Viernes, 23 de junio de 2006
El pastor Carlos Mraida ley? la declaraci?n del Tercer Encuentro de Evang?licos y Cat?licos:


DECLARACION CONJUNTA

TESTIMONIO Y COMPROMISO




Miles de cat?licos y evang?licos nos hemos reunido en el estadio Luna Park de Buenos Aires, para celebrar la presencia viva de nuestro Dios, para declarar nuestra fe com?n y para renovar nuestro compromiso de acci?n y oraci?n por nuestra amada Argentina.

Vinimos a celebrar el amor de Dios Padre, que nos hizo sus hijos, recreando nuestras vidas y d?ndoles sentido y prop?sito. Declaramos que nuestra patria necesita a Dios como Pater, de manera tal que su amor y la direcci?n de su palabra restauren los fundamentos de nuestra naci?n. Por eso nos comprometemos a misionar juntos para que los valores del Reino de Dios sean las bases de nuestro pa?s.

Vinimos a celebrar la gracia de nuestro Se?or Jesucristo, que nos hizo nuevas criaturas. Y al pensar que el vocablo naci?n viene del verbo nacer, no podemos dejar de declarar que nuestra naci?n necesita del nuevo nacimiento que Jes?s propone. Por esta raz?n es que nos comprometemos a continuar trabajando juntos para que las tinieblas y la muerte retrocedan en nuestra sociedad.

Vinimos a celebrar la presencia en nuestras vidas del Esp?ritu Santo que nos ayuda, consuela y fortalece. Despu?s de tantas d?cadas de dolor, injusticia y devastaci?n, declaramos que los argentinos necesitamos de su asistencia para construir el pa?s que todos queremos y que precisamos de su consuelo sanador para cicatrizar las heridas que hay en nosotros. Por eso es que nos comprometemos a servir juntos para que un avivamiento del Esp?ritu Santo venga sobre nuestro pa?s.

Vinimos a celebrar que hay una sola iglesia, formada por todos aquellos que confiesan que JESUS es el SE?OR y han sido bautizados. Al hacerlo no podemos menos que declarar con dolor y arrepentimiento que nuestras divisiones han impedido mostrar adecuadamente al mundo el prop?sito de Dios de conformar una humanidad diversa pero unida. Y en este tiempo en que nuestra Argentina necesita una reconciliaci?n definitiva, al tiempo que pedimos perd?n, humildemente ofrecemos este encuentro de unidad como signo y semilla prof?tica de lo que Dios quiere hacer, no s?lo en su ?nica iglesia sino en la Naci?n. Por eso nos comprometemos a hacer todo lo que est? de nuestra parte para que sea realidad la oraci?n de Jes?s: ?Padre, que sean uno para que el mundo crea?.

Vinimos a celebrar la bendici?n de vivir en la Rep?blica Argentina. Declaramos que Dios nos provey? generosamente de recursos naturales y humanos. Lamentablemente, nuestros pecados personales y colectivos no hay permitido que vivamos de acuerdo a estas posibilidades y al deseo divino. Nos comprometemos a orar y a trabajar juntos con todos los que se esfuerzan para que en nuestra sociedad se encarnen los valores de amor, justicia, equidad y verdad del Evangelio.

Vinimos a celebrar la gloria de Dios Padre, Hijo y Esp?ritu Santo. Declaramos que su gloria est? presente y llenar? toda la tierra. Nos comprometemos a servir para que esa gloria se manifieste m?s abundantemente en nuestra naci?n. A ?l sea la gloria por siempre y para siempre. Am?n.

Buenos Aires, 19 de junio de 2006.
Comentarios