Lunes, 12 de junio de 2006
Reproducimos una serie de consejos publicados en Iglesia Dominical n?mero 9, a?o XXXVIII, a tener en cuenta por los que ejercen el oficio de lectores en las celebraciones lit?rgicas.

12 de Junio

- El contacto visual con la comunidad lo puedes establecer al comienzo de la lectura -cuando dice su t?tulo- y otra vez al final, al decir la aclamaci?n. En medio de estos dos momentos es mejor que se concentre tu mirada en el libro, para leer bien. Lo que lees no es tuyo: proclamas la Palabra que Otro dirige a esta comunidad.

- No tienes que decir, al comienzo de tu intervenci?n, "primera lectura" o "segunda lectura" o "salmo responsorial". Eso son t?tulos que hay en el libro, pero t? no los dices (como el sacerdote no dir? "homil?a" cuando vaya a em?pezarla). Tampoco tienes que leer la frase que en el Leccionario est? escrita en letra roja, que resume el contenido de la lectura.
Sobre todo en la primera lectura, comienza a proclamarla cuando est?n todos ya sentados. La lectura debe sonar desde un clima de silencio. Por tanto, no hace falta que durante la oraci?n colecta del sacerdote ya est?s recorriendo la iglesia para llegar al amb?n. Espera que acabe.

- Despu?s del t?tulo ("...del profeta Isa?as") haz una peque?a pausa, para que la comunidad asimile la noticia de qui?n viene la palabra que va a escuchar. Asimismo, cuando acabes de leer la ?ltima frase de la lectura, no digas inmediatamente la aclamaci?n. Espera un par de segundos. Y luego, en tono de aclamaci?n, di "?Palabra de Dios!".

- Recuerda lo que dice a los lectores la Introducci?n al Leccionario: "Lo que m?s ayuda a una adecuada comunicaci?n de la Palabra de Dios a la asamblea por medio de las lecturas es la misma manera de leer de los lectores, que deben hacerlo en voz alta y clara, y con conocimiento de lo que leen" (OLM 14).

- Y tambi?n esto otro: "Para que los fieles lleguen a adquirir una estima suave y viva de la sagrada Escritura por la audici?n de las lecturas divinas, es necesario que los lectores que ejercen tal ministerio sean de veras aptos y diligentemente preparados. Esta preparaci?n debe ser antes que nada espiritual (b?blica y lit?rgica), pero tambi?n es necesaria la preparaci?n llamada t?cnica. La preparaci?n t?cnica debe hacer que los lectores sean cada d?a m?s aptos para el arte de leer ante el pueblo, ya sea de viva voz, ya sea con ayuda de los instrumentos modernos o de ampliaci?n de la voz" (OLM 55).

J. ALDAZ?BAL

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios