Martes, 30 de mayo de 2006
En la secci?n "Animaci?n Misionera" de la revista Iluminare de Abril de 2006 las monjas del monaterio de Santa Ana, en Montilla C?rdoba, manifiestan c?mo desde dentro del convento tambi?n se puede ser misionero.


?C?MO SE VIVE EL ESP?RITU MISIONERO EN UN
MONASTERIO DE VIDA CONTEMPLATIVA?




Estamos plenamente convencidas de que es posible ser misionera
desde un monasterio. A continuaci?n surge una pregunta muy obvia: ?C?mo puede ser eso? Pues mirad, est? claro que la oraci?n no tiene fronteras porque es capaz de traspasar los muros del monasterio y llegar a cualquier parte del mundo. Nosotras las contemplativas apoyamos con la oraci?n, a los misioneros y misioneras que est?n de hecho en las misiones. Esto dicho as? puede parecer muy sencillo y c?modo pero no lo es. Es cierto que no se puede comparar el estar f?sicamente en las misiones y el estarlo espiritualmente; pero ambas son realidades igualmente necesarias. ?Cu?ntas veces nos han dicho los misioneros y misioneras que necesitan de nuestra oraci?n para poder llevar a cabo la obra de la evangelizaci?n! Es una prueba muy clara de lo importante que es la oraci?n.
Es algo muy sabido que una monja contemplativa ?Santa Teresita del Ni?o Jes?s? fue nombrada patrona de las misiones. Ella nunca sali? del claustro y, sin embargo, ten?a un esp?ritu misionero impresionante. Oraba sin cesar por los misioneros pues lo sent?a como algo suyo. Hacia innumerables sacrificios por ellos porque estaba convencida que necesitaban el apoyo de la oraci?n. Pues eso mismo hacemos nosotras: ser el apoyo de los misioneros desde la oraci?n. Vivimos el esp?ritu misionero en muchos niveles: principalmente desde la oraci?n como comentado anteriormente. Tenemos tambi?n la suerte de tener much?sima informaci?n sobre las misiones ya que recibimos numerosas revistas misioneras que nos hacen part?cipes de toda labor realizada en los pa?ses de misi?n. El hecho de tener tanta informaci?n nos ayuda a tener m?s conocimiento delas necesidades de las misiones y as? inten?sificar nuestra oraci?n.
Adem?s que en la comunidad tenemos hermanas procedentes de Guatemala y Kenia ?pa?ses de misi?n?. Esto significa que tenemos pleno conocimiento de la labor que realizan los misioneros, cosa que nos ayuda a valorarlo m?s y a tomar muy en serio nuestro deber de orar por ellos. Somos conscientes de lo ardua que es la evangelizaci?n y sobre todo en aquellos lugares donde todav?a no ha llegado el mensaje de Jesucristo.
Tambi?n vivimos el esp?ritu misionero desde el compartir. De hecho, nuestras Constituciones nos invitan a compartir con los que tienen menos y siempre lo hacemos en la medida de nuestras posibilidades.
Para terminar, quisi?ramos lanzar un mensaje de agradecimiento a aquellas personas que dedican su vida para los dem?s en las tierras de misi?n. Que sepan que hay personas que oran por ellos para que el Se?or les conceda el valor de seguir entregando su vida por los menos afortunados de nuestro mundo, por los que todav?a no conocen a Cristo. ?Vuestra recompensa ser? grande en el cielo!
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios