Lunes, 12 de junio de 2006
12 de Junio

Lo importante no es lo que nosotros hacemos sino lo que hace Dios. Peque?o art?culo en la partada de Misa Dominical n?mero 9, a?o XXXVIII


No nos celebramos a nosotros mismos


En la celebraci?n lit?rgica no nos celebramos a nosotros mismos. No progresar?amos nada y ser?a est?ril nuestra celebraci?n. Celebramos a Cristo. Celebramos la salvaci?n que Dios nos transmite por medio de Cristo y del Esp?ritu en la celebraci?n de la Iglesia.
No es exacto decir que "celebramos nuestra vida", o que "celebramos nuestra fe". S?, celebramos desde nuestra vida y desde nuestra fe. No dejamos a la puerta de la iglesia la vida, o las preocupaciones, o las intenciones que llevamos. Adem?s, celebramos movidos por la fe. Pero lo que celebramos es el amor que nos tiene Dios, celebramos el misterio de Cristo -su Pascua, muerte y resurrecci?n- que se nos comunica en cada Eucarist?a y en cada sacramento y en la Liturgia de las Horas.
Claro que ese amor de Dios que celebramos es para nosotros, nos alcanza en nuestra vida y en nuestra historia de hoy, y nos est? exigiendo una respuesta de fe. Por eso la celebraci?n es tambi?n algo nuestro: "sacramenta propter homines", los sacramentos son para nosotros. Pero con la perspectiva bien clara, que lo principal no es lo que nosotros hacemos, sino lo que hace Dios. Si le dejamos. -J. A.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios