Viernes, 16 de junio de 2006
En la secci?n "La calle opina" de la revista Iglesia Nivariense, n?mero 66, se encuentra un art?culo de Salvador Fern?ndez sobre el noviazgo y preparaci?n al matrimonio.

HAY QUE ANDARSE CON OJO



A la hora de pensar en casarse. El matrimonio y, consecuentemente, la familia es un paso importante en la vida de las personas. Yo dir?a que tal vez el m?s importante ya que, adem?s de la familia, nos jugamos la felicidad.
Hoy, tal vez por la influencia de los medios de comunicaci?n o de la prensa rosa, por la p?rdida de valores o por la ?poca que nos est? tocando vivir, me atrevo a afirmar que se va al matrimonio sin la m?s elemental preparaci?n, fruto de lo cual son las rupturas matrimoniales, doloroso paso que sufren los esposos, sus hijos, si los hay, y sus familias. Una separaci?n, un divorcio, no es una pera en dulce. Al contrario.
Es posible que ante esa panor?mica bastantes parejas opten por formar parejas de hecho, por vivir "en prueba", acaso cifrando su felicidad matrimonial en comprobar como se funciona en la cama. Si no funciona, nos separamos y ya est?, separaci?n que, generalmente, tambi?n resulta dolorosa, incluso tr?gica.
No ha de extra?arnos que cada vez sean m?s los solteros/as que pasan de formar matrimonio ni pareja, tienen sus aventuras ocasionales, alegando que "no est?n preparados". Para m? una forma de pasarlo bien, ego?stamente, fomentando el que en nuestro pa?s la poblaci?n est? envejeciendo, con las dram?ticas consecuencias que les tocar? vivir a futuras generaciones.
Es incomprensible que en los tiempos en que vivimos nos preocupe conocer a fondo como funcionan los m?viles, electrodom?sticos, ordenadores y toda una gama de aparatos y que, algo tan fundamental como es el matrimonio, la familia, el ser feliz, entremos en ello casi como analfabetos totales.
Como somos muy "modernos", pasamos del noviazgo ?hay que ser carca!.

Cuando m?s unos meses ya vivir juntos. Y as? nos va.
Se me ocurre que as? como ahora nos colocan el carnet de conducir por puntos, tambi?n deber?a establecerse un curso para aquellos que quieren casarse. Y, como en el examen de conducir, los novios deben conocer las normas y las se?ales, con el fin de comprobar si tienen madurez para casarse (algo fundamental), para que puedan ser felices.
El noviazgo -si se lleva como es debido- nos permite conocer a la futura pareja, su car?cter, sus valores, sus ideas religiosas, que opina sobre la econom?a familiar, la mutua colaboraci?n en el hogar, su idea sobre la fidelidad, si quiere tener hijos o no, y en como educarlos. Su actitud en relaci?n a las familias pol?ticas, a que la mujer trabaje tambi?n fuera de casa. Conocer la psicolog?a femenina y la masculina mejorar? la delicada convivencia diaria, as? como disfrutar de una sexualidad sana. Y tambi?n si quiere casarse por la Iglesia o por lo civil o ni lo uno ni lo otro. Todo esto y m?s, es importante conocerlo antes de dar el paso.
Conozco algunas parejas que no se han casado porque la boda cuesta "cara", decisi?n que respeto pero que no apruebo, ya que el matrimonio supone un compromiso donde "yo me entrego a ti y te recibo para amarte y respetarte, en la salud y la enfermedad, en las alegr?as y las penas, todos los d?as de mi vida. ?Qu? hermosa promesa!
Por tanto, hay que andarse con ojo. La decisi?n es importante y delicada, de la que no hay que asustarse. Pero eso s?, prepararse lo mejor posible y hoy, afortunadamente, existen medios para ello. Contando adem?s, si eres cat?lico/a, con la Gracia del sacramento.
El matrimonio, la familia, es una ilusionante vocaci?n.
?Y merece la pena!
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios