Viernes, 26 de mayo de 2006
Declarados dos nuevos bienes de inter?s cultural en la comarca norte?a:

La iglesia de San Jos? y las cuevas de Don Gaspar alcanzan el m?ximo grado de protecci?n



Iglesia de San Jos?, en San Juan de la Rambla.



(Diario de Avisos, 26 - V , Mois?s P?rez) El listado de Bienes de Inter?s Cultural (BIC) en la comarca del Norte sigue aumentando. El Gobierno de Canarias ha dado a conocer durante estos d?as las resoluciones por las que se declaran BIC a las cuevas de Don Gaspar, en Icod de los Vinos; y a la iglesia de San Jos?, en San Juan de la Rambla.

El expediente de las cuevas de Don Gaspar se inici? en mayo de 1989 por la Direcci?n General de Cultura del Gobierno de Canarias, y se ha culminado casi 17 a?os despu?s. Las cuevas de Don Caspar, que han obtenido el m?ximo grado de protecci?n en la categor?a de Zona Arqueol?gica, se localizan en el enclave conocido como Los Casta?eros. El conjunto est? formado por una serie de yacimientos relacionados entre s? y compuestos por la propia cueva de Don Gaspar, la cueva de Las Palomas, y tres grutas m?s, situadas a una menor altitud.

La primera de las cavidades del complejo arqueol?gico cuenta con una profundidad m?xima de 10,40 metros y una altura comprendida entre tres y cuatro metros aproximadamente. Las primeras excavaciones en la cueva de Don Gaspar datan de julio de 1977 bajo la direcci?n de la profesora del Arco Aguilar, de la Universidad de La Laguna. En la gruta se distinguen tres niveles de ocupaci?n, de los cuales el m?s antiguo ofrece una cronolog?a del siglo III antes de Cristo. La cueva de Las Palomas tambi?n data de esa misma ?poca, aunque s?lo tiene un nivel de ocupaci?n. Fue estudiada durante la d?cada de los 80 del pasado siglo. El resto de oquedades tienen unas dimensiones menores.

Por lo que respecta a la iglesia de San Jos?, sita en el barrio ramblero del mismo nombre, su expediente se puso en marcha en 1991 tras una resoluci?n de la Consejer?a de Cultura del Cabildo de Tenerife. El templo, cuyos or?genes se remontan al siglo XVIII, dispone de planta rectangular con cubierta de tejas ?rabes a cuatro aguas y una peque?a sacrist?a. La entrada principal se halla bajo un arco de medio punto de canter?a sostenido por pilastras. En el v?rtice de la fachada se coloc? una espada?a de piedra, con arco de medio punto. La iluminaci?n natural de la iglesia se propicia por cuatro ventanales y una claraboya abierta sobre la zona del coro. En el interior, destaca el retablo mayor (XVIII-XIX), y las im?genes de San Jos? con el Ni?o (escultura de bulto redondo, XVIII) y La Dolorosa (talla de vestir, XVIII).
Comentarios