Jueves, 22 de junio de 2006
MENSAJE DEL CONSEJO PERMANENTE
DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA


?Dispuestos a dar respuesta a la Esperanza? (1Pedro 3,15)



1. El pueblo peruano ha elegido un nuevo Presidente, un nuevo Congreso y los miembros del reci?n creado Parlamento Andino. El proceso electoral ha finalizado y observamos que nuestra democracia se va fortaleciendo, por lo cual todos nos felicitarnos.

2. Al concluir una etapa electoral, ahora est? frente a nosotros el compromiso y el reto de construir el futuro, buscar el bien com?n, atender responsablemente a nuestras mayor?as marginadas, construir con generosidad, cultivar la sana tolerancia y buscar un di?logo fecundo de todas las fuerzas pol?ticas y sociales. Deben quedar atr?s las divisiones, las confrontaciones y todo aquello que perjudique la b?squeda del entendimiento com?n.

3. Los Obispos del Consejo Permanente hacemos una invocaci?n fraterna para que todos los ciudadanos centremos nuestros esfuerzos en el desarrollo y promoci?n de la persona humana "que es y debe ser el principio, sujeto y fin de todas las Instituciones sociales" (CCIC n 441).

4. En esta hora solemne del Per? se requiere urgentemente fortalecer nuestra convivencia social en base al respeto de la justicia; al compromiso inequ?voco por la paz; a la defensa por la vida; al respeto irrestricto de los derechos humanos y a la lucha frontal contra todo aquello que afecte a nuestras Instituciones democr?ticas, porque "el orden justo de la sociedad y del Estado es una tarea principal de la pol?tica" (B.XVI, Dios es amor n.28,a).

5. Toda Pol?tica de Estado debe respetar los principios ?ticos y morales vinculados con la promoci?n del bien com?n, porque el ?nico recurso v?lido es el di?logo fecundo y alturado que genere espacios de concordia. El recurso a la violencia, a la fuerza y a la intolerancia ser?n siempre caminos destructivos de confrontaci?n y beligerancia. Los peruanos queremos la paz, el desarrollo y el progreso de nuestra Patria, y para lograr esto se requiere el esfuerzo y la colaboraci?n de todos los partidos pol?ticos y de todos los grupos sociales sin exclusi?n.

6. Al contemplar el vasto panorama del Per? vemos los avances cualitativos logrados, sobre todo en el marco de la macro-econom?a; no obstante, la Iglesia Cat?lica desea hacer un llamado al nuevo Gobierno, a todas las clases pol?ticas representadas en el Congreso de la Rep?blica y a los empresarios para abogar por los m?s necesitados del Per? y generar as? una esperanza aut?ntica.

7. El denominado "Per? profundo", representado por las regiones y departamentos m?s alejados, re?ne condiciones de vida envueltas en pobreza, marginaci?n y olvido. Un pa?s como el Per?, rico en recursos naturales, es tr?gicamente pobre en la condici?n en la que viven la mayor?a de sus pobladores. La exclusi?n de los beneficios econ?micos de muchos hermanos nuestros exige una soluci?n justa en la lucha contra la pobreza a fin de garantizar la justicia social, adem?s de condiciones dignas para una calidad de vida que abarque el acceso a los servicios generales indispensables: salud, educaci?n, vivienda, agua, electrificaci?n y v?as de comunicaci?n.

8. Nos queda un camino arduo y dif?cil pero debemos mirar hacia el futuro con optimismo confiando en el compromiso y capacidad del esp?ritu humano para trabajar por la unidad, para ayudar y dirigir a nuestro pa?s hacia el progreso y bienestar.

Que los santos peruanos y el Se?or de los Milagros concedan las gracias para lograr un Per? m?s noble, m?s digno, m?s justo y m?s humano.
Comentarios