Martes, 13 de junio de 2006

13 de junio

Reproducimos artículo de IGLESIA DOMINICAL sobre las celebraciones dominicales en ausencia de un presbítero.

Hace tiempo que en diversas diócesis se ha iniciado la experiencia de las Celebraciones Dominicales en Ausencia de Presbítero. Sobre todo en lugares rurales, esta es una necesidad creciente, ante la imposibilidad objetiva de que un sacerdote pueda celebrar la Eucaristía cada domingo en todas las comunidades parroquiales que tiene encomendadas. También en la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) esta es una realidad, especialmente en algunas comarcas concretas, a la que hasta ahora los responsables de cada lugar han ido dando las respuestas que han podido.

Este curso, sin embargo, se ha querido trabajar el tema y ofrecer unos criterios y unas pautas comunes para toda la diócesis. A instancias del señor obispo, la Delegación de Pastoral Sacramental y Liturgia preparó unos materiales que fueron presentados en el Consejo Presbiteral y a partir de los que comenzará la experiencia. El decreto episcopal explicita muy bien el sentido de estas celebraciones: hay que intentar asegurar la celebración de la Euca¬ristía dominical siempre que sea posible, también en los pueblos pequeños, incluso reduciendo si es necesario el número de misas en las poblaciones mayores; las Celebraciones Dominicales en Ausencia de Presbítero deben considerarse excepcionales, sólo cuando realmente sea imposible la cele¬bración de la Eucaristía; debe hacerse una planificación a nivel arciprestal para distribuir y alternar las celebraciones entre las diversas parroquias y a partir de los sacerdotes disponibles, así como pensar también las personas que tengan que dirigirlas (si puede ser, un diácono; si no, un religioso, reli¬giosa, laico o laica bien preparados).

Los materiales preparados por la Delegación incluyen, en primer lugar unas catequesis dirigidas a las comunidades cristianas, especialmente aquellas que hayan de tener celebraciones sin presbítero. En ellas se habla de la importancia de la celebración del domingo, el día del Señor, en el que Dios convoca a su pueblo y los cristianos nos reunimos en la iglesia para cele¬brar la Eucaristía, presidida por el sacerdote. Es en este contexto donde aparece que, "en aquellos casos ocasionales que en una parroquia en un determinado domingo no se pueda celebrar la Eucaristía por ausencia del presbítero, es conveniente que se reúna igualmente la comunidad", con una celebración que ciertamente no será eucarística, pero que permite que la comunidad se reúna para escuchar la Palabra de Dios, rezar, y comulgar con pan ya consagrado. Las referencias al Código de Derecho Canónico y
al Concilio Provincial Tarraconense de 1995 ayudan a entender su alcance y conveniencia.

Por otro lado, se ha elaborado también un breve esquema, como un "pequeño ritual", para que las personas que sean designadas para dirigir estas celebra¬ciones tengan una guía. Es una pauta muy sencilla, pero a la vez muy concreta, de modo que con algún otro subsidio (por ejemplo, un cantoral, la "hoja de moniciones" de MD, y el modelo de homilía o comentario previamente pre-parado), y evidentemente con el leccíonario dominical, se pueda tener todo el material a mano. La base de este ritual es el "Directorio para las Celebraciones Dominicales en Ausencia de Presbítero", publicado por la Congregación vati¬cana para el Culto Divino el año 1988, así como también el Ritual publicado por el Secretariado Nacional de Liturgia el año 1996. La intención es que, a partir de los arciprestazgos, se designen personas apropiadas a las que, con el encargo correspondiente del obispo, se les pueda ofrecer una formación teórica y práctica antes de comenzar a llevar a cabo este servicio.

En definitiva, un intento serio de preparar el futuro. Y a partir de una realidad en principio negativa, como es la falta de sacerdotes, aprovechar la ocasión en positivo, los retos evangelizadores que supone, revitalizando las comunidades, ofreciendo formación y aumentando el sentido de corresponsabilidad eclesial.


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios