S?bado, 15 de julio de 2006
Entrevista al presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa

13 julio 2006 (ZENIT.org).- A su paso por Roma, para participar en la Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana ?el pasado mayo--, el presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa, monse?or Jorge Ferreira da Costa Ortiga --arzobispo primado de Braga? concedi? a Zenit una entrevista en el Colegio Pontificio Portugu?s.

El prelado afront? algunos temas actuales para la Iglesia en su pa?s: la transmisi?n de la fe en una sociedad secularizada, la escasez de sacerdotes, la importancia de los movimientos eclesiales, la atenci?n a los problemas sociales y a los medios de comunicaci?n.

--Teniendo en cuenta las transformaciones de la sociedad portuguesa actual, ?cu?les son los desaf?os y las dificultades de la Iglesia?

--Monse?or Ferreira da Costa Ortiga: Portugal es un pa?s integrado en la Uni?n Europea y en la din?mica de un proceso universal, y por esto se est?n debatiendo los problemas caracter?sticos de la sociedad actual. En t?rminos de Iglesia, reconocemos que hay una gran implantaci?n estad?stica del cristianismo, pero falta quiz? una experiencia de fe. Por este motivo, la Conferencia Episcopal ha trazado para este trienio el objetivo de reflexionar, sin la preocupaci?n de producir documentos, sobre la transmisi?n de la fe hoy, en una sociedad que podemos casi considerar anticristiana por lo que propone. El gran desaf?o que se nos presenta hoy es justo ?ste de la transmisi?n de la fe.

Reconocemos que hemos recorrido un camino muy grande en t?rminos de catequesis, en el sentido oficial de la palabra, de diez a?os, pero luego nos vemos obligados a concluir que muchas veces los confirmandos no tienen la perseverancia que esperar?amos de ellos. Tendremos quiz? que revisar nuestra catequesis, el modo de hacer catequesis, para que haya una esperanza profunda de fe. Adem?s de esta din?mica, este desaf?o interno, la Iglesia est? abierta al mundo y situada en este periodo caracterizado por una laicidad que muchas veces se confunde con el laicismo.

Admitimos perfectamente la laicidad y la animamos. Reconocemos la separaci?n de estos dos mundos diferentes. Pero dentro de esta laicidad, entendida como separaci?n colaboradora, empezamos a reconocer que hay un laicismo que es totalmente diferente de la laicidad, o sea una argumentaci?n, un empe?o de destruir de modo m?s o menos organizado, o incluso quiz? fruto de la ?poca y de los tiempos que estamos viviendo, y de edificar una sociedad sin referencias, sin valores, sin mirar a la matriz cristiana de nuestro pa?s, en t?rminos de historia y de implantaci?n sociol?gica. Reconocemos esta fuerzas. Puede ser el ambiente en general, pero hay naturalmente tambi?n fuerzas ocultas de las que debemos tomar conciencia.

--En su opini?n, ?qu? hay que hacer para superar la escasez de sacerdotes en Portugal?

--Monse?or Ferreira da Costa Ortiga: He insistido mucho en una evangelizaci?n dirigida a promover una toma de conciencia de lo que es la Iglesia. Creo que la eclesiolog?a del Vaticano II no ha entrado todav?a en la mente de nuestros cristianos, o sea esta Iglesia consciente del hecho de que es pueblo de Dios, fieles bautizados en Cristo, y tambi?n corresponsables de la misi?n que el mismo Cristo debe continuar hoy a trav?s de los sacerdotes y a trav?s de los laicos; esta Iglesia que es misterio y comunidad de ministerios es una doctrina que ha sido comunicada y anunciada pero no muy asimilada.

Si por un lado estamos viendo la adhesi?n de muchas personas a esta corresponsabilidad --haciendo que los laicos asuman tareas que tradicionalmente eran de los sacerdotes y los sacerdotes est?n m?s libres de hacer lo que les corresponde, no s?lo en la liturgia sino tambi?n en otras ?reas, y por tanto son necesarios menos sacerdotes, porque antes el sacerdote hac?a todo--, por otro lado sabemos tambi?n que el n?mero de sacerdotes empieza a escasear justo bas?ndose en nuestras costumbres y nuestras tradiciones.

Deberemos mirar a una pastoral vocacional m?s seria, a partir de la conciencia de una Iglesia que es una comunidad de hijos de Dios, reunida en la Trinidad, pero que al mismo tiempo mira a la corresponsabilidad.

Por otra parte, otro desaf?o que debemos afrontar es el trabajo en la pastoral de la familia. La familia, como c?lula de la Iglesia y de la sociedad, en el sentido que la Iglesia Cat?lica le da, la familia que es comunidad de amor y comunidad de procreaci?n, que est? en medio de estas batallas que estamos combatiendo, muchas y comunes. Pero si la familia es comunidad de amor y de procreaci?n, lo debe ser tambi?n de educaci?n. Quiz? de una vocaci?n a asumir como sacerdote o en la vida religiosa.

Pienso que la pastoral familiar debe ser uno de los sectores en los que deberemos invertir m?s, ya sea por los desaf?os que nos vienen del exterior como por la din?mica de la misma Iglesia, para que a partir de la familia, como iglesia dom?stica, podamos luego tener una Iglesia universal.
Publicado por verdenaranja @ 0:58  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios