Mi?rcoles, 23 de agosto de 2006
Texto de la declaraci?nde los obispos argentinos sobre el aborto


UNA CUESTI?N DE VIDA O MUERTE




A los hermanos que creen en Dios y a todos los hombres de buena voluntad:

Como pastores de la Iglesia, les escribimos con la preocupaci?n y la esperanza del amor que les debemos.


Hace pocos d?as una se?ora se present? a un sacerdote con una hija discapacitada y con profunda alegr?a le dijo: ?Gracias, padre, hace unos a?os usted me ayud? a ver claro. Yo estuve a punto de abortar ante la evidencia de las malformaciones de mi hija cuando estaba en mi vientre. Usted me ayud? a no hacerlo. Hoy esta hija es la que da sentido a mi vida. A?n con su discapacidad es la alegr?a de nuestra familia?.

Nuestra experiencia eclesial puede mostrar miles de situaciones como ?sta. ?Cu?l fue el m?vil de ese sacerdote al ayudar a esa mujer? ?Cu?l es nuestro m?vil al dirigirnos a las autoridades, a nuestros representantes y a todo el pueblo tratando de apostar por la vida e impedir la legalizaci?n del aborto? Cr?annos: s?lo nos mueve el profundo amor de Dios por todos nosotros. S?lo nos mueve el deseo de valorar cada una de las vidas que se engendran y que ya son un ser constituido en el vientre de la madre.

Todos apreciamos lo que hizo la Madre Teresa por cada uno de esos seres d?biles, olvidados de la sociedad, excluidos, moribundos en las calles. Esa mujer, de quien nadie puede dudar que s?lo era impulsada por el amor, puso tanto empe?o en ocuparse de los moribundos como en impedir que las madres cayeran en el grav?simo error de abortar a sus hijos.

Muchas veces se nos quiere hacer aparecer como retr?grados o fundamentalistas ante el tema del aborto. Se acepta y valora el trabajo de la Iglesia en favor de los pobres, pero se nos descalifica cuando defendemos el derecho a la vida. ?Qu? nos pasa como sociedad? Toda la tradici?n judeocristiana basada en los mandamientos de la Ley de Dios por miles de a?os consider? que el aborto es un crimen. ?Qu? luces ha recibido esta nueva cultura, qu? revelaciones se nos han manifestado para descubrir que lo que siempre fue un mal tan grande hoy ya no lo es? Tambi?n en otros tiempos hubo abortos, pero siempre se consider? que era un mal a desterrar. Las culturas cambian, pero los fundamentos esenciales de las personas permanecen. La Ley de Dios y el sentido com?n nos han ense?ado que la vida es un gran bien que debemos preservar desde el momento que comienza.

Seguramente muchos de ustedes han visto la pel?cula en la que se ha filmado un aborto (?El grito silencioso?). La t?cnica nos permite apreciar que no hay ninguna diferencia entre destrozar el cr?neo de esa peque?a criatura ya gestada o cometer el homicidio de un ni?o que camina por la calle.

En nuestros d?as se ha reavivado la pol?mica sobre la despenalizaci?n del aborto con motivo de situaciones muy dolorosas que afectan la vida de una joven discapacitada y de un ser inocente por nacer. Lo tr?gico de esta situaci?n no puede hacernos olvidar que podemos asesinar a un inocente.

Esta pol?mica no es una discusi?n m?s entre tantas. Es una cuesti?n de fondo. Nunca, como en este caso, puede decirse que es una cuesti?n de vida o muerte. Tan es as?, que involucra a todos los ciudadanos de cualquier credo o condici?n social. ?Cu?l ser? la opci?n de los argentinos? Cada uno en su conciencia debe discernir si quiere una sociedad que respete la vida de todos los seres engendrados. Los que creemos en Dios debemos darle ante todo a ?l la propia respuesta. A los que no creen, los invitamos a que consideren qu? les dice el sentido com?n frente a un ser ya engendrado que es verdadero sujeto de derechos humanos. A todos les pedimos, es m?s, les rogamos asumir este tema con la seriedad que se merece.

Los cristianos, como nos ense?a San Pablo, no entristezcamos a Dios: no sembremos la cultura de la muerte en nuestra sociedad. Por el contrario, sembremos la esperanza y la alegr?a que provienen del amor de Dios por sus criaturas. As? nos lo ense?? Jes?s, quien pidi? al Padre que no se pierda ninguno de los hermanos.

Mar?a, que en Bel?n alumbr? al Hijo de Dios, nos ayude a optar siempre por la vida.


Buenos Aires, mi?rcoles 23 de agosto de 2006
144? reuni?n de la Comisi?n Permanente
de la Conferencia Episcopal Argentina
Publicado por verdenaranja @ 23:12  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios