Jueves, 15 de junio de 2006
Entrevista hecha por Carlos P?rez a Santiago Serrano, presidente de "Vida Ascendente" y que publica la revista Iglesia Diocesana en su n?mero 66, meses Mayo - Junio.


"Hasta el momento mismo de morir estamos creciendo en la fe"

El movimiento "Vida Ascendente" celebr? una convivencia en la Casa de la Iglesia en la que intervino su presidente nacional, Santiago Serrano. Los integrantes de este amplio movimiento, son personas mayores que desean compartir la fe, poniendo sus fuerzas y experiencias al servicio de la Iglesia y de la sociedad. Todo, a trav?s de una ayuda mutua y una amistad participativa. Iglesia Nivariense, ha aprovechado la presencia de Serrano en la Isla, para conocer, de cerca, a este grupo de cristianos
comprometidos.


?Cu?l es el motivo de su visita?

El motivo de la visita es el venir a Tenerife para ver como est?n los grupos, ya que la presencia y la realidad personal tienen mucha importancia. Adem?s, tambi?n es un motivo de gran alegr?a porque aqu? el movimiento est? muy asentado. A esta convivencia han asistido alrededor de 80 personas mayores, a pesar de que para algunos supone una gran dificultad moverse de un lado para el otro, m?s si cabe aqu? entre islas. Verdaderamente, estoy muy contento de esta visita en la que ha habido un afecto mutuo.

?Cu?les son los pilares donde se asienta el Movimiento Vida Ascendente?

Son tres. La amistad, la espiritualidad y el apostolado, pero el apostolado entendido como servicio a los dem?s. Se trata de una palabra que en la actualidad no est? de moda. El apostolado ?nicamente se entiende como servicio a los dem?s, es decir, cumplir en la l?nea evang?lica. Dios nos am? primero y la ?nica forma de amar y corresponder a Dios es amando a los dem?s. Entonces, la atenci?n a los otros, lo ha repetido el Papa Benedicto XVI en la ?ltima enc?clica, es definitiva, es la manera de corresponder a Dios.

Un aspecto muy positivo que tiene Vida Ascendente es su objetivo de no apartar, de no anclar a nuestros mayo-res sino todo lo contrario, darles la importancia que merecen, ?no es as??

S?. Antes se envejec?a m?s r?pido, la medicina no estaba tan a punto y este envejecimiento tra?a consigo una p?rdida de facultades f?sicas y mentales, pero ahora ya no es el caso. Primero, porque se envejece m?s tarde y luego, f?sica y mentalmente, uno aguanta m?s a?os en buenas condiciones. Entonces, resulta que cada vez hay mas personas mayores en el mundo, hasta el punto que ya la ONU ha tomado partido en el tema y ha celebrado dos asambleas mundiales, una en Viena en el a?o 1982 y otra en Madrid en el 2002. Ambas han sido dirigidas a la atenci?n de los mayores, en un doble sentido: Ver que podemos obtener de los mayores, porque pueden ser miembros activos al servicio de la sociedad y de la Iglesia y luego, tambi?n, no olvidarse de que los mayores necesitan cuidados. Nosotros, en Vida Ascendente, subrayamos sobre todo, el que los mayores pueden ser miembros activos de la Iglesia y de la sociedad.

Se trata, en cierto modo, de regresar al sentido que hab?a en la antig?edad, en donde los mayores, los ancianos, ocupaban uno de los puestos de mayor relevancia en la sociedad porque ellos eran los portadores de la sabidur?a, las personas que hab?an acumulado mayor n?mero de experiencias y conocimientos.

As? es, en la antig?edad y hasta recientemente pero eso, es verdad, se ha perdido. Nosotros propugnamos por volver a esa consideraci?n. Se da el caso, que en nuestros grupos, hay mucha participaci?n en el comentario del evangelio y en el comentario de nuestras propias vidas. Hasta tal punto se ha perdido ese sentido de la veneraci?n por los mayores, que alg?n mayor en nuestros grupos ha dicho: "miren, yo vengo aqu? porque, entre otras cosas, es en el ?nico sitio donde puedo hablar porque ya en mi casa no me dejan".

Lo cierto es que vivimos en una sociedad donde al llegar a una edad determinada, se aceleran los procesos de jubilaci?n y, en ocasiones, esta experiencia es de alg?n modo, dolorosa, porque todo hace pensar que la persona no vale porque no produce. Sin embargo, en el trabajo de entrega al Se?or parece que esto no ocurre as?. ?Cu?ndo uno deja de trabajar por Cristo?

Nunca. En eso no hay final, es m?s, en ese sentido cada vez buscamos m?s la vida en plenitud, es decir, hasta el momento mismo de morir estamos creciendo en la fe. Las m?ltiples actividades que desarrolla nuestra gente en nuestras parro?quias es normalmente las lecturas, dar la comuni?n, algunas de nuestras mujeres limpian las iglesias, lavan los manteles de los altares, muchos pertenecen a C?ritas, visitan enfermos, incluso algunos van a c?rceles, etc. Es decir, que ese ser-vicio a los dem?s tiene muchas facetas, pero una y quiz?s la m?s importante es en la propia familia, donde el mayor cris?tiano tiene que ser una referencia como testimonio de fe y de esperanza.

?Cu?nto tiempo lleva usted desarrollando esta labor?

De presidente de Vida Ascendente Nacional llevo dos a?os, pero anteriormente fui durante 9 a?os presidente de la Comisi?n Diocesana de Madrid y en Vida Ascendente llevo desde el a?o 93.

Imagino que durante todo este tiempo ha acumulado un sin fin de experiencias.

Sobre todo he acumulado muchos amigos. Cuando los recuerdas o los vuelves a ver se nota que esa amistad no es una afici?n sino una realidad.

?Recuerda alg?n testimonio de vida que le haya llamado la atenci?n especialmente?

Pues mira, una cosa sencilla. Como nosotros estamos continuamente que-riendo subrayar el tema del servicio a los dem?s, porque adem?s, en el evangelio ?qu? se dice de Jes?s? Pues se dice, pas? haciendo el bien. En definitiva, nosotros lo que hacemos es seguir a Jes?s. Una an?cdota que yo repito a menudo es que, una persona muy sencilla dijo "pues yo realmente no hago nada, lo que pasa es que mi vecina es una mujer impedida y le hago la compra y luego le hago la comida pero realmente yo no hago nada". Era verdaderamente admirable y como este ejemplo conozco algunos que son heroicos. Por ejemplo, un se?or mayor que ha llevado atendiendo a su mujer impedida durante cuarenta a?os y a pesar de eso los domingos va a los hospitales a atender a los enfermos. En definitiva, historias de santos an?nimos.
Publicado por verdenaranja @ 0:27  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios