Jueves, 15 de junio de 2006
Jueves, 15 junio 2006 (ZENIT.org).- ?Os he llamado amigos?, estas palabras de Jes?s recogidas en el evangelio de san Juan (15, 15) constituyen el tema de la Jornada Mundial de Oraci?n por la Santificaci?n de los Sacerdotes que se celebrar? en la solemnidad del Sagrado Coraz?n de Jes?s.

El tema ha sido comunicado por la Congregaci?n vaticana para el Clero, cuyo prefecto es el cardenal Dar?o Castrill?n.

La Jornada Mundial por la Santificaci?n de los Sacerdotes, instituida por Juan Pablo II, recuerda a los presb?teros que ?los hombres desean contemplar en el sacerdote el rostro de Cristo?, explicaba el cardenal Castrill?n en la carta que env?o con este motivo en el a?o 2004.

En este a?o, la congregaci?n vaticana propone meditar con este motivo en la homil?a que pronunci? Benedicto XVI en la misa crismal del Jueves Santo pasado en la Bas?lica de San Pedro.

?El n?cleo del sacerdocio es ser amigos de Jesucristo?, aclaraba el Papa. S?lo as? podemos hablar verdaderamente ?in persona Christi?, aunque nuestra lejan?a interior de Cristo no puede poner en peligro la validez del Sacramento. Ser amigo de Jes?s, ser sacerdote significa, por tanto, ser hombre de oraci?n?.

?El mundo tiene necesidad de Dios, no de un dios cualquiera, sino del Dios de Jesucristo, del Dios que se hizo carne y sangre, que nos am? hasta morir por nosotros, que resucit? y cre? en s? mismo un espacio para el hombre --sigui? diciendo--. Este Dios debe vivir en nosotros y nosotros en ?l. Esta es nuestra vocaci?n sacerdotal: s?lo as? nuestro ministerio sacerdotal puede dar fruto?.

La devoci?n al Sagrado Coraz?n tuvo como mensajera a una religiosa de la Visitaci?n francesa, santa Margarita Mar?a Alacoque (1647-1690), quien en Paray le Monial, peque?a localidad francesa de Borgo?a, fue testigo de apariciones de Jes?s en las que le dej? como mensaje su incontenible amor por cada hombre y mujer.

Benedicto XVI ha dedicado en mayo, adem?s, una Carta, dirigida al prep?sito general de la Compa??a de Jes?s, sobre la devoci?n al Sagrado Coraz?n de Jes?s.
Comentarios