Martes, 27 de junio de 2006
27 junio 2006 ZENIT publica el decreto de la Penitenciar?a Apost?lica por el que se concede a los fieles de todo el mundo la indulgencia plenaria con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias, que se celebrar? en Valencia, Espa?a, del 1 al 9 de julio de 2006.



DECRETO
Se concede a los fieles la indulgencia plenaria
Con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias



Juan Pablo II, de venerada memoria, al querer proponer a la consideraci?n de toda la Iglesia el tema de la familia, estableci? que cada tres a?os se celebrara el Encuentro Mundial de las Familias. Le mov?a sobre todo la preocupaci?n pastoral de que el argumento fuera ilustrado a trav?s de estudios profundos, de que se defendiera a la instituci?n familiar de los errores y de las malas costumbres que se est?n difundiendo hoy, y de que con la oraci?n fuera confiada a Dios, Creador, por quien fue instituida la misma familia y de quien, en cuanto Autor del orden sobrenatural, el matrimonio de los bautizados ha sido elevado al rango de sacramento.

El Sumo Pont?fice Benedicto XVI, al asumir las intenciones de su predecesor, ha establecido que clausurar? con su presencia el V Encuentro Mundial de las Familias, que este a?o se celebrar? en Valencia, del 1 al 9 de julio, pidiendo a la Sant?sima Trinidad que alcance un gran beneficio para la Iglesia; en particular, con la profundizaci?n en el tema que ha sido asignado, el de la familia, sede de la vida y del amor, iglesia dom?stica, en la que los padres transmiten a los hijos el don inestimable de la fe.

El Santo Padre, por tanto, uni?ndose de todo coraz?n a la convocaci?n mundial de Valencia, ha establecido con agrado la concesi?n del don de la indulgencia plenaria a los fieles en los t?rminos que a continuaci?n se indican, deseando vivamente que participen numerosos desde todas las partes del mundo. Que participen con fervor y atenci?n en las diferentes iniciativas y celebraciones religiosas que all? tendr?n lugar a favor de la familia, y que, una vez regresados a sus casas, fortificados por la gracia de Dios, se dediquen generosamente a conformar sus familias y las de su pr?jimo seg?n las santas reglas del Evangelio. Que ofrezcan, adem?s, el ejemplo de una vida embellecida por las virtudes cristianas y llena de obras de piedad y caridad, bajo la protecci?n de la Bienaventurada Virgen Mar?a y de San Jos?, su cast?simo esposo, a quienes el misterioso designio de dios confi? la constituci?n de esa familia en la que nuestro Se?or Jesucristo, hecho hombre, ?crec?a y se fortalec?a, llen?ndose de sabidur?a; y la gracia de Dios estaba sobre ?l? (Lucas 2, 40).

Por este motivo, el Sumo Pont?fice concede a los fieles la indulgencia plenaria, que se obtendr? seg?n las condiciones acostumbradas (confesi?n sacramental, comuni?n eucar?stica y oraci?n seg?n las intenciones del mismo Sumo Pont?fice), con esp?ritu desapegado de cualquier pecado, si participan fervientemente en alguna solemne celebraci?n, en Valencia, en el transcurso del V Encuentro Mundial de las Familias, y en su solemne clausura.

Todos los dem?s fieles que no puedan participar en ese acontecimiento alcanzar?n el mismo don de la indulgencia plenaria, con las mismas condiciones, en los d?as en los que se celebra y en el d?a conclusivo, si, unidos con el esp?ritu y el pensamiento a los fieles presentes en Valencia, recitan en familia el ?Padre Nuestro?, el ?Credo? y otras oraciones devotas para invocar de la Divina Misericordia las finalidades antes indicadas.

Este decreto s?lo tiene vigor en esta ocasi?n. No obstante cualquier disposici?n contraria.

Dado en Roma, en la sede de la Penitenciar?a apost?lica, el 15 de junio de 2006, en la solemnidad del Sant?simo Cuerpo y Sangre de Cristo.



Cardenal James Francis STAFFORD
Penitenciario mayor


Gianfranco GIROTTI, o.f.m.conv.
Regente
Comentarios