Lunes, 31 de julio de 2006

Del libro "RUTA VIRGEN DE CANDELARIA" de Don Damián Iguacen Borau, obispo emérito de Tenrife

Importancia de la cueva de Chinguaro



Es uno de los lugares más venerados de la Ruta. hoy en estado lamentable, que reclama una urgente restauración. En Chinguaro recibió la sagrada imagen el primer culto del pueblo guanche, aun sin saber qué era y qué significaba. "En un canto de la morada. sobre unas pieles de cabras y ovejas, que otras alfombras ni doseles no tenían. la pusieron con la decencia que sabían y podían hombres que no estaban acos¬tumbrados a reverenciar ni adorar dioses ni estatuas, ni tratar cosas divinas" 113).

Aquí comenzó la inculturación de la fe en la cultura guanche. "Luego que llegaron a las cuevas del mencey colocáronla dentro de una pequeña que junto a su habitación tenía, llamada Anchón. poniéndola sobre una piedra que forrada de pieles de ga¬muza sirvióle a la santa imagen de altar y de trono por espacio de muchos años. Cubriéronla con otras pieles más finas y suaves, que a tiempos recogían y apartaban, cuando el mencey quería enseñarla o recrearse con su celestial presencia" (P. Antonio González) (14). "De común sentimiento le ofrecieron, cada cual según su devoción y posibilidad, las más hermosas cabras de sus rebaños. que llegaron a seiscientas. Y el rey le señaló término particular que llaman Igueste, donde se apacentase este ganado".

Aquí, con motivo de visitar la imagen, hicieron las paces los menceyes enfrentados. "Juntos y hablados, en lo que se resuelven es en admiración y espanto. Al fin queda consultado entre ellos, asentado y recibido, que aquello debía ser alguna cosa del cielo y como tal fuese reverenciada y que para esto le diesen aposento por sí, porque con cl humo de las teas que encendían en la casa del rey no se perjudicase ni con la frecuencia de tratarla se le perdiese el respeto... Y pues hemos tratado de paces, siendo esta mujer la interventora, guardemos la paz, que, habiéndola, habrá comunicación... Y la que hizo las paces entre Dios y el hombre, también las hace y con su presencia confirma entre aquestos reyes" (15).

Aquí resonó por primera vez la Buena Nueva del Evangelio de labios del primer guanche cristiano y en la lengua aborigen. Aquí se llamó a la Virgen "Madre del Sustentador del cielo y la tierra" (16). Aquí Antón Guanche hizo retumbar su voz de Pre¬cursor y preparó un pueblo bien dispuesto para recibir el mensaje cristiano.


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios