Domingo, 25 de junio de 2006
25 Jun. 06 (ACI).- Miles de peregrinos llegados de todas partes del mundo se dieron cita hoy en la Plaza de San Pedro para rezar el ?ngelus Dominical con el Papa Benedicto XVI quien record? que la festividad del Sagrado Coraz?n de Jes?s es ocasi?n para rezar por la santificaci?n de los sacerdotes.

Antes de iniciar la oraci?n mariana, el Santo Padre hizo notar que este domingo ?se encuentra rodeado de solemnidades lit?rgicas significativas? como ?el Sagrado Coraz?n de Jes?s, que une felizmente la devoci?n popular con la profundidad teol?gica? y ?la natividad de San Juan Bautista, el ?nico santo de quien se conmemora el nacimiento pues marc? el inicio de la realizaci?n de las promesas divinas?.

Sobre la primera agreg? que ?las ra?ces de esta devoci?n se encuentran en el misterio de la Encarnaci?n; es justamente a trav?s del Coraz?n de Jes?s que en modo sublime se ha manifestado el Amor de Dios hacia la humanidad?.

?Por esto ?prosigui?- el aut?ntico culto al Sagrado Coraz?n conserva toda su validez y atrae especialmente las almas sedientas de la misericordia de Dios, que encuentran la fuente inacabable de la cual tomar el agua de la Vida, capaz de irrigar los desiertos del alma y de hacer reflorecer la esperanza?.

Asimismo, record? que ?la solemnidad del Sagrado Coraz?n es tambi?n la Jornada Mundial de la Oraci?n para la Santificaci?n de los Sacerdotes? y exhort? a todos los presentes a ?rezar siempre por estos, para que puedan ser v?lidos testimonios del amor de Cristo?.

M?s adelante continu? hablando sobre la Natividad de San Juan Bautista y dijo: ?su fiesta nos recuerda que nuestra vida es toda y siempre ?relativa? a Cristo y se realiza acogi?ndolo, Palabra, Luz y Esposo, del cual todos nosotros somos, voz, l?mparas y amigos?.

?Dejar que el ?yo? de Cristo tome el lugar de nuestro ?yo? fue en modo ejemplar el anhelo de los Ap?stoles Pedro y Pablo?, agreg? el Papa.

Y recordando a la Virgen Mar?a dijo: ?ha conservado las palabras de su Hijo Jes?s en su coraz?n. Ayer hemos contemplado este Coraz?n inmaculado, Coraz?n de Madre, que continua velando con tierna solicitud sobre todos nosotros?.

Finalmente rez? el ?ngelus y salud? a los diversos grupos presentes en sus respectivos idiomas.
Comentarios