S?bado, 29 de julio de 2006
Chinguaro fue el primer templo de la imagen de Mar?a que por el mar de G?imar hizo entrada en la historia y en la tierra de Tenirife. Tras la conquista los peregrinos empezaron a visitar Chiguaro. Colocamos en el blog su evoluci?n hist?rica, escrita por Don Javier Eloy Campos Torres en documento publicado por Obispado de Tenerife, Cabildo de Tenerife y Excmo. Ayuntamiento de G?imar en el a?o 2002.


EVOLUCI?N HIST?RICA DE CHINGUARO


Javier Eloy Campos Torres
Concejal en materia de patrimonio hist?rico-art?stico del Excmo. Ayuntamiento de G??mar



Chinguaro es una palabra de origen guanche que significa "los barranquillos" y que designa un peque?o barranco situado en la median?a baja del Valle de G??mar. Su importancia en la ?poca aborigen era b?sicamente pol?tica ya que funcionaba como habitat del Mencey de G??mar, gobernador de un amplio territorio del Sureste de Tenerife. La posici?n central de Chinguaro dentro del Menceyato propiciaba su car?cter de capital de este territorio.

El lugar est? situado en un peque?o barranco al cual se abren varias cuevas. En el fondo del cauce exist?a un "eres", especie de dep?sito natural creado por la erosi?n del agua al caer espor?dicamente por un salto del barranco. En la cavidad generada se depositaba agua mezcla-da con arena. Este sedimento era aprovechado como dep?sito, ya que, una vez practicado un peque?o hueco en la arena, el agua afloraba con cierta facilidad. La existencia del "eres" de Chinguaro fue determinante para que all? se situara un habitat aborigen importante, pues representaba una segura reserva de agua.

(?poca aborigen)

Antes de la conquista de Tenerife Chinguaro es el escenario donde se produce uno de los momentos m?s significativos de la aculturaci?n de la poblaci?n aborigen y la introducci?n de la cultura europea. En la costa de G?imar y muy cerca de Chinguaro unos abor?genes que iban pastoreando sus reba?os encontraron una imagen de Mar?a, en su advocaci?n de La Candelaria. ?sta fue trasladada a la cueva del Mencey en Chinguaro, lugar donde permaneci? depositada un tiempo indeterminado, aunque la tradici?n lo cifra en 50 a?os. Pasado ese tiempo en las costas de G??mar reaparece un joven guanche, que hab?a sido capturado, y trasladado a Lanzarote, donde es catequizado. Una vez devuelto a Tenerife se dirige a la cueva de Chinguaro. All? el Mencey y otros guanches le muestran la imagen hallada en la playa mientras ?l se hallaba capturado.

En ese momento el joven guanche ejecuta uno de los actos m?s significativos de la aculturaci?n, explica en lengua aborigen el significado religioso de la imagen hallada: ACHMAYEX GUAYAXERAX ACHOR?N ACHAM?N, "esta es la Madre del Sustentador de Cielo y Tierra". En esta explicaci?n se mezclan elementos de la religi?n aborigen con la cristiana.

Desde el momento en que los guanches descubren el car?cter religioso de la imagen, deciden trasladarla a Achbinico, la actual cueva de San Blas en Candelaria. Este lugar era uno de sus adoratorios m?s importantes y su car?cter religioso lo convert?a en un sitio donde conservar a la Virgen m?s apropiado que Chinguaro, que ten?a una car?cter principalmente pol?tico.

Este joven guanche ha recibido tradicionalmente el nombre de Ant?n Guanche, Ant?n el Viejo o Ant?n G?imar?s. Su existencia parece real y est? corroborada por las cr?nicas de la con?quista. Cuando el conquistador Alonso Fern?ndez de Lugo llega a Achbinico, la Cueva de San Blas, junto a la imagen de la Virgen se encuentra al ya anciano Ant?n Guanche.

Despu?s de la conquista de la Isla, Chinguaro se convierte en un lugar de peregrinaci?n de cierta importancia. Comienza a denominarse Las Cruces, nombre que hace referencia a los s?mbolos cristianos que los peregrinos depositan all? como se?al de su car?cter sagrado. Incluso en la Estad?stica de las Islas Canarias, de Francisco Escolar y Serrano y elaborada entre los a?os 1793 y 1806 se indica que: "...Otros lugares de culto son ... la Santa Cruz, en la misma cueva donde seg?n la tradici?n habitaba el rey de G??mar..."


(Mediados del s. XVIII)

A principios del siglo XIX ya exist?a una peque?a ermita de planta cuadrada, que se hab?a edifica do sobre la propia cueva. Dentro de ella se conservaba un gran cuadro que recog?a el momento en que Ant?n Guanche adoctrina a sus paisanos guanches. Este lienzo de interesante iconograf?a se veneraba en la Ermita de Chinguaro, hasta su ruina en los a?os 70. El aspecto del lugar est? recogido en un dibujo de J. J. Williams, publicado en un libro de viajes de Sabino Berthelot, quien visit? el lugar y describi? el cuadro en 1827. La ermita y sus alrededores eran el escenario de una fiesta de alto valor etnogr?fico, que congregaba a la poblaci?n de G??mar y pueblos lim?trofes.

El lugar hab?a mantenido estas caracter?sticas hasta principios del siglo XX. En las primeras d?cadas del mismo se produce una verdadera revoluci?n agr?cola en G??mar. Las prospecciones de agua mediante la construcci?n de "galer?as" o minas de agua, originan nuevos y abundantes caudales que permiten explotar extensos terrenos que se hab?an mantenido v?rgenes desde la conquista. Ese es el caso de la median?a baja y la costa de G??mar, roturada en esa ?poca. Para llevar a cabo el almacenamiento del agua necesaria en el riego, se construy? muy cerca del Barranco de Chinguaro el inmenso estanque denominado Charca de las Cruces. Los sedimentos originados por la construcci?n de la charca se dejaron correr barranco abajo sepultando la cueva del Mencey y alterando de forma muy negativa los aspectos m?s interesantes del entorno. El barranco de Chinguaro qued? totalmente colmatado, ofreciendo el aspecto de una planicie. Desaparecieron de la vista ambos m?rgenes, las cuevas y el eres.


(Principios del s.XX)


M?s tarde, y a iniciativa de un grupo de ciudadanos, se practic? un foso en el dep?sito de aluviones para acceder a la cueva principal. De esta forma se permit?a la visita de peregrinos que descend?an mediante una escalera construida en la cavidad. Otro paso en la degradaci?n del lugar fue la destrucci?n de la vieja ermita en la d?cada de los 50, para ser sustituida por otra de mayor capacidad. Al mismo tiempo se trazaron unos ingenuos jardines y se plantaron ?rboles frondosos, que sombreaban el lugar y lo convert?an en una especie de oasis en medio de la sequedad reinante en la zona.


(Mediados del s.XX)

El colectivo de G??mar conserva la imagen de Chinguaro transformado en un fresco vergel, aunque difiera sensiblemente del aspecto original del lugar. A finales de los a?os 70 la nueva ermita comenz? a deteriorarse hasta el extremo de desplomarse la cubierta. A partir de ese momento decae la fiesta de Febrero y el lugar queda abandonado. Es entonces cuando se plantea llevar a cabo una intervenci?n seria que recupere el aspecto hist?rico del lugar. Esta responsabilidad recae en la arque?loga g?imarera Mar?a de la Cruz Jim?nez G?mez. Su intervenci?n pretend?a devolver a Chinguaro a un estado parecido al original. Se retiraron los escombros de la Charca de las Cruces, dejando parte del barranco visible. Asimismo se desmontaron las paredes de la nueva ermita. En esta intervenci?n se recogieron valiosos vestigios que testimonian la acti?vidad aborigen desarrollada en la cueva.

Lamentablemente esta ?ltima intervenci?n fue muy mal valorada por la colectividad ya que con ella desaparec?a el jard?n que todos recordaban. La intervenci?n fue positiva pero careci? de la necesaria divulgaci?n entre el vecindario. Por otro lado se termin? de demoler la construcci?n religiosa que, aunque muy alterada, manten?a la memoria de la importancia del lugar.


Uno de las caracter?sticas m?s interesantes de Chinguaro es que se trata del lugar exacto donde tuvo su residencia el Mencey de G??mar, y ello lo sabemos de forma fehaciente porque desde el propio tiempo de la conquista ha existido un inter?s colectivo muy fuerte, en recordar que en ese sitio se deposit? por primera vez la imagen de la Virgen. Generaci?n tras generaci?n ha trasmitido la historia del traslado de la Virgen a Chinguaro y la intervenci?n de Ant?n Guanche como primer evangelizador.
El car?cter religioso del lugar se ha superpuesto a su funci?n como centro pol?tico aborigen y su actual importancia como yacimiento arqueol?gico. En Chinguaro se celebra cada primer domingo de Febrero una emotiva fiesta de fuerte contenido religioso y etnogr?fico. Desde que la ermita fue desmantelada en las obras de excavaci?n del a?o 1986, los peregrinos se han sentido privados de una se?a de identidad muy importante. Por otro lado la imagen que suministr? Sabino Berthelot de la Ermita se ha divulgado extraordinariamente, convirti?ndose en un referente importante para la comunidad. La sensaci?n de p?rdida de un aspecto cultural relevante est? ampliamente generalizada entre la poblaci?n de G??mar, que desea ver reconstruida la vieja ermita.

Consideramos necesaria la recuperaci?n de la ermita. Ahora bien no podemos indicar en que forma se ha de hacer. Desde luego es importante que el cuadro de la Virgen de Chinguaro regrese a su correcto emplazamiento y para ello necesita una construcci?n que lo contenga. La recuperaci?n del peque?o edificio religioso permitir? mantener la imagen de simbiosis de culturas que representa uno de los valores m?s importantes del lugar. No obstante ya no podr? cumplir la misi?n de acogida de un gran n?mero de fieles. La rehabilitaci?n del Parque Arqueol?gico de Chinguaro choca con la afluencia masiva de peregrinos. Por ello es necesario habilitar una superficie cercana al yacimiento que pueda acoger a los visitantes.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios