Mi?rcoles, 21 de junio de 2006
?Sin la fe, la vida ser?a en el fondo insatisfactoria y privada de toda fortaleza?

MAGUNCIA, mi?rcoles, 21 junio 2006 (ZENIT.org).- ?La fe me da confianza?, declara el cardenal Karl Lehmann, obispo de Maguncia y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, en una entrevista concedida a Zenit.

El purpurado afirma obtener energ?a de la oraci?n, de la celebraci?n de la Eucarist?a, del encuentro con los dem?s, y de las preocupaciones o necesidades de nuestro tiempo. Sus ra?ces teol?gicas se hunden en el Concilio Vaticano II, en el S?nodo Com?n de las di?cesis alemanas, y en el pensamiento de Karl Rahner.

--?C?mo concibe su ministerio pastoral?

--Cardenal Lehmann: A este respecto, pienso como el ap?stol Pablo: ?No es que pretendamos dominar sobre vuestra fe, sino que contribuimos a vuestro gozo, pues os manten?is firmes en la fe? (2 Cor 1, 24), que armoniza bien con mi lema episcopal, sacado de la primera Carta a los Corintios: ?Sed fuertes en la fe? (1 Cor 16,1 3). Adem?s, encuentro la conciencia que tengo de m? mismo en el decreto conciliar ?Christus Dominus? sobre el ministerio pastoral de los obispos. Esto se expresa exactamente en la primera frase: ? Cristo Se?or, Hijo de Dios vivo, que vino a salvar del pecado a su pueblo y a santificar a todos los hombres, como El fue enviado por el Padre, as? tambi?n envi? a sus Ap?stoles, a quienes santific?, comunic?ndoles el Esp?ritu Santo, para que tambi?n ellos glorificaran al Padre sobre la tierra y salvaran a los hombres "para la edificaci?n del Cuerpo de Cristo" (Ef., 4,12), que es la Iglesia?. En este sentido, mi deseo es el de animar a confiar en la fe.

--Una pregunta m?s personal: ?nos podr?a contar algo sobre su decisi?n de ser sacerdote y en general sobre su itinerario de fe? ?Qui?n o qu? le ha acompa?ado en este camino?

--Cardenal Lehmann: El primer contacto con la fe lo tuve a trav?s de mi familia. All? pude vivir y experimentar la fe casi naturalmente. Despu?s vinieron los profesores, en el tiempo de la escuela y en la universidad, por quienes conservo mucha gratitud, en especial por el profesor Karl Rahner, de quien tuve la posibilidad de ser su asistente. Un itinerario de fe ser?a impensable sin todos aquellos compa?eros de viaje, dispuestos siempre a animar y a infundir confianza.

--?Tiene algo as? como una patria espiritual o un ?background? teol?gico?

--Cardenal Lehmann: Viv? los preparativos y las primeras sesiones del Concilio Vaticano II, como estudiante en Roma y tuve tambi?n experiencia directa del S?nodo de las di?cesis en la Rep?blica Federal Alemana, participando activamente y colaborando en su organizaci?n. El periodo en el que fui asistente de Karl Rahner me form? m?s que cualquier otro profesor de Teolog?a. En este contexto, encuentro mis ra?ces teol?gicas, que luego claramente en el curso de los a?os han podido desarrollarse ulteriormente, pero sin estos tres pilares --Concilio, S?nodo y Rahner-- en mi vida, no se habr?an dado los mismos resultados.

--?De d?nde saca su vida interior? ?Tiene alg?n manantial especial de fuerza?

--Cardenal Lehmann: La fe me da confianza. Encuentro manantiales de fuerza en la oraci?n, en la celebraci?n de la Eucarist?a, pero tambi?n en salir al encuentro de las personas y de las preocupaciones y necesidades de nuestro tiempo. Se trata de interpretar los signos de los tiempos a partir de la fe, y como mortales de tender hacia las cosas celestiales, sin dejar de tener los pies en la tierra.

--El S?nodo de los Obispos de todo el mundo, celebrado el pasado octubre, se centr? en el tema de la Eucarist?a, como fuente y centro de la vida cristiana. ?Qu? significado tiene para usted la Eucarist?a?

--Cardenal Lehmann: En el t?tulo oficial del S?nodo de los Obispos ya se expresa todo: ella es ?Fuente y cumbre de la vida y de la misi?n de la Iglesia?. Ella es el secreto de nuestra fe. En la redenci?n realizada por Cristo se hace visible a todos los seres humanos la voluntad de salvaci?n de Dios. Esta se actualiza en la celebraci?n de la Eucarist?a. De aqu? obtiene su fundamento la Iglesia.

--?Qu? quiere decir creer? ?Y cu?l es su repercusi?n?

--Cardenal Lehmann: He hablado anteriormente de la confianza que deriva de la fe. Sin la fe, la vida ser?a en el fondo insatisfactoria y carecer?a de toda fortaleza. Incluso quienes quieren abandonar o distanciarse de Dios sienten sin embargo nostalgia de una respuesta a la gran demanda de sentido. Al final, esto se convierte en el criterio: ?c?mo tiene significado mi vida? Y es aqu? donde la fe intenta ofrecer respuestas. Porque Dios ama al hombre, lo ha llamado a la existencia y est? a su lado a lo largo de todos los tiempos. Quien cree no est? nunca solo.

--Jes?s ha resucitado. ?En qu? logra vislumbrarlo, y c?mo se comunica con ?l?

--Cardenal Lehmann: Una vez m?s es de la fe de donde extraigo mi confianza. El Resucitado no esta sentado a mi lado y tampoco he tenido la suerte de darle una palmada en la espalda. Sin embargo, ah? est? la promesa: ?Yo estoy con vosotros todos los d?as? (Mateo 28, 20). Nosotros vivimos la fuerza de esta presencia cada d?a, si permanecemos abiertos a la escucha y sensibles hacia nuestros semejantes, a las preocupaciones y a las necesidades de nuestro tiempo, y ante nuestra misma vida. Esto puede suceder cuando se encuentran personas pero tambi?n en la oraci?n y en los momentos de silencio y recogimiento. All? Dios nos habla y est? cercano a nosotros. Las Sagradas Escrituras y la Eucarist?a son, como revela el relato de Ema?s, los mejores puntos de acceso a Jesucristo.

--?Qu? es lo que m?s le preocupa?

--Cardenal Lehmann: La m?xima ?Dios es m?s grande que nuestro coraz?n? nos da en todas las situaciones humanas un fundamento verdaderamente inquebrantable, aunque a veces reconozcamos que estamos hundi?ndonos bajo tierra. Por esto agradecemos tambi?n esta extrema certeza de nuestra conciencia. ?Bendito sea el hombre que puede poner su confianza en un Dios de este tipo! Lo que necesitamos, justo en el momento de los cambios, cuando nos debemos ocupar de algunas cuestiones estructurales de la pastoral, es acordarnos de la profunda y a menudo escondida fuerza de la fe, de manera que sepamos en el fondo de qu? se trata. Para esto quiero dar yo mi aportaci?n.

--?D?nde ve los grandes desaf?os de nuestro tiempo?

--Cardenal Lehmann: Como presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, con motivo de la Asamblea General de oto?o de 2005, hice un introducci?n sobre este tema, que est? tambi?n documentada en mi nuevo libro. El t?tulo era ?Nuevos signos del tiempo. Criterios de distinci?n para diagn?stica la situaci?n de la Iglesia en la sociedad y para la acci?n eclesial hoy?. Todo lo que fue puesto de relieve durante el Concilio, sobre los ?signos de los tiempos?, exige una ulterior interpretaci?n, aplicada al proceso de la diagnosis (?Cairolog?a?) as? como al contenido. Entre cambio y estabilidad, necesitamos actitudes de fondo que puedan ser puntos a partir de los cuales oponer una reacci?n, sin retroceder frente a una actualidad siempre inagotable.

--?Qu? nos dice del Papa Benedicto XVI y qu? esperanza tiene en ?l?

--Cardenal Lehmann: Conozco a Joseph Ratzinger desde hace ya m?s de cuarenta a?os y me he encontrado con ?l en varias ocasiones. El Santo Padre est? al servicio de toda la Iglesia. Y por esto es equivocado ver en ?l un ?Papa alem?n?. El Papa pertenece a la Iglesia universal. En su primer a?o de pontificado, para muchos sorprendente, ha propuesto acentos personales en gran continuidad con su predecesor. Muchos ten?an tambi?n una imagen distorsionada de Ratzinger. Hay que darle tiempo porque este Papa es capaz de sorprendernos. Lo dije ya a la prensa inmediatamente despu?s de su elecci?n, y lo puedo repetir y subrayar con fuerza una vez m?s desde mi punto de vista actual.
Publicado por verdenaranja @ 23:17  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios