Lunes, 04 de septiembre de 2006
(EL D?A, 4 - IX. Norte) El obispo de Tenerife, Bernardo ?lvarez, se pregunt? qu? es un sentimiento, una convicci?n o una creencia si no se plasma en actos externos o p?blicamente, o se ofrece a los dem?s. "?Por qu? son asuntos privados las creencias religiosas y no lo son las convicciones pol?ticas?", pregunt? el prelado nivariense. Asimismo, cuestion? por qu? se quiere negar a las convicciones religiosas la posibilidad de manifestarse p?blicamente y de hacer su peculiar aportaci?n a la construcci?n de la sociedad, como si se tratara de un virus que hay que erradicar. Bernardo ?lvarez abund? en esa reflexi?n preliminar de su preg?n, en el sentido de que "me parece que m?s que hablar de que las creencias religiosas son un asunto privado hay que hablar de la fe, la religi?n, como un asunto personal, que no es lo mismo que privado".

Apunt? que los laicistas militantes buscan que los creyentes se averg?encen de su condici?n como tal y que "ocultemos nuestra identidad -a?adi?-, por eso nos tildan de retr?grados, fundamentalistas, fan?ticos, antidemocr?ticos y dogm?ticos". Explic? que "las creencias religiosas, como tantas otras cosas de la vida, si no se expresan, si no se comparten, si no se celebran, o es que no se tienen o terminan perdi?ndose". Profundiz? en su reflexi?n se?alando que "cuando no se act?a como se piensa, se acaba pensando como se act?a y este es el problema que nos afecta a todos. La sociedad en la que vivimos y el ambiente que nos rodea, con la ayuda de los medios de comunicaci?n, nos va metiendo en unos comportamientos que, aunque en principio entendemos que no se corresponden con nuestras convicciones, lo hacemos porque es lo que se lleva. Nos dejamos convencer por criterios utilitaristas y meramente subjetivos y finalmente acabamos pensando que esto es lo bueno, pero estos pueden ser muchos: aborto, uni?n de personas del mismo sexo, eutanasia; qu? duda cabe que aparecer?n nuevas realidades".
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios