S?bado, 24 de junio de 2006
Reproducimos a continuaci?n el comunicado oficial del Secretariado Nacional para la Familia de la Comisi?n Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar:



Ante el pr?ximo tratamiento del proyecto de ley sobre esterilizaci?n, el Secretariado Nacional para la Familia quiere hacer conocer a la opini?n p?blica:

1. El proyecto no cont? con la debida discusi?n en las comisiones correspondientes, y no se permiti? a todas las expresiones del arco ciudadano dar su opini?n sobre el mismo.
En algunos caso el mismo fue aprobado sin discusi?n a libro (y puertas) cerradas.

2. El art. 91 del C?digo Penal vigente, prev? penas de 3 a 10 a?os a quienes causaren una lesi?n que "produjere ... la p?rdida ... de la capacidad de engendrar o concebir". El proyecto no deroga tal disposici?n, por lo que seguir? siendo un delito en la Rep?blica Argentina.

3. El proyecto de aprobarse como fue girado a la C?mara, obliga a efectuar -sin cargo para los mutilados-, tales cirug?as a todo el sistema sanitario, tanto p?blico como privado. Y a financiarlo a las obras sociales y prepagas; para las cuales no admite la objeci?n de conciencia, esto es, manifestarse en contra de realizar o financiar una pr?ctica absolutamente objetable. Adem?s se autoriza la esterilizaci?n de menores e incapaces, quienes jam?s podr?an expresar su consentimiento.

4. El proyecto no prev? la realizaci?n de las intervenciones quir?rgicas, necesarias para restablecer la fertilidad, ni tampoco las financiar?. Esto restringe la posibilidad de que una persona pueda recuperar su capacidad de procreaci?n en caso que as? lo requiera o que quien haya sido mutilado siendo menor, pretenda recuperar su capacidad de procrear al alcanzar la mayor?a de edad.

5. No est? de m?s recordar que con una ley mucho menos permisiva, Alberto Fujimori, durante su gesti?n como presidente del Per?, hizo esterilizar a 360.000 peruanos -en su mayor?a mujeres ind?genas analfabetas-, por lo que enfrenta una demanda constitucional por genocidio en dicho pa?s hermano.

Los seres humanos contamos con nuestra capacidad de juicio para poder discernir c?mo y cu?ndo nuestras relaciones deben tener como resultado la procreaci?n de un nuevo ser humano. La esterilizaci?n nos degrada a la condici?n de seres sin esa capacidad y esclavos de nuestros instintos. Pensar que los pobres no pueden tener esa capacidad es una actitud discriminatoria, lo que es necesario es darles educaci?n y posibilidades de progreso social.

Creemos sinceramente que este tipo de "soluciones" radicales nos degradan en nuestra condici?n de personas y de sociedad civilizada.



Secretariado Nacional para la Familia

Buenos Aires, 13 de junio de 2006
Comentarios