneficio que nos hizo el Se?or

? ? Oh manjar divino, por quien los hijos de los hombres se hacen hijos de Dios y por qui?n vuestra humanidad se mortifica para que Dios en el ?nima permanezca! ?Oh pan dulc?simo, digno de ser adorado y deseado, que mantienes el ?nima y no el vientre; confortas el coraz?n del hombre y no le cargas el cuerpo; alegras el esp?ritu y no embotas el entendimiento; con cuya virtud muere nuestra sensualidad, y la voluntad propia es degollada, para que tenga lugar la voluntad divina y pueda obrar en nosotros sin impedimento! ? Oh maravillosa bondad que tales mercedes quiso hacer a tan viles gusanillos! ?Oh maravilloso poder de Dios, que as? puso, debajo de especie de pan, su divinidad y humanidad y partirse ?l en tantas partes, sin padecer ?l detrimento en s?! ? Oh maravilloso saber de Dios, que tan conviniente y tan saludable medio hall? para nuestra salud! Conven?a, sin duda, que por una comida hab?amos perdido la vida, por otra la cobr?semos, y que as? como el fructo de un ?rbol nos destruy? a todos, as? el fructo de otro ?rbol precioso nos reparase a todos. Venid, pues, los amadores de Dios y asentaos a esta mesa.?
Publicado por verdenaranja @ 23:28  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios